Viernes, 20 de mayo de 2011
Interesante diagn?stico de la realidad y los desafios de la comunicaci?n en la Iglesia Latinoamericana.
?
La RIIAL hacia el Tercer Milenio
La RIIAL hacia el Tercer Milenio


Mons. Juan Luis Ysern de Arce, Obispo de Ancud,
Ponencia en el Encuentro Continental de la RIIAL,
Brasilia, 23 Nov.? 1? Dic. 1995.


Introducci?n

Muchas gracias por la posibilidad que se me ofrece para participar en el balance de la RIIAL y en la elaboraci?n de las bases que sirvan para orientar su entrada en el Tercer Milenio, reforzando su objetivo al servicio de la Iglesia en Am?rica Latina.

El balance como evaluaci?n de logros y deficiencias de la RIIAL, hasta el momento, es totalmente necesario a la hora de querer hacer un diagn?stico que sirva para planificar. Es fundamental conocer la realidad de lo que se tiene tal como es, pero s?lo har? algunas referencias generales a ello, ya que no me siento capaz de hacer un balance de lo mucho que se ha hecho. Adem?s considero que eso debe hacerse entre todos.

Pero para hacer un diagn?stico de la realidad es evidente que, adem?s, se ha de mirar a toda la realidad, con los desaf?os que ella presenta a la Iglesia en Am?rica Latina y el Caribe en el campo comunicacional al que la RIIAL pueda hacer alg?n aporte. ?Este es un tema muy complejo y que es necesario abordar.

Ciertamente, ser?a oportuno, m?s bien, necesario, iniciar un proceso de planificaci?n o, al menos, crear las condiciones para iniciarlo con decisi?n. Todo dentro del Marco Te?rico ?que mantenga la mirada en lo permanente y definitivo, dentro de un mundo aceleradamente cambiante. Es decir, el Marco que nos presenta la Doctrina de la Iglesia para la Comunicaci?n Social.

A los documentos de la Iglesia ya conocidos para este Marco, hemos de a?adir en estos momentos la Exhortaci?n Apost?lica Ecclesia in Am?rica que el Santo Padre ha promulgado en Enero pasado. Ser? necesario estudiar qu? significa el llamado de Ecclesia in Am?rica para la RIAL en orden a la labor con Am?rica del Norte y Canad?.

Por otra parte, ser? necesario ver junto con las Organizaciones Cat?licas Internacionales de Comunicaci?n qu? es lo qu? pueden aportar, dentro de la acci?n conjunta, en la labor que a ellas les corresponde en el mundo. ?

En estas p?ginas nos vamos a referir, aunque de un modo muy reducido, 1? al balance. 2? Despu?s a un planteamiento de ?reas de acci?n. 3? Finalmente nos referiremos a las propuestas para el seguimiento del camino iniciado.

El balance


Repito lo dicho arriba en el sentido de no considerarme capacitado para hacer una evaluaci?n del camino recorrido por la RIIAL hasta el momento. Todo lo que diga bajo este aspecto debe ser confrontado por quienes est?n t?cnicamente capacitados para ello y conocen detalladamente el recorrido.

Todo este recorrido, desde el comienzo de la RIIAL hasta el momento presente, voy a considerarlo como ?E tapa de establecimiento de la RIIAL?. Dentro de ella podr?amos se?alar varias otras etapas, pero no voy a detenerme en ello. Lo que me parece muy importante destacar es que en esta etapa se han obtenido, a mi modo de ver tres grandes logros a los que me voy a referir.

Estos tres logros que considero muy valiosos son: la ?motivaci?n?, la ?creaci?n de las condiciones? para la labor y finalmente la ?puesta en marcha?.

El primero es el de la ?motivaci?n?. ?Sin duda eran diferentes los niveles de sensibilidad de los Obispos ante la idea de la RED DE INFORM?TICA, pero en varios casos no s?lo no exist?a sensibilidad frente a la necesidad o, al menos, conveniencia de la Red de Inform?tica sino que, incluso, exist?a rechazo expl?cito. ?Lo mismo vale para sacerdotes y dem?s agentes de pastoral. Cosa que no existe, al menos, no conozco en la actualidad. ?Hoy d?a nadie discute la conveniencia de la RIIAL. ?Es un logro no peque?o.

Nada se puede hacer si no existe el convencimiento y la decisi?n que se necesita de parte de quienes tienen que actuar.

El segundo logro es el de la ?creaci?n de las condiciones? para la labor. ?La evaluaci?n de este logro corresponde a los expertos en el terreno t?cnico. ?Ellos pueden se?alar los logros y deficiencias de este campo. ?Es un campo muy complejo. ?Solamente me refiero al conjunto, y lo que quiero se?alar es que se trata de un elemento fundamental. ?No se trata de la labor misma, pero si no existen las condiciones previas no puede realizarse la labor. ?De aqu? su importancia b?sica. El logro es haber creado todo el conjunto de los Servicios que ofrece la RIIAL, aunque este campo nunca se podr? dar por concluido.

El tercer logro es el de la ?puesta en marcha?. ?Sin duda, esta puesta en marcha, con la realizaci?n de los servicios en la medida en que estos se hac?an posibles ha tenido una gran importancia no s?lo por lo que significa comienzo de la labor, sino tambi?n por los efectos de fuerza motivadora que han repercutido en lo que hemos considerado primer logro.

Con relaci?n a las deficiencias, fuera de las que puedan se?alar los expertos en los campos respectivos a los logros se?alados, no s? si podr?an considerarse como tal la que han expresado algunos que han se?alado un retraso de la RIIAL para actuar con m?s firmeza en la labor pastoral. ?Quienes se?alan esta deficiencia consideran que las reuniones de la RIIAL han tenido una sobrecarga de preocupaciones t?cnicas, o que no han dejado espacio para una mayor atenci?n a la labor pastoral. Repito lo que he o?do. Personalmente no me atrevo a afirmar con seguridad que se trate de una deficiencia. La raz?n de ello es que me parece normal que en la etapa de establecimiento de la Red tengan una especial preponderancia los aspectos que hemos llamado de ?creaci?n de las condiciones?.

Tambi?n se ha planteado que la RIIAL debe conocer e impulsar las iniciativas que cada d?a se van multiplicando en el campo de la inform?tica al servicio de la labor pastoral. Y tampoco me atrevo a calificar como deficiencia el que no se haya organizado algo en este sentido todav?a. Me parece que esto es un aspecto de lo dicho anteriormente. La diferencia puede estar en que antes se trataba de iniciativas organizadas por acuerdos ?de la RIIAL y ahora se trata de iniciativas provenientes de cada uno de los miembros de la Red o de otros agentes pastorales.

Me parece que se trata de un tema muy interesante, sobre el que hay que reflexionar bastante, en orden a impulsar las iniciativas al servicio de la pastoral y tambi?n en orden a crear actitudes de discernimiento para el aprovechamiento de todo lo positivo que vaya apareciendo.

Quienes consideran que existe retraso en el comienzo de un servicio m?s organizado para la labor pastoral, como es evidente, est?n expresando con ello, tambi?n como deficiencia, el hecho de no tener todav?a un diagn?stico de la realidad que presenta ?desaf?os a la labor de la Iglesia en los campos en los que la RIIAL puede entregar alg?n servicio.

De todos modos, m?s all? del juicio que se pueda hacer sobre si ha existido o no retraso para comenzar a organizar todo lo pertinente al mejor aprovechamiento de la RIIAL al servicio de la labor pastoral, lo cierto es que estamos en un momento muy oportuno para entrar con fuerza en una nueva etapa en la que podemos, y debemos, aprovechar racionalmente, y al m?ximo, este magn?fico recurso al servicio de la misi?n de la Iglesia.

Areas de acci?n


Para la organizaci?n de la labor es necesario elaborar alg?n orden de las diversas tareas a realizar. Ese orden se puede hacer seg?n multitud de criterios. Vamos a proponer un orden. Puede servir como base para generar discusi?n y llegar a otro mejor. Para ello podemos analizar seg?n diversos aspectos el campo propio de la RIIAL.

En primer lugar, tenemos que ubicar a la RIIAL como un Servicio para el ?gran Campo de las Comunicaciones.

Esto ya nos plantea una doble ?rea de servicio: ?a) el ?rea de los contenidos y b) el ?rea de las relaciones.

Siguiendo este criterio podemos entrar en despu?s en otros ordenamientos ?seg?n otros aspectos. T?cnicos, administrativos, etc. que no pueden quedar en el olvido. Algunos de los cuales pueden tener la categor?a de ?condiciones previas? que deben ser resueltas en primer lugar, de lo contrario no se puede hacer nada. ?Pero ahora solamente nos referiremos a las dos ?reas se?aladas dentro del campo de la comunicaci?n.

Area de los contenidos.


Como servicio dentro del ?rea de los contenidos puede hacerse una infinidad de subdivisiones, seg?n los criterios te?ricos o pr?cticos que se quieran utilizar.

En principio, a la RIIAL no le corresponde entrar en el estudio de la realidad a la que se refiera cada uno del infinito n?mero de materias, o contenidos, en cuyo servicio e puede prestar su aporte. ?Eso es propio de los respectivos especialistas. Corresponder?a a la RIIAL ver c?mo los requerimientos de los que tengan que hacer uso de tales contenidos pueden ser atendidos seg?n la adecuada programaci?n y ver que la transmisi?n de tales contenidos se realice con perfecci?n y con prontitud, as? como con las mayores garant?as de reserva, en unos casos, o de difusi?n, en otros. Es un problema de t?cnicos.

Por decir algo m?s concreto, a modo de ejemplo, en esta ?rea de los contenidos, podemos hablar de:

Bibliotecas (desde lo elemental con las Sagradas Escrituras y sus comentarios b?sicos hasta las bibliotecas de especialidad).

Archivos (es urgente lo referente a los archivos parroquiales, principalmente lo que corresponde a los registros de bautismos y de matrimonios).
Correspondencia.
Informaci?n de difusi?n.
Informaci?n confidencial.
Investigaci?n.

Puede hacerse una lista inmensa. No interesa en este momento. Aqu? lo que interesa es ver c?mo la RIIAL puede apoyar lo que ya existe y c?mo puede estimular la creaci?n de lo que se necesita y todav?a no existe. Se trata, en este caso, de la creaci?n de centros seg?n especialidades. ?Qu? centros se necesitan?. ?Qu? necesitan estos centros en el campo de la inform?tica?. ?Qu? servicios se necesita que entreguen?. ?C?mo se puede optimizar tal servicio? ...

Quiero hacer una advertencia. Al decir que la RIIAL puede apoyar los centros que existan o estimular la creaci?n de los que se necesiten, estoy pensando en una labor de todos, es decir, de la RED. La red es algo muy distinto a una cadena. En la red de inform?tica cada uno se relaciona directamente con el otro sin eslabones intermedios, independientemente de las mediaciones tecnol?gicas. ?Esto tiene consecuencias muy significativas.

Para el caso concreto de los ?centros? a los que nos estamos refiriendo, no se ha de esperar a que el Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales o el CELAM creen y organicen tales centros o los apoyen, sino que debe ser la RED quien se responsabilice de procurar todo eso. Independientemente, claro est?, de aquellos centros que el Pontificio Consejo o el CELAM consideren oportuno establecer.

Sin duda esto tiene ciertas ventajas y tambi?n ciertos inconvenientes o m?s bien tiene repercusiones muy serias para nuestros comportamientos. Esto nos obliga a asumir cada uno una actitud de responsabilidad para aportar con seriedad lo que cada uno pueda aportar (puede ser la organizaci?n de un centro), y tambi?n para adquirir una profunda actitud cr?tica que permita el necesario discernimiento frente a lo que se le est? ofreciendo.

Qu? centros son m?s urgentes y qu? aspectos deben resolverse en cada uno de esos centros para que puedan prestar el servicio que deben prestar, es algo que los interesados en ?cada uno de los temas tienen m?s o menos claro. Pero tambi?n es algo que puede ser discutido y decidido por la RED. Es evidente que los encuentros del la RED pueden ser ?virtuales? o ?reales?. Y como siempre ser?n m?s costosos y dif?ciles los encuentros ?reales aprovecharlos muy bien cuando exista posibilidad de realizarlos.

Quiero hacer tambi?n aqu? una menci?n muy especial a todo lo relacionado con la labor de ?investigaci?n?. ?Quienes participaron en el Encuentro de Comunicadores Cat?licos realizado el pasado mes de Abril en Medell?n, recordar?n la urgencia que se dio a este tema ante el desconcierto con el que continuamente nos encontramos, como consecuencia de la vertiginosa velocidad de cambios en que vivimos. Sabemos que ?estamos entrando en una nueva Epoca. ?Son muchas las situaciones en las que no sabemos qu? est? pasando, ni qu? efectos se est?n produciendo en las personas o en la convivencia

Qu? aspectos positivos est? produciendo la globalizaci?n y cu?les negativos, etc. ?En el Encuentro se acord? que, en cada pa?s, se estableciera contacto con las Universidades y con quienes estuvieran haciendo investigaci?n en estos campos con el fin de poder organizar un OBSERVATORIO de la realidad estableciendo una Red sobre este tema. ?No s? c?mo evolucionar? esto, pero lo que tengo muy claro es que se trata de algo muy urgente.

Existen varios Observatorios en el campo de la Comunicaci?n, aunque no s? de ninguno en Am?rica Latina Ni s? de ninguno en el mundo en el que el Observatorio sea una Red. Se requiere creatividad, se trata de abrir caminos.

Es este un tema muy importante y complejo que solamente quiero indicar ahora. Pienso que la RIIAL puede prestar un gran servicio en esta enorme labor que se necesita para encontrar el modo de proceder en la acci?n humanizadora y evangelizadora de la Iglesia dentro de la nueva cultura.

Una investigaci?n m?s f?cil que se puede realizar y cuyos resultados pueden significar un gran servicio a todos es la referente a las diversas ofertas que se est?n ofreciendo por Internet para la labor pastoral. ?Ser?a muy conveniente dar la informaci?n de lo que se ofrece y a?adir alg?n juicio aclaratorio sobre la confiabilidad de los datos y del contenido.

Igualmente puede interesar la investigaci?n de formas y m?todos que se est?n utilizando para evitar la corrupci?n de los ni?os ante las ofertas que las llegan. M?todos para la formaci?n del sentido cr?tico. etc.

Sin duda es muy importante estimular la creatividad, pero es necesario que cada uno sea consciente de los riesgos que se pueden presentar en cada caso y saber actuar con el adecuado sentido cr?tico.

Area de las relaciones.


Pero dec?amos que otra gran ?rea de servicio en el campo de la Comunicaci?n es la que se refiere al ?rea de las relaciones.

Se podr?a decir que la ?inform?tica? es precisamente entrega de informaci?n, es decir, entrega de contenidos. ?Servicio, por lo dem?s, de mucha importancia y que tiene sus normas.

Todo ello es cierto pero la RIIAL ampl?a su servicio en forma extraordinaria coloc?ndose al servicio de la comunicaci?n y la comunicaci?n no es, solamente, transmisi?n de contenidos, es, junto con ello, encuentro, es relaci?n entre personas.

No vamos a detenernos aqu? en explicaciones sobre comunicaci?n. ?Los documentos de la Iglesia son claros y nos ponen como modelo a la Sma. Trinidad.

Ahora con esa mirada podemos entrar en la realidad para se?alar alg?n acercamiento lo m?s objetivo que seamos capaces a ella en tres ambientes o ?mbitos que me parecen fundamentales. Se podr?an se?alar muchos otros, quiz? el de la juventud. Pero de momento vamos a referirnos a los tres siguientes:

1. ????? el de los agentes de pastoral

2. ????? el de los laicos constructores de la sociedad

3. ????? el de los pobres

Dentro de cada uno de ellos pueden hacerse nuevas clasificaciones. ?S?lo haremos alguna insinuaci?n.

Ambito de los agentes de pastoral


Aqu? entran los sacerdotes, religiosas, laicos con responsabilidades o inquietudes pastorales o apost?licas y, en general, los comprometidos, de una forma u otra, con la evangelizaci?n expl?cita ?y con la marcha de las organizaciones de la Iglesia.

Es evidente que estas personas necesitan, para el mejor desarrollo de su labor, transmitir muchos contenidos entre ellos. ?Pero no es eso a lo que nos referimos aqu?. ?Eso ya est? expresado en los planteamientos anteriores. ?Ahora nos referimos al servicio que puede prestar la RIIAL para la comunicaci?n, el encuentro entre las personas.

Sin duda, hay quiz? varios puntos de investigaci?n, en el sentido de conocer la relaci?n entre el encuentro virtual de las personas y el encuentro directo, cara a cara, en orden al encuentro personal. ?Pero sin necesidad de investigaci?n, pienso que se puede calificar como un gran servicio el que se puede ofrecer a trav?s de le red electr?nica en orden al mutuo acompa?amiento y eliminaci?n de la soledad.

Es evidente que para este servicio los usuarios necesitar?n en muchas ocasiones contar con cierta seguridad, en mayor o menos grado, seg?n los casos, sobre la reserva o inviolabilidad de sus mensajes.

El servicio que puede prestar la RIIAL ?es el de posibilitar las condiciones y el de motivar y estimular a las personas que formen estas redes en orden a promover la comuni?n que como Iglesia est?n llamados a vivir.

Quiz? se necesite crear una organizaci?n de personas para impulsar este servicio en los diversos niveles. ?Pero quiz? sea mejor establecer esta ?rea dentro de las Organizaciones de Comunicaci?n con las que ya cuenta la Iglesia.

Ambito de acompa?amiento a los constructores de la sociedad


Las estructuras de la Iglesia, en las di?cesis, parroquias, etc. Est?n organizadas de modo que los miembros de la Iglesia pueden encontrar diversos servicios para su camino. ?Son servicios que prestan gran utilidad, no s?lo para la labor al interior de la Iglesia, sino tambi?n para la labor que la Iglesia debe prestar al mundo a trav?s de los laicos que trabajan dentro de la vida y estructuras de la sociedad.

Pero es en este campo donde existe una multitud de fieles, la gran mayor?a, que quieren ser fieles a su fe y que se ven impedidos de participar en las organizaciones o grupos que establece la Iglesia. ?Muchos de ellos asisten a Misa los Domingos y nada m?s. De acuerdo a la experiencia de lo que sienten manifiestan que ?no tienen tiempo para la Iglesia?. ?Dicen que ?sus obligaciones se lo impiden?. ?De este modo ?sienten? que su vida est?, en cierto modo, fuera de la Iglesia.

Por otra parte, el Magisterio de la Iglesia, de modo especial el Concilio Vaticano II, as? como la Exhortaci?n Apost?lica ?Christifideles Laici?, plantea las cosas de otra forma. El Magisterio de la Iglesia se?ala como clave la labor de estos laicos para la transformaci?n de mundo seg?n el plan de Dios. ?Ellos act?an desde dentro de la realidad del mundo y su acci?n es acci?n de Iglesia.

Son personas que se encuentran en todos los lugares, estructuras y niveles de la realidad social. ?Puede ser el mismo Presidente de la Rep?blica, Senadores, Ministros, Dirigentes o Militantes de los Partidos Pol?ticos, Empresarios, etc. Se encuentran sin posibilidad real para asistir a las reuniones o encuentros que se organizan en sus Parroquias.

Considero posible y un verdadero desaf?o para la RIIAL impulsar la creaci?n, en cada pa?s, de esta ?rea que llamamos de ?acompa?amiento?.

Consideramos que las Redes de Inform?tica hacen posible a la Iglesia el organizar personas que puedan acompa?ar a estos constructores de la sociedad. ?Sin duda, el Presidente de la Rep?blica, el Ministro, el Senador, etc. puede estar sobrecargado de tareas, pero bien pueden tener uno o varios ?compa?eros de camino? que ven los diversos asuntos, discursos, labor etc., y pueden hacer las consultas a quienes corresponda con el fin de ofrecer la ayuda necesaria en el momento oportuno.

Es verdad que esto que acabo de decir podr?a considerarse como entrega de contenidos. Pero quien hace esto, junto con esa entrega de contenidos, est? acompa?ando. Esta compa??a ser? muy importante en los momentos en los que tales personas puedan sentir rechazo y sufrir por ser fieles a los planteamientos de valores, sin dejarse tentar por ofertas de corrupci?n u otros planteamientos re?idos con la ?tica y el bien com?n.

Ambito de los pobres


No es este el lugar para hacer consideraciones sobre la presencia del Se?or en los pobres y sobre lo que significan en el Evangelio y para la vida de la Iglesia. No obstante, s? tenemos que plantearnos lo que puede significar de crecimiento de la brecha entre ricos y pobres al quedar excluidos de la participaci?n en el mundo de las nuevas tecnolog?as de la comunicaci?n.

Sin duda este es un tema del que se va a hablar mucho. Tampoco es este el momento de teorizar. Solamente quiero expresar que, seg?n mi parecer, la RIIAL puede organizar centros de encuentro y de verdadera comunicaci?n entre los pobres y colocar esos centros en la Red que interese.

Ya hemos dicho que, al hablar de la labor de la RIIAL, nos estamos refiriendo a responsabilidades que tenemos que asumir los miembros de la Red. Son diversas las posibilidades de cada uno, sin duda, para organizar los centros referidos. Paro todos podemos ver c?mo escuchar y entender a los pobres y c?mo, desde donde estemos y con lo que tenemos, sabemos poner los servicios de la Red para acompa?arlos en verdadera actitud de solidaridad.

Puede ser un signo humanizador y evangelizador muy grande si nosotros sabemos hacer que el clamor de los pobres, por una parte, sea visto en las facultades de econom?a, sociolog?a, psicolog?a, etc. y sea escuchado por las autoridades y, por otra parte, ?sea vivido solidariamente por la comunidad creyente con aut?ntica actitud evang?lica.

Es el momento en el que se est? gestando algo nuevo. Ojal? que, desde este momento, sepamos integrar a los pobres, d?ndoles posibilidades de participaci?n. Esto es factible. Las nuevas tecnolog?as dan muchas posibilidades para la verdadera participaci?n. Si lo hacemos, un d?a podremos escuchar, como miembros de la RIIAL, aquello del Se?or: ??Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer....?

El seguimiento del camino iniciado.


La RIIAL ha comenzado a recorrer un camino. Habl?bamos antes de una etapa. Ahora hay que seguir. Existe un Marco Doctrinal proveniente del Magisterio. Existen ya las condiciones para caminar. La realidad presenta desaf?os para la labor de la Iglesia en los que la RIIAL puede entregar un valioso aporte. ?C?mo seguimos?. ?Qu? hacemos?.

Seg?n mi modo de entender, la respuesta la tenemos en Aetatis novae. Lo que tenemos que hacer es iniciar un proceso de planificaci?n y seguirlo.

Si sabemos planificar nuestra labor, seg?n la realidad de este momento, se?alando objetivos claros para alcanzar en per?odos concretos de tiempo (de uno o dos a?os, quiz?s), podremos evaluar despu?s hasta d?nde se lleg?. Los logros, las deficiencias etc. y, seg?n sea la realidad que se presente en ese momento, podremos reorientar el camino para un nuevo per?odo.

Para concretar todo esto ser? conveniente ver si, en general, tenemos un mismo Marco Te?rico operacional, proveniente de ese Marco Doctrinal que presenta el Magisterio. Ser? tambi?n necesario ver si compartimos la misma visi?n de la realidad. Es necesario tener un mismo diagn?stico, por lo menos en alg?n nivel, y formular los desaf?os que nos consideremos capaces de enfrentar.

A medida que vayamos avanzando ser? mucho m?s f?cil esta labor, aunque quiz? sea mucho m?s dif?cil y compleja la realidad que se nos presente a la vista. Sin duda, si es que llegamos a poner en marcha lo dicho arriba sobre el observatorio, la visi?n de la realidad con los desaf?os que ella presente a la Iglesia, necesitar? de expertos. No obstante, si nosotros ya tenemos se?aladas nuestras ?reas y campos de acci?n, tendremos m?s facilidad para orientarnos.

Toda esta labor puede ayudarnos a pasar de una postura un poco est?tica a otra m?s din?mica. Pienso que esto es algo que necesitamos adquirir con urgencia. Antiguamente, las costumbres, las estructuras, etc. se manten?an casi igual. Era lento el cambio que se produc?a con el paso del tiempo. Esto permit?a que las formas de actuar de un tiempo fuesen v?lidas para otro. Hoy d?a eso ya no vale. Los cambios son muy grandes y cada d?a m?s acelerados.

Cada d?a se hace m?s urgente saber orientarse desde realidades y situaciones nuevas. Se requiere saber mirar a lo definitivo y permanente desde situaciones cada d?a m?s aceleradamente cambiantes.

Pienso que la RIIAL, anim?ndonos a planificar la labor dentro de la realidad que producen las nuevas tecnolog?as nos ayuda a adquirir esa actitud de dinamismo y a no tener miedo a los cambios acelerados que pueda traernos la revoluci?n tecnol?gica. Necesitamos saber mirar siempre a lo definitivo, expresado en Cristo y su Reino, y reorientar siempre nuestro camino desde esa realidad cambiante. Se necesita permanente actitud de discernimiento. Con esa actitud, la RIIAL ?podr? hacernos un gran aporte, no s?lo para cada uno de nosotros, sino a la labor de la Iglesia y a la construcci?n de la convivencia en nuestra ?Aldea Global?.


Publicado por mario.web @ 2:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios