Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011
El P. Rossetti, nos ofrece una serie de fragmentos de mensajes eclesiales que profundizan en la el sufrimiento y dolor humano
?
Clave conceptual: Sufrimiento
Clave conceptual: Sufrimiento
El sufrimiento y el dolor son una dimensi?n de la existencia terrena que interrogan radicalmente al coraz?n del hombre. ?Qu? sentido tiene sufrir? A partir de esta pregunta se han determinado las respuestas m?s variadas. El modo m?s tradicional de hablar del dolor es remiti?ndose a su causa: el pecado (cf. Gn 3,16-19). Pero el AT mismo percibe que no se puede poner "sic et simpliciter" un v?nculo causal entre pecado y sufrimiento de la persona. Existe el drama del sufrimiento inocente.

La figura de Job representa la m?s audaz contestaci?n de las cl?sicas y cautas teodiceas, para las cuales el dolor es el justo castigo de la culpa. El libro del AT se interrumpe con la afirmaci?n del necesario silencio ante un misterio indescifrable (cf. Jb 38-42). El NT respeta esta reserva: "Jes?s no explica el sufrimiento, sino que lo llena con su presencia" (Claudel). Cristo pas? su vida beneficiando y sanando a todos aquellos que sufren (cf. Hch 10,38), en el cuerpo y en el esp?ritu. Ante al sufrimiento se sit?a como aquel que desea aliviarlo (cf. Lc 4,1-4).?

Tambi?n ?l, como Job, no atribuye el dolor f?sico a una culpa personal. El ?nico valor positivo del sufrimiento es el de ofrecer al hombre la oportunidad de convertirse (cf. Lc 13,1-5) y a Dios de cumplir sus obras (cf. Jn 9,3). En la Carta Apost?lica Salvifici doloris, Juan Pablo II ha indagado sobre el significado cristiano del dolor humano. ?l ve en Jesucristo la victoria del amor sobre el sufrimiento: "En su sufrimiento los pecados son borrados precisamente porque ?l ?nicamente, como Hijo unig?nito, pudo cargarlos sobre s?, asumirlos con aquel amor hacia el Padre que supera el mal de todo pecado; en un cierto sentido aniquila este mal en el ?mbito espiritual de las relaciones entre Dios y la humanidad, y llena este espacio con el bien" (SD 17). Los cristianos pueden participar de los sufrimientos de Cristo (19-24), puesto que "en la cruz de Cristo no s?lo se ha cumplido la redenci?n, mediante el sufrimiento, sino que el mismo sufrimiento humano ha quedado redimido" (SD 19).?

En el Calvario, el Hijo de Dios se hizo "hombre de dolores" (cf. Is 53) y, en el grito de abandono extremo (Mt 27,46), se puso a prueba en todo para poder compartir la suerte del ?ltimo de los hombres que sufren (cf. Hb 2,18). De tal manera, Jes?s ha tomado el ?ltimo puesto, que nunca nadie podr? quit?rselo (Charles de Foucauld). Desde ese momento el sufrimiento ha sido, por as? decirlo, santificado, glorificado, porque se ha convertido en expresi?n del amor divino. Uniendo los propios sufrimientos a los de Cristo, los cristianos pueden dar un sentido pleno a cada dolor (cf. Col 1,24). Sabiendo adem?s que Cristo est? presente en cada ser que sufre, ellos har?n todo lo posible para servir a su Se?or en los hermanos que padecen (cf. Mt 25,32ss). "Cristo, al mismo, tiempo ha ense?ado al hombre a hacer bien con el sufrimiento y a hacer bien a quien sufre. Bajo este doble aspecto ha manifestado cabalmente el sentido del sufrimiento" (SD 30).

Publicado por mario.web @ 0:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios