Jueves, 19 de mayo de 2011

Se empieza con eliminar al jefe visible de la Iglesia; despu?s?
Autor: P. Flaviano Amatulli Valente | Fuente: Ap?stoles de la Palabra
Se empieza con eliminar al jefe visible de la Iglesia; despu?s se elimina a la misma Iglesia fundada por Cristo y poco a poco se llega a eliminar hasta al mismo Cristo y a Dios, haci?ndose cada quien su coctel religioso. Hoy m?s que nunca es necesario conocer y vivir la propia fe, para no caer en las redes de los grupos proselitistas.


Que todos sean uno

En v?speras de su pasi?n, Jes?s or? al Padre: ?Oh Padre, que todos sean uno, como t? est?s en mi y yo en ti; que tambi?n ellos sean uno en nosotros. As? el mundo creer? que t? me has enviado (Jn 17,21)?. La unidad entre los disc?pulos de Cristo es la se?al de que Cristo es el Enviado de Dios.


Pentecost?s

El d?a de Pentecost?s este sue?o de Cristo se hace realidad. Ah? vemos a los disc?pulos de Cristo todos unidos bajo la gu?a de Pedro y los Ap?stoles, al amparo de Mar?a, llenos del Esp?ritu Santo (Hch 2,1-4).

Aquel d?a tres mil personas, provenientes de lugares diferentes, con idiomas y culturas diferentes, escuchando el mensaje de salvaci?n, proclamado por Pedro y los Ap?stoles, llenos del Esp?ritu Santo, creyeron en Cristo y se entregaron a El, entrando a formar parte de la Iglesia.

Donde hay amor, all? est? Dios; donde est? Dios, all? hay unidad. La divisi?n no viene de Dios.

?Qu? diferencia con lo que pas? en la Torre de Babel! (Gn 11,1-9). All? todos formaban una sola familia, con un solo idioma. Sin embargo, al querer poner como base de su unidad, no a Dios, sino a s? mismos con su ego?smo, su fuerza y su inteligencia, se dividieron. Sin Dios, no puede haber unidad.


Esp?ritu sectario dentro de la Iglesia

Satan?s no duerme. Pronto empezaron las divisiones dentro de la Iglesia. Primera carta de San Pablo a los Corintios, cap?tulo 1, vers?culo 12: ?Yo soy de Pablo; yo soy de Apolo; yo soy de Pedro?. Liderazgos malentendidos; esp?ritu sectario dentro de la Iglesia. ?Yo soy de Pablo; ?qu? me importa Pedro con sus seguidores??. Otro dice: ?Yo soy de Pedro; ?qu? me importa Pablo con sus simpatizantes??. Cada uno se queda con su grupo y su l?der, con su l?nea pastoral. Los dem?s no interesan.

No se trata de divisiones declaradas, sino de desconocimiento mutuo. Esp?ritu sectario dentro de la Iglesia. Un camino peligroso.

Peor todav?a. Otros dicen: ?Yo soy de Cristo (1Cor 1,12)?. ?C?mo se oye bonito: ?Yo soy de Cristo?! Cristo sin Iglesia. Un contacto directo con Cristo. ?Para qu?, entonces, Jes?s dijo a Pedro: ?Apacienta mis corderos? apacienta mis ovejas? (Jn 21,15-17)?.


Maldito el que cambia el Evangelio

Carta de San Pablo a los G?latas, cap?tulo 1, vers?culos del 6 al 9:

?Me maravillo de que, abandonando al que los llam? por la gracia de Cristo, se pasen tan pronto a otro Evangelio. En realidad, no existe otro Evangelio. Lo que pasa es que algunos los est?n perturbando y quieren cambiar el Evangelio de Cristo.

Sin embargo, aunque viniera yo mismo o un ?ngel bajado del cielo para anunciarles un Evangelio distinto del que ya les hemos anunciado, ?sea maldito! Como lo he dicho, lo repito otra vez: Si alguien les anuncia un Evangelio distinto del que ya recibieron, ?sea maldito!?.


?Y qu? pasa? Que desde un principio se nos ense?? que Cristo es verdadero Dios y verdadero hombre; y ahora hay algunos que andan de casa en casa, queri?ndonos convencer de que Cristo no es Dios, sino que solamente la primera creatura de Dios. Desde un principio se nos ense?? que, al celebrar la Cena del Se?or, el pan se transforma en el Cuerpo de Cristo y el vino en su Sangre; y ahora resulta que algunos nos quieren convencer de que esto no es cierto: se trata de un s?mbolo y nada m?s. Lo mismo acerca del bautismo de los ni?os, la virginidad de Mar?a, la obediencia que se debe a los sucesores de Pedro y los Ap?stoles, y tantas cosas m?s.

Seg?n los nuevos ?expertos en la Biblia?, desde un principio todo se entendi? mal. Ellos, por fin, han descubierto la verdad. ?Qu? dice San Pablo al respecto? ?Maldito el que quiere cambiar el Evangelio, que nos lleg? desde un principio.?

Nada de que: ?En el fondo, todo es lo mismo; todos buscamos y servimos al mismo Dios?. San Pablo no era de la misma opini?n. Una cosa es el respeto y la tolerancia para con todos y otra cosa pensar que todo es lo mismo. Cuando se trata de respeto, tolerancia y amor, en nuestro coraz?n no debe haber l?mites, llegando hasta los no creyentes y los peores asesinos. Con eso no se quiere decir que todo es lo mismo, creer o no creer, ayudar o matar. Amor hacia todos, pero al mismo tiempo plena fidelidad a Cristo y a su Evangelio, hasta la muerte.


Anticristos: los que dejan la Iglesia de Cristo y se ponen en contra de ella

Primera Carta de San Juan, cap?tulo 2, vers?culos 18 y 19:

?Hijitos m?os, es la ?ltima hora. Se les dijo que tendr?a que llegar el Anticristo; pues bien, ya han venido varios anticristos, por donde comprobamos que esta es la ?ltima hora.

Ellos salieron de entre nosotros mismos, aunque realmente no eran de los nuestros. Si hubieran sido de los nuestros se habr?an quedado con nosotros. Al salir ellos, vimos claramente que no todos los que est?n dentro de nosotros son de los nuestros.?


?Qu? quiere decir la palabra ?anticristo?? Quiere decir ?enemigo de Cristo?. As? que, desde un principio, siempre han existido ?enemigos de Cristo?. ?Qui?nes son? ?Ellos salieron de entre nosotros mismos dice San Juan , aunque realmente no eran de los nuestros?. Estaban dentro de nosotros, sin ser de los nuestros. Una presencia f?sica y nada m?s; su mente y su coraz?n estaban fuera.

?Cu?ntas veces hemos o?do decir: ?Cuando yo era cat?lico, era un borracho, un mujeriego, un ladr?n no conoc?a la Palabra de Dios?! ?Y que quer?an, una medalla de oro, por portarse de esa manera? ?Medalla de oro a don Francisco Hern?ndez por ser el primer borracho de la parroquia?. Por eso, ahora se encuentra fuera de la Iglesia fundada por Cristo, en un grupo religioso fundado por un hombre. Si hubiera sido verdaderamente cat?lico, no habr?a dejado la Iglesia.

Pues bien, por lo que nos dice San Juan, dejar la Iglesia de Cristo y ponerse en contra de ella, es ser ?anticristo?. ?Qui?n no recuerda aquellas palabras que escuch? Saulo cuando cay? en el camino de Damasco? ?Saulo, Saulo, ?por qu? me persigues?"(Hch 9,4)?. Y todos sabemos que Saulo no estaba persiguiendo directamente a Cristo, sino a sus disc?pulos; es decir, a su Iglesia. Ahora bien, perseguir a la Iglesia de Cristo es perseguir a Cristo mismo, volverse en ?anticristo?.

?Qu? est? pasando ahora? Que, con la Biblia en la mano, los que salieron de la Iglesia, no dejan de atacarnos, asegurando que la Iglesia cat?lica es la "prostituta", el Papa es el "anticristo" y los cat?licos somos unos "id?latras". Est? pasando ahora lo mismo que pas? al tiempo de Cristo: los que se consideraban "expertos en la Palabra de Dios" (los fariseos y los maestros de la Ley) no supieron reconocer la identidad de Jes?s y por eso se pusieron en contra de ?l, hasta no lograr su muerte.

?Padre, perd?nales porque no saben lo que hacen? (Lc 23,34). Perd?nales porque no saben que la Iglesia cat?lica es la que fund? Cristo personalmente, cuando vivi? en este mundo, y llegar? hasta el fin del mundo.


Divisiones del primer milenio

Un hecho es cierto: las divisiones son fruto del pecado, no vienen de Dios, y, por lo tanto, no tienen ninguna garant?a para el futuro. Empiezan, se desarrollan y se acaban. Es la experiencia del primer milenio de la historia de la Iglesia. Todas las divisiones que se realizaron durante el primer milenio de la historia de la Iglesia, pr?cticamente ya no existen. Solamente la Iglesia que fund? Cristo, durar? para siempre. Las divisiones que existen ahora son del segundo milenio.


Cisma de Oriente

Iglesia de Cristo: s?.
Papa: no.

A?o 1,054: primera divisi?n. Los obispos de Oriente, que se autoproclaman ?ortodoxos? (ortodoxia = verdadera doctrina), se apartan de Roma. Durante mil a?os hab?an reconocido la autoridad del Sucesor de Pedro, el obispo de Roma; ahora ya no. ?Qu? dicen?

Iglesia de Cristo, con obispos, sacerdotes, di?conos, sacramentos, concilios ecum?nicos y devoci?n a Mar?a y a los Santos: SI. Papa: NO

Pretenden una Iglesia sin cabeza visible.


Reforma Protestante

Cristo: s?.
Iglesia de Cristo: no.

A?o 1,517: Mart?n Lutero da inicio a su inconformidad con Roma. Su ense?anza fundamental:

Cristo: SI. Basta la fe en Cristo para alcanzar la justificaci?n (= perd?n de los pecados y amistad con Dios).

Iglesia visible de Cristo, la que viene desde un principio, con Papa, obispos, sacerdotes, di?conos, sacramentos y concilios ecum?nicos: NO

Lo que importa, es pertenecer a la Iglesia espiritual, a la que pertenecen los que de veras creen en Cristo, sin importar a cual entidad eclesi?stica pertenezcan. Esto no tiene mucha importancia. Sirve solamente para ayudar a vivir la fe en comunidad.

Bas?ndose en estos principios, pronto se multiplican las divisiones: luteranos (1,521), calvinistas (1,532), menonitas (1,536), presbiterianos (1,560), bautistas (1,611), metodistas (1,784) que fundamentalmente siguen las ideas de Lutero.

El a?o de 1,534 el rey Enrique VIII aparta Inglaterra de Roma. As? surge la Iglesia Anglicana; de esta viene la Iglesia Episcopaliana, una vez que Estados Unidos logra su independencia de Inglaterra. Se mueven entre el catolicismo y el protestantismo.

A principios de 1,800 en el mundo protestante surge un nuevo movimiento religioso, que ahora est? invadiendo el mundo con un af?n proselitista incontenible: mormones (1,830), adventistas del s?ptimo d?a (1,863), testigos de Jehov? (1,874) y la l?nea evang?lica pentecostal (principios del siglo XX). Normalmente, a nivel teol?gico, ?stos grupos siguen a Lutero; pero, al mismo tiempo, rechazan todas las Iglesias anteriores, acusadas de ?apostas?a?, y cada grupo de considera la ?nica y verdadera Iglesia visible de Cristo ?restaurada?, en clara oposici?n a todas las dem?s y en una actitud abiertamente sectaria.


Testigos de Jehov?

Dios: s?.
Cristo y su Iglesia: no.

Entre los grupos que empezaron a surgir desde principios del siglo pasado, hay uno que va m?s all? de Lutero: la congregaci?n de los Testigos de Jehov?. No hablamos de los mormones, porque no se pueden considerar cristianos al admitir un Tercer Testamento: "El libro de Morm?n" y ser polite?stas.

?Cu?l es la posici?n de los testigos de Jehov??

Dios: SI. Un solo Dios, sin Trinidad, al estilo del Antiguo Testamento.

Cristo y su Iglesia: NO. Cristo es un hombre y nada m?s, la primera creatura de Dios. La Iglesia que fund? Cristo, cuando vivi? en este mundo, fracas?.

Ahora los testigos de Jehov? son la ?nica y verdadera "congregaci?n visible de Jehov?".

De por s? desde antes ya se hab?a empezado a considerar a Cristo como hombre y no como Dios; por ejemplo, con la masoner?a (principios del 1,700; Cristo es visto como un sabio), o el espiritismo (mitad del 1,800; Cristo es visto como un grande m?dium).


Nueva Era

Religiosidad y espiritualidad: s?.
Dios: no.

Se trata de otro movimiento cultural-religioso, que empez? a surgir en la primera mitad del siglo XX y se desarroll? en la segunda mitad. Actualmente est? invadiendo el mundo entero, especialmente los ambientes art?sticos e intelectuales o econ?micamente m?s pudientes: una mezcla entre cristianismo, antiguas religiones paganas, religiones orientales gnosis, astrolog?a, sicolog?a, esoterismo, ocultismo, ecolog?a, indigenismo y medicina alternativa. Un supermercado, en que cada uno prepara so coctel al gusto, escogiendo lo que m?s le agrada y lo hace sentir bien.

Por lo que se refiere a Dios, he aqu? la idea central:

No existe un solo Dios, creador, salvador y remunerador. Todo el universo es un organismo viviente. Todo lo que forma parte del universo es Dios.


Pante?smo

Dicen los nuevaerianos: ??Quieres buscar a Dios? Entra dentro de ti mismo y all? lo encontrar?s. Adem?s, har?s el grande descubrimiento: T? eres Dios. Lo que pasa es que t? est?s ciego y no te das cuenta de lo que eres y las posibilidades "infinitas" que tienes. ?Quieres aprovechar de ellas? Inscr?bete en alg?n taller sobre control mental, chacras, cuarzos, cristales, colores, perfumes, ?ngeles, y ver?s como poco a poco ir?s despertando y tomando conciencia de los poderes "infinitos" que tienes?.

?Y c?mo resolver el problema de la muerte? ?La muerte no es un verdadero problema contestan . Al morir, el alma pasa a otro ser viviente y mediante un proceso continuo de reencarnaciones te vas purificando. Por lo tanto, no tienes que temerle ni a la muerte, ni al purgatorio, ni al infierno. Todo es bonito en este universo; todo es energ?a y vida, felicidad y ?xito para los que se adhieren a esta nueva visi?n del mundo?.


Satanismo

Dios: no.
El enemigo de Dios: s?.

A lo largo de la historia, siempre hubo grupos selectos de personas que han rendido culto a Satan?s. La novedad actual consiste en que ahora este fen?meno se est? volviendo ?popular?.

Normalmente se trata de adolescentes y j?venes, que empiezan reuni?ndose en las discotecas para escuchar m?sica y bailar. Mediante un buen sistema de reclutamiento, poco a poco se pasa de la m?sica rock a la met?lica, de la simple alusi?n al himno declarado en honor de Satan?s, de la imagen a la oraci?n y la entrega, del sacrificio con animalitos al sacrificio con seres humanos, especialmente en aquellos pa?ses en que los gobiernos no logran ejercer un control real sobre la poblaci?n y as? se pretende lograr ?poder? para encontrar satisfacciones inmediatas.


Pluralismo religioso

Ya se acab? la sociedad monol?tica del pasado. Hoy es necesario que estemos conscientes de nuestra identidad como cat?licos, para no dejarnos confundir y envolver por la variedad de propuestas que continuamente se nos presentan.

Para sentirnos seguros y vivir nuestra fe con dignidad, es necesario que conozcamos el Evangelio de Cristo, tengamos una verdadera experiencia de Dios y, como dice San Pedro estemos capacitados para ?dar raz?n de nuestra esperanza (1 Pe 3,15)?. Solamente as? estaremos colaborando con nuestro granito de arena para que se haga realidad el sue?o de Cristo: ?Habr? un solo reba?o como hay un solo Pastor (Jn 10,16)?.


Publicado por mario.web @ 0:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios