Jueves, 19 de mayo de 2011

Autor: Bel?n Galeas

Fuente: valoralamor

Ocho lecciones sobre el amor humano

?Querer el bien del otro, en cuanto otro?... esa es la esencia del amor aut?ntico. Ocho palabras describen ampliamente el amor, propiamente humano, propiciado por la libertad otorgada por Dios.

Esta definici?n anuncia los tres elementos necesarios para que se d? un amor verdadero. El primero es ?el querer?, mostrando la libertad del acto decidido, propio de nuestra naturaleza debido a la voluntad y no a una simple apetencia sensible o por conveniencia. Por lo tanto, amar nos perfecciona como humanos, pero no debemos hacerlo porque queremos mejorar, sino al rev?s: quiero crecer para buscar de mejor manera el bien de los dem?s.

El segundo elemento es ?el bien?, pero el bien real, mayor y objetivo que contribuye en el crecimiento personal. Cuando amamos a alguien es porque queremos el bien para ?l o ella. El amor vuelve a la persona amada m?s persona y m?s libre, la ense?a a amar, a orientarse hacia el bien, siendo Dios el bien absoluto y final.

El tercer elemento del amor es ?el otro en cuanto otro?. Esto quiere decir que amamos a las dem?s personas por ser ellos mismos, porque son dignas de amor. Amar no es una actividad ego?sta, ni egoc?ntrica, que busca el beneficio personal, sino todo lo contrario, es darse a s? mismo sin esperar nada a cambio y por el bienestar de los dem?s.

Para que exista amor, deben estar presentes tres realidades: ratificaci?n en el ser, deseos de plenitud y entrega.

En el fondo, cuando deseamos el bien para la otra persona, lo que estamos buscando es que esa persona sea, y sea buena. Lo primero deseamos que posea es la vida, esto se contempla cuando sentimos y expresamos: ??es bueno, muy bueno, que t? existas!?. Al amar, esa persona amada se torna real, y todo, el universo y nosotros mismos, adquirimos sentido y plenitud, estamos completos. El aborto de un hijo ?no-deseado? es una terrible alteraci?n de lo mencionado anteriormente. Por otro lado, la muerte o el amor no correspondido nos pueden dejar muy tristes y con la sensaci?n de que la vida perdi? su sentido. Esta impresi?n es sobrellevada con el tiempo (el que cura todas las heridas), queriendo verdaderamente a esa persona, buscando su bien sin esperar ser correspondidos y amando a Dios, que es amor eterno.

Al ratificar en el ser a la persona querida mediante el amor, deseamos que su ser sea potenciado a la perfecci?n en lo posible. Es decir, que viva bien y se dirija hacia lo que puede llegar a ser. Cuando amamos a alguien, agudizamos nuestra capacidad de conocer a fondo a una persona y somos capaces de anticipar su proyecto perfectivo futuro, poniendo todos los medios para que sea logrado ?ntegramente.

Cuando queremos, no s?lo queremos por lo que una persona es, tambi?n, por lo que una persona puede llegar a ser, de ah? que nos sintamos indignos de su amor, pero eso es ?nicamente una sensaci?n.


Publicado por mario.web @ 1:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios