Viernes, 20 de mayo de 2011
Reflexi?n de Stefano Fontana, basada en el discurso del Papa al cuerpo diplom?tico
?
La ecolog?a sustra?da al ecologismo
La ecolog?a sustra?da al ecologismo
ROMA, viernes 15 de enero de 2010 (ZENIT.org).- Casi todo el discurso de Benedicto XVI al cuerpo diplom?tico acreditado ante la Santa Sede est? centrado en la ?salvaguarda de lo creado?, expresi?n con la que la Iglesia prefiere llamar el considerado problema ecol?gico.

A ese mismo tema, el Papa hab?a dedicado el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero de 2010.

En el discurso, ?l sustrae la ecolog?a del ecologismo. ?C?mo? Como siempre se superan las ideolog?as: ampliando la perspectiva. Cada ideolog?a es de hecho una reducci?n de perspectiva: la ideolog?a es la parte que pretende tener el valor de la totalidad. Por eso se la combate ampliando la perspectiva y recuperando la imagen del todo.

El Papa realiza esta ampliaci?n estableciendo las relaciones del problema medioambiental con otros aspectos de una ecolog?a entendida en sentido amplio.

Con el derecho a la vida, primero de todo -??c?mo se puede separar, o incluso oponer, la protecci?n del ambiente y la de la vida humana, comprendida la vida antes del nacimiento??-, la correcta gesti?n de los recursos, el aumento de los gastos militares y de los conflictos armados, debido a menudo a la competencia en la carrera de los recursos, las migraciones dado que ?Las graves violencias que acabo de evocar, unidas a las plagas de la pobreza y el hambre, as? como a las cat?strofes naturales y a la destrucci?n del medio ambiente, hacen que aumente el n?mero de quienes abandonan sus propias tierras?, y finalmente el problema de la ?laicidad positiva?.

?Qu? tendr? que ver este problema con la ecolog?a? La relaci?n es doble.

Primero de todo es debido al hecho de que la Iglesia puede realizar su propia contribuci?n a la salvaguarda de lo creado si disfruta de la necesaria libertad religiosa. En segundo lugar porque ?en el respeto de la persona humana hacia ella misma es donde se manifiesta su sentido de responsabilidad por la creaci?n?.

Debemos pensar en las piedras y las plantas, el aire y el agua, los animales y el clima por respeto, antes que a todo ello, a la persona. ?Pero podemos verdaderamente respetar a la persona y tener un recto concepto de ella sin la referencia a Dios? Esto es lo que relaciona, seg?n Benedicto XVI, el problema medioambiental con la cuesti?n antropol?gica y, en el fondo, con la misma cuesti?n teol?gica.

De ah? la frase clave del discurso: ?La negaci?n de Dios desfigura la libertad de la persona humana, y devasta tambi?n la creaci?n. Por consiguiente, la salvaguarda de la creaci?n no responde en primer lugar a una exigencia est?tica, sino m?s bien a una exigencia moral, puesto que la naturaleza manifiesta un designio de amor y de verdad que nos precede y que viene de Dios?.

En este contexto se insertan tambi?n las recomendaciones sobre los cambios de los estilos de vida. ?Que la luz y la fuerza de Jes?s nos ayuden a respetar la ecolog?a humana, conscientes de que la ecolog?a medioambiental se beneficiar? tambi?n de ello, ya que el libro de la naturaleza es ?nico e indivisible?, ha augurado el Papa.

Tambi?n ha auspiciado ?un gran esfuerzo educativo, con el fin de promover un cambio efectivo de mentalidad y establecer nuevos modelos de vida?.

Es evidente que estos ?nuevos estilos de vida? reclaman algo m?s que reciclar el pl?stico, proveerse de detergentes en los mostradores ecol?gicos, comer biol?gico y no consumir demasiada agua al lavarse los dientes.

----------
*Stefano Fontana es director del Observatorio Internacional ?Cardinale Van Thu?n? sobre Doctrina Social de la Iglesia.

Publicado por mario.web @ 18:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios