Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Juan 10, 11-18

En aquel tiempo, Jes?s dijo a los fariseos: ?Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el due?o de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.?



Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a m?, as? como el Padre me conoce a m? y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo adem?s otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga tambi?n a ellas; escuchar?n mi voz y habr? un solo reba?o y un solo pastor.



El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita; yo la doy porque quiero. Tengo poder para darla y lo tengo tambi?n para volverla a tomar. Este es el mandato que he recibido de mi Padre?. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Gracias, Se?or, por ser el Buen Pastor que ha dado su vida por m?. Permite que esta meditaci?n me ayude a crecer en mi fe y generosidad para poder ser un reflejo tuyo, y as?, pueda atraer a otras ovejas a tu redil.

Petici?n

Se?or, dame la gracia de estar siempre alerta para escuchar tu Palabra.

Meditaci?n

?En sus discursos de despedida a los disc?pulos, Jes?s insisti? mucho en la importancia de su ?regreso al Padre?, coronamiento de toda su misi?n. En efecto, vino al mundo para llevar al hombre a Dios, no en un plano ideal, (?), sino realmente, como pastor que quiere llevar a las ovejas al redil. (?) Por nosotros descendi? del cielo y por nosotros ascendi? a ?l, despu?s de haberse hecho semejante en todo a los hombres, humillado hasta la muerte de cruz (?). ?Y qu? es lo que m?s necesita el hombre de todos los tiempos, sino esto: una s?lida ancla para su vida? He aqu? nuevamente el sentido estupendo de la presencia de Mar?a en medio de nosotros. Dirigiendo la mirada a ella, como los primeros disc?pulos, se nos remite inmediatamente a la realidad de Jes?s: la Madre remite al Hijo, que ya no est? f?sicamente entre nosotros, sino que nos espera en la casa del Padre. Jes?s nos invita a no quedarnos mirando hacia lo alto, sino a estar juntos, unidos en la oraci?n, para invocar el don del Esp?ritu Santo? (Benedicto XVI, 4 de mayo de 2008).

Reflexi?n apost?lica

?La amistad ?ntima con Cristo es la puerta por la que tenemos acceso nuevamente al intercambio de amor para el que hemos sido creados. Jesucristo con su obediencia filial vence el pecado y restablece la comuni?n del hombre con Dios. M?s a?n, Cristo con su ejemplo de vida y con sus palabras nos ense?a c?mo cumplir la voluntad de Dios, y nos proporciona la gracia para hacerlo? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 146).

Prop?sito

Invocar la ayuda del Esp?ritu Santo varias veces al d?a, durante el cumplimiento de mis responsabilidades, para hacerlo todo con ?l.

Di?logo con Cristo

Se?or Jes?s, hoy que la liturgia celebra tu Ascensi?n a los cielos, recuerdo que la vida me ha sido dada para que, por tu infinita misericordia, pueda un d?a llegar a cielo con las manos llenas de actos de amor. No dejes que malgaste mi tiempo en mi propia comodidad, gusto o ego?smo, que escuche tu voz y permanezca siempre en tu redil.

?Procura revestirte poco a poco de las virtudes pastorales que m?s caracterizan a Cristo y sobre todo de aquellas que m?s necesitas: la prudencia, la caridad, la santidad, la sabidur?a, la mansedumbre y la sagacidad?

(Cristo al centro, n. 1195).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 23:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios