Viernes, 20 de mayo de 2011
Federico Rodr?guez de Rivera (Yoinfluyo) nos ofrece dos lecturas interesantes sobre la conversi?n y el sacerdocio
?
Dos libros para tu conversi?n
Dos libros para tu conversi?n
viernes, 22 de enero de 2010

Entiendo que el a?o sacerdotal, a los laicos, nos impele a rezar por los sacerdotes, para que haya vocaciones y sean todos santos. Tambi?n para los casados con hijos varones en edad propicia, puede ser interesante si rezan para tener un hijo sacerdote como es habitual en muchas familias cristianas.

Pero, adem?s de ese objetivo, hay uno personal para todos, derivado del sacerdocio com?n, que es el de la identificaci?n con Cristo y, para ello, las sucesivas conversiones.


Por ese motivo recomiendo el libro escrito por el te?logo converso Scott Hahn, "Se?or, ten piedad", que trata de las continuas conversiones y, como consecuencia, el sacramento de la confesi?n como medio imprescindible para el cristiano.

Para convertirse hay que reconocerse pecador, hacer examen y sentir el peso de la culpa, acudiendo a la misericordia divina. Hay que hacer de hijo pr?digo una y otra vez, sabiendo que nuestro Padre Dios est? ah? esperando que aparezcamos en el horizonte de su mirada, para correr a nuestro encuentro, abrazarnos, introducirnos en su morada, darnos una vestidura nueva y ofrecernos un banquete, al tiempo que nos considera de nuevo hijos suyos.

El contraste b?blico es el de Ad?n y Ca?n, y tantos personajes de la Biblia, que tras pecar, culpan a Dios, se justifican y parece que son ellos los agraviados. Ad?n reproch? a Dios la condici?n de su compa?era Eva, a la que dej? sola ante la serpiente. Ca?n le increpa a Dios al decirle que no es guardi?n de su hermano y que ahora, por la sentencia divina, le buscar?n para matarle, siendo ?l el ?nico que hab?a matado hasta entonces a un hombre.

Actualmente, los propagadores de la cultura de muerte, reprochan a Dios la existencia de la conciencia. Las madres que abortan a sus hijos les culpan a ellos, que son los m?s inocentes de los seres humanos, porque tendr?an que vivir con ataduras y se limitar?a su vida de placer desenfrenado.

Otra lectura imprescindible es la de una biograf?a del Santo cura de Ars, patrono de los p?rrocos, modelo de sacerdote y verdadero ejemplo de confesor y director espiritual.

Creo que es insuperable "El cura de Ars? de Francis Trochu por el trabajo desarrollado para recopilar fuentes y dar una magn?fica y accesible semblanza de San Juan Bautista Mar?a Vianney.

El cura de Ars quer?a a sus feligreses santos, identificados con Cristo, no le serv?a que fuesen tirando. Por eso se mortific?, se esmer? en el trabajo sacerdotal y en su sacrificio y les inculc? una profunda devoci?n a Santa Mar?a.

Su direcci?n espiritual ten?a el objetivo de dejar las almas inmaculadas, con verdaderos prop?sitos de santidad y ah? estaba ?l una y otra vez para mostrar el camino, indicar las trabas, se?alar las omisiones y evitar el autoenga?o de sus penitentes. El camino se?alado era arduo, el compromiso serio, pero la felicidad inmensa.

Muchas almas recibieron, adem?s de la ayuda para conversiones profundas, para iniciar o proseguir el camino de identificaci?n con Cristo, luces del cura de Ars sobre su posible llamada.

El a?o sacerdotal implica, en el fiel corriente, una profunda identificaci?n con Cristo en ese sacerdocio com?n. Tambi?n significa llevar el crucifijo a su ambiente, ahora que los laicistas quieren erradicarlo de la vida p?blica.

Para eso, la conversi?n es el camino y la consideraci?n del cari?o maternal de Mar?a la seguridad de la victoria. El mismo Cura de Ars mostr? c?mo impenitentes recalcitrantes fueron redimidos por nimios detalles que tuvieron con Nuestra Se?ora. Pero, ?nos contentaremos s?lo con esa salvaci?n a ?ltima hora o querremos ser verdaderos rodrigones de Cristo en la tierra?

Las fichas t?cnicas de estos dos libros:

Autor: Scott Hahn
T?tulo: ?Se?or, ten piedad?
Ediciones Rialb, colecci?n Patmos, Madrid 2006

Autor: Frances Trochu
T?tulo: ?El cura de Ars?
Ediciones Palabra, Madrid 2001

Publicado por mario.web @ 20:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios