Viernes, 20 de mayo de 2011
Los expertos de la Uni?n Social de Empresarios de M?xico nos hablan de las condiciones necesarias para una transformaci?n genuina
?
Tres condiciones para transformar la empresa
Tres condiciones para transformar la empresa
Cuando la direcci?n general se da cuenta que la empresa ya no se adapta al medio (que cambi? o que est? cambiando) y que ?sta debe recrearse, que necesita una transformaci?n, ?qu? condiciones son necesarias para que dicha transformaci?n se d? genuinamente?

Paul Lepercq, en su celebrada conferencia "How an Enterprise Transforms or Does Not", nos habla de tres:


Tres condiciones para transformar la empresa

La informaci?n de los cambios del entorno debe fluir libremente a trav?s de la organizaci?n, horizontalmente y de arriba abajo.

Es importante que en la organizaci?n exista un genuino intercambio de puntos de vista, quiz? deba haber di?logos y confrontaciones. En este sentido -nos dice Lepercq-, hay que remover el temor. El Director General, del cual depende mucho el ambiente que hay en una empresa, debe tener mucho cuidado en c?mo es percibido el temor a ?l. Siempre ha de controlar su comportamiento con sensibilidad. Lo que es una ardua tarea pero los frutos son altos. Un solo desaire ?spero a una reuni?n de grupo, y el da?o ya est? hecho.

Al respecto, ayuda mucho fomentar "La Camaraderie de Combat", esto es, que haya un especial v?nculo, un contrato no escrito entre los miembros de un grupo que participa de un prop?sito com?n y est? comprometido en una lucha por sobrevivir. Ello incluye la confianza absoluta de que si uno fuera herido en una misi?n sus compa?eros lo retirar?an, y el rec?proco compromiso.

El sentido del v?nculo mutuo surge de la misi?n compartida, los peligros compartidos, y tambi?n se basa en el valor mutuamente reconocido. Ello no significa borrar la jerarqu?a y debilitar la estructura del comando pero invita a la apertura, a las c?ndidas y francas expresiones de las opiniones personales, de los di?logos y de las confrontaciones. "La Camaraderie de Combat" dentro de una empresa es un paradigma poderoso.


Para poder cambiar tambi?n hay que crear en la empresa una relaci?n de intimidad con sus clientes y con sus proveedores.

La empresa debe tener una relaci?n de intimidad con sus clientes. La intimidad es rec?proca, aunque raramente se d?. Lo ordinario es darla por supuesta. Es raro encontrar un Director General que afirme no conocer a sus clientes. Pero ordinariamente los conoce superficialmente. Los mira como personas importantes pero "de fuera", siempre como extra?os.

Clientes y proveedores son partes de la empresa aunque en una relaci?n simb?lica. La intimidad es intimidad y tiene una sola cualidad: es rec?proca. Muchos Directores Generales se contentan con las encuestas de mercado, las llamadas a los clientes, etc?tera... que apenas si son un lejano remedo de la verdadera "intimidad".


Para lanzarse al compromiso de transformar vitalmente a una empresa es oportuno contemplar c?mo la ver?a un extra?o que no est? encari?ado con la estructura que tiene hoy.

Con el tiempo la sobrevivencia de una empresa puede recaer sobre la habilidad del Director General para actuar, su disposici?n a dar el salto a lo desconocido y casi con toda certeza a un cierto grado de caos.

"La decisi?n de comprometerse", de echarse de clavado en el cambio es un gran desaf?o audaz en los negocios humanos -personales, empresariales o p?blicos-. Es el compromiso a la acci?n tomado por un revolucionario, un compromiso consigo mismo. Mencionemos a uno de los exitosos hombres pr?cticos. "Compromet?monos y luego veremos", era una de las favoritas frases de Lenin. Otra frase es del doctor Deming: El cambio s?lo puede venir de fuera. Esta frase quiere decir: Lo que se necesita para tomar la decisi?n de que se d? el cambio, es tener una visi?n del cambio desde fuera. ?ste es siempre el paso inicial en una decisi?n para transformar, y es crucial.

Publicado por mario.web @ 20:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios