Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011

Todos debemos ser concientes que lo que necesita nuestra patria no es s?lo el bienestar material sino el engrandecer el esp?ritu y eso se logra con una pol?tica de protecci?n de la vida y la familia
Autor: Juan Luis Cardenal Cipriani Thorne | Fuente: Arzobispado de Lima

El progreso integral de una sociedad libre y justa requiere que la persona se desarrolle en un ambiente donde reine la verdad: verdad sobre las cosas y verdad sobre s? mismo. Vivimos en una ?poca floreciente para nuestra patria, el progreso material hace que cada vez m?s peruanos tengan un poder adquisitivo superior al de sus padres. Sin embargo, muchos piensan que la sociedad libre y justa que anhelamos est? lejos de conseguirse pues constatamos que a medida que crece el bienestar material, el bienestar espiritual decae. El ataque a la familia y al matrimonio crece, justo a estas dos instituciones que son fundamentos de la vida social; ?siempre que se compromete la verdad acerca de la familia, - y la vida - se sigue el declive moral y tiene lugar una inevitable decadencia cultural? .

Esta situaci?n, nos debe llamar no s?lo a la reflexi?n sino tambi?n a la acci?n. El cristiano nunca es indiferente ante lo que pase en la sociedad; como nos recuerda un autor del s. II a.C. ?los cristianos no se distinguen de los dem?s hombres, ni por el lugar en que viven, ni por su lenguaje, ni por sus costumbres. Ellos, en efecto, no tienen ciudades propias, ni utilizan un hablar ins?lito, ni llevan un g?nero de vida distinto... los cristianos son en el mundo lo que el alma es en el cuerpo? . Los cristianos estamos llamados a vivificar el mundo y esa es una tarea insoslayable.

Uno de los aspectos de esta tarea es la defensa y promoci?n de la vida humana desde la concepci?n hasta la muerte natural. La vida humana posee un car?cter sagrado e intangible por ello es un deber de todo hombre de buena voluntad el defender la vida, en especial la del ni?o por nacer; para todos es un compromiso que concierne no s?lo a la moral privada sino que tambi?n es una cuesti?n social y pol?tica. ?todo ataque contra esta vida deber?a encontrar una firme y clara oposici?n por parte de los creyentes, hijos e hijas de la Iglesia... Consideremos la defensa de la vida humana como lo esencial de nuestra misi?n? .

Ante las pr?ximas elecciones, todos debemos ser concientes que lo que necesita nuestra patria no es s?lo el bienestar material sino el engrandecer el esp?ritu y eso se logra con una pol?tica de protecci?n de la vida y la familia; por eso tenemos que ?estar alertas ante las propuestas que atentan contra la ley natural, el respeto a la dignidad humana, la verdad y la pr?ctica de la justicia. Ir contra esos principios es desconocer la realidad natural. Intentar cambiarlos traer? graves consecuencias para la sociedad, y los perjudicados siempre ser?n los m?s d?biles. Por ello, el respeto y la defensa de la vida desde el primer instante de su concepci?n hasta su muerte natural es irrenunciable a todo planteamiento. No se pueden aceptar bajo ning?n argumento el aborto, la eutanasia o la manipulaci?n gen?tica? .


Con mis bendiciones

+ Juan Luis Cardenal Cipriani Thorne
Arzobispo de Lima y Primado del Per?

Publicado por mario.web @ 22:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios