Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011
Me parece que est? descubriendo en m? algo positivo. Est? descubriendo que el simple contacto con el borde del manto de Jes?s puede generar una comunicaci?n aut?ntica con ?l.
?
Palabras e Im?genes (III)
Palabras e Im?genes (III)


Me parece que est? descubriendo en m? algo positivo. Est? descubriendo que el simple contacto con el borde del manto de Jes?s puede generar una comunicaci?n aut?ntica con ?l.


S?, creo que este di?logo contigo me ha ayudado a no demonizarte, sino a tomarte en serio.

TV. Hasta aqu? has tomado t? la iniciativa del di?logo. Ahora querr?a hacerte una pregunta: ?por qu? vas en contra m?a? T? me atribuyes un papel desproporcionado a mis recursos.

Es verdad que yo in-formo, plasmo la mentalidad y las costumbres, pero tambi?n es verdadero que reflejo los valores, los compromisos, el humor del p?blico, es decir, la costumbre dominante. Yo y todos los dem?s medios estamos envueltos en esta sociedad. Se podr?a decir que la sociedad tiene los medios que quiere y que merece.

Te doy las gracias porque me invitas a colocar los medios de masas en el universo c?vico m?s vasto. Los medios lo reproducen y lo amplifican en un solo aspecto. Me gustar?a decirte que no basta tampoco una gesti?n cristiana de los medios; se debe llevara cabo un largo camino de formaci?n de una costumbre ?tico-c?vica y en empe?o educativo en la participaci?n pol?tica,

Para concluir: He dialogado contigo acogi?ndote entre todos los otros medios porque te considero un poco el s?mbolo de esta ciudad de Babel de los medios de masas en donde vivimos y deseamos encontrarnos.

A partir de ti, he dialogado con la prensa y la radio; he aprendido que, en el fondo, si usamos de estos medios mal, la culpa es nuestra. Hemos de procura emplearlos bien.

Y usarlos bien quiere decir ante todo adquirir una conciencia cr?tica, es decir, la capacidad de distinguir lo verdadero de lo falso, la ciza?a del trigo, la capacidad de ser objetivos, de no demonizar los medios ni tampoco, por supuesto, idolatrarlos.

Hace falta crecer en la libertad interior, en el desapego de las sensaciones inmediatas y comprometidas; hace falta imponerse una cierta ascesis o sacrificio; ser capaces de renuncias por parte de los receptores. Y esto es solamente la mitad de la historia. Demos un paso m?s en nuestro siglo para que t? seas mejor comunicador y nosotros mejores receptores a tu mensajes que, amigo televisor, deber?an ser loables, bellos , hermosos y dignos de la fe y de la dignidad del hombre. Eres al hombre a quien debes servir y no solamente al inter?s cremat?stico.


Publicado por mario.web @ 16:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios