Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011
Entrevista a Mar?a Antonia Claveria, especialista en otorrinolaringolog?a
?
Los sordos pueden percibir y anunciar en el silencio la llamada de Dios
Los sordos pueden percibir y anunciar en el silencio la llamada de Dios
CIUDAD DEL VATICANO, domingo 13 de diciembre de 2009 (ZENIT.org) La persona sorda en la vida de la Iglesia fue el tema central de un congreso organizado por el Pontificio Consejo para la Salud del 19 al 21 de noviembre pasados.

Ponencias, mesas redondas y una audiencia con el Papa Benedicto XVI sirvieron como semilla para entender mejor a la persona sorda en sus distintos grados y sus m?ltiples vertientes y de manera especial en la atenci?n religiosa y espiritual.

ZENIT entrevist? a doctora espa?ola Mar?a Antonia Claver?a, especialista en otorrinolaringolog?a quien particip? como ponente en este evento. Su trabajo diario consiste en atender y coordinar los distintos equipos educativo y sanitario) que atienden a los ni?os con sordera en sus distintos grados.

?El hecho de participar en la Conferencia me ha generado muchos interrogantes acerca de la adecuada y necesaria atenci?n de estos ni?os con sus familias a nivel religioso y espiritual en las distintas etapas de la vida, en sus parroquias, cuando se acerquen para recibir los sacramentos?, dijo Claver?a a ZENIT.

-?C?mo ve usted los prejuicios y discriminaciones que sufren los sordos en la sociedad actual?

Mar?a Antonia Claver?a: Son fruto del desconocimiento social de la persona con sordera, sus repercusiones y sus necesidades. A simple vista no podemos identificar a una persona con sordera y, m?s a?n, podemos equivocarnos en juzgarlas a trav?s de su comunicaci?n. Este hecho puede ser un motivo de desensibilizaci?n por parte de la sociedad. Una persona ciega genera a simple vista compasi?n y con ello puede recibir ayuda entre su alrededor. La persona con sordera no lleva bast?n identificador, tampoco va en silla de ruedas, ni lleva un aparato ortop?dico. Pero no oye o no oye bien y esta dificultad no se palpa, no se valora, no sensibiliza.

-?C?mo cree que pueden ser superados?

Mar?a Antonia Claver?a: ?En la actualidad no obstante vencer la discriminaci?n tambi?n radica en hacer esfuerzos para lograr armonizar la convivencia entre la sociedad denominada oyente, la no oyente con comunicaci?n en lengua de signos, la no oyente con comunicaci?n oral, la que tiene dificultades auditivas (y en este grupo se incluye pr?cticamente a toda la humanidad al envejecer) y la no oyente con dificultades auditivas asociados a otros problemas. Todos estos grupos de personas forman parte de la misma sociedad, sociedad plural, que precisa de una ?ntima uni?n para un justa integraci?n social de la persona humana.

De ah? que el inicio de esta sensibilizaci?n resida en la mejor?a de la base pedag?gica- educativa social, asesorada por los profesionales sanitarios expertos y con el respaldo de las instituciones pol?ticas de cualquier ideolog?a y con el apoyo de entidades, asociaciones y organismos nacionales e internacionales? .

?C?mo hacer para que los sordos tengan una mayor participaci?n en la vida social y pastoral?
Mar?a Antonia Claver?a ?Se trata de normalizar la integraci?n de la persona con d?ficit auditivo, desde su vertiente m?s leve a la m?s profunda, en la vida social y en consecuencia tambi?n en la pastoral. Para ello se tiene que trabajar intensamente para que toda la sociedad, civil y religiosa, est? informada acerca de lo que significa que una persona tenga un d?ficit auditivo en sus distintos grados, cuales son las repercusiones sociales, religiosas y espirituales, en las distintas etapas de la vida, y las ayudas terap?uticas disponibles. Todo ello va a permitir entender, considerar y ayudar a la persona con dificultades auditivas en sus distintas vertientes. Dif?cil trabajo sino comienza desde una base pedagogo-educativa y sanitaria asesorada por profesionales expertos de ambos ?mbitos, en ?ntima colaboraci?n y coordinaci?n. Pero en este prop?sito es preciso que las personas afectadas participen, colaboren y luchen para lograr esta normalizaci?n de su integraci?n social?.

?Qu? obst?culos puede encontrar una persona sorda para el crecimiento de la fe?
Mar?a Antonia Claver?a: ?La fe es un don de Dios que se transmite en parte importante a trav?s de la familia a trav?s de la comunicaci?n, del di?logo abierto, y siempre desde el ejemplo.

Si la comunicaci?n espont?nea en la familia se interfiere por el hecho de que un miembro tenga este d?ficit auditivo, se debe comenzar con un conocimiento adecuado del mismo desde su inicio, su aceptaci?n, y la informaci?n de su posible ayuda terap?utica precoz, teniendo en cuenta todas las posibilidades disponibles en su entorno. No obstante el ?ejemplo mudo? siempre existir?, motivar? y fortalecer?, sea cual sea la comunicaci?n que se utilice .

El crecimiento y la madurez de la fe dependen en gran parte de la inquietud personal, favorecida por la misma familia, pero tambi?n por el entorno educativo, social y religioso-espiritual en el que la persona viva, se relacione y crezca en todas sus dimensiones.

?Y de qu? manera la persona sorda puede utilizar esta limitaci?n para acercarse a la fe?

Mar?a Antonia Claver?a: ?Dir?a que la sordera en toda su magnitud no deber?a ser una limitaci?n, sino una situaci?n de desigualdad respecto a lo que se considera normal en nuestra sociedad y, reflexionar que lo normal, muchas veces no es lo mejor. Nunca una desigualdad debe ser utilizada para un fin. Pero reconozco que las personas con fe cristiana poseen el ?privilegio gratuito de su fe? para afrontar el camino de la vida. La persona afectada de sordera puede verse en la necesidad de buscar lo que yo le llamo ?privilegio de la fe? para afrontar su desigualdad y con esta inquietud acercarse a ella. Este hecho no lo considero una utilidad de la limitaci?n, sino un crecimiento de madurez personal.

?De qu? manera concreta, una persona con este tipo de desigualdad puede convertirse en disc?pulo y misionero de Cristo en este tiempo?

Mar?a Antonia Claver?a: ?Cualquier persona puede ser disc?pulo y misionero de Cristo siempre que reciba de peque?o, busque o encuentre a lo largo de su vida una adecuada catequesis. Al referirme a adecuada en este caso contemplo la deficiencia auditiva y para ello la necesidad de incorporar en la pastoral, que no lo disponga, de un soporte y asesoramiento pedagogo-catequ?tico especializado para las personas con d?ficit auditivo en las distintas etapas de la vida, sobretodo en la infancia, durante su proceso de desarrollo hasta convertirse en adulto, en la edad media de la vida y en la vejez hasta la muerte.

Para finalizar este apartado me pregunto ?Podr?a ser m?s catequ?tico- evangelizador emplear el t?rmino de pastoral de personas con dificultades auditivas en lugar de pastoral del sordo?

?Qu? elementos cree no pueden faltar en una buena terapia integral para las personas con d?ficit auditivo?
Mar?a Antonia Claver?a: ?La aplicaci?n de los valores de igualdad y respeto, rodeados de una adecuada educaci?n familiar, socio-pedag?gica en todas sus vertientes y sanitaria de la sordera. Todos estos elementos unidos y extendidos a toda la humanidad son necesarios para alcanzar una buena terapia integral de las personas con sordera?.

?C?mo puede el hombre de hoy combatir la ?sordera espiritual ?de la que hablaba el Papa en la audiencia que concedi? a los participantes de este evento?

Mar?a Antonia Claver?a: ?Con la ayuda del pilar fundamental cristiano de amor al pr?jimo, venciendo el ego?smo del bienestar personal en pro de los que sufren por distintas causas, en nuestro caso de sordera, cercanos a nosotros. No se trata de lograr cosas imposibles y con ello desfallecer, sino hacer posible lo poco o mucho que est? a nuestro alcance. Tratar y respetar al pr?jimo como a uno mismo le gustar?a ser tratado y respetado. Tarea no f?cil, desde la fragilidad humana, pero s? grano de arena para conseguir un mundo mejor?.

Publicado por mario.web @ 16:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios