Viernes, 20 de mayo de 2011
Alfonso Aguil? Pastrana (Conoze.com) reflexiona sobre la necesidad de cultivar el perd?n en todas sus dimensiones
?
Perdonar y pedir perd?n
Perdonar y pedir perd?n
Cualquier persona comete errores que producen ofensas en quienes le rodean, y esas ofensas suelen llevar aparejadas un sentido de culpa para su causante.

Si esa persona pretendiera desentenderse de la realidad de esa ofensa que ha producido, o intentara proyectar sin raz?n su culpa sobre los dem?s, entonces se har?a da?o a s? mismo, porque no pone remedio a su mal ?un verdadero y real sentido de culpa?, sino que lo ignora o lo oculta.

Para vivir feliz, toda persona necesita del perd?n. Todos ofendemos a alguien de vez en cuando -quiz? con m?s frecuencia de lo que pensamos-, y para tener la paz necesitamos aceptar la correspondiente culpa, pedir perd?n y reparar en lo posible la falta cometida.

Sentirse culpable puede ser algo positivo si nos lleva a reflexionar y a buscar remedio. Sentirse habitualmente inocente de todo y repercutir la culpabilidad sobre los dem?s suele ser s?ntoma de la eficiente acci?n del orgullo, que suele ser corto de vista para los propios errores y agud?simo para los de los dem?s.

Perdonar y pedir perd?n son cosas que a veces van muy unidas. A veces, no llegamos a perdonar totalmente a otra persona, y quiz? lo que sucede es que tendr?amos que pedirle perd?n. Porque es verdad que hay ofensas suyas, pero tambi?n ofensas nuestras. Porque los agravios suelen entrecruzarse en una mara?a que siempre es dif?cil desliar.

La vida es demasiado corta para tener atormentado el coraz?n o con un dolor que ofusque tu memoria.

Sentir?s la tentaci?n de revivir una y mil veces tu ofensa, pero debes superarlo y perdonar.

Adem?s, muchas de las ofensas son imaginarias, y
otras est?n magnificadas. Sea lo que sea, y sea con quien sea, enfr?ntate a ello. Busca la ocasi?n de curar esa herida. Coge el tel?fono. O escr?bele una carta, aprovechando que est? fuera. O hazte el encontradizo. Memoriza unas palabras de acercamiento. Pide perd?n.

Para una correcta educaci?n, ser? siempre necesario promover en la familia toda una din?mica que haga del perd?n algo natural, que no necesite explicar a los hijos por qu? deben disculpar.

La facilidad para perdonar es algo que se respira en una casa. Y la resistencia a hacerlo, m?s todav?a. Los hijos lo notan, porque observan a sus padres y hermanos continuamente. El chico aprender? a perdonar viendo perdonar. Para una correcta educaci?n, insisto, ha de aprender a perdonar. Entre otras razones, porque tendr? que perdonarnos muchas cosas.

Publicado por mario.web @ 20:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios