Viernes, 20 de mayo de 2011
Jorge Madrigal Fritsch (Yoinfluyo.com) reflexiona sobre el poder sereno de las emociones
?
Las emociones son contagiosas
Las emociones son contagiosas
Eran los comienzos de la Guerra de Vietnam cuando los soldados de un pelot?n estadounidense estaban en cuclillas en medio de un arrozal, en pleno tiroteo con el Vietcong.

De pronto, una fila de seis monjes empez? a caminar a lo largo de las peque?as elevaciones que separaban un arrozal de otro. Con serenidad y porte perfecto, se dirig?an directamente hacia la l?nea de fuego.


?No miraban a la derecha ni a la izquierda. Caminaban en l?nea recta?, recuerda uno de los soldados estadounidense. ?Fue realmente extra?o, porque nadie les dispar?. Y despu?s de que terminaron de caminar por los mont?culos, de pronto el deseo de lucha me abandon?. Ya no ten?a ganas de seguir haciendo eso, al menos ese d?a. Debi? de ser as? para todos, porque todos abandonaron. Simplemente dejamos de combatir?.

El poder del sereno coraje de los monjes para apaciguar a los soldados en el fragor de la batalla ilustra un principio b?sico de la vida social. Las emociones son contagiosas.

La mayor parte del contagio emocional es mucho m?s sutil, parte de un intercambio t?cito que se produce en cada encuentro. Transmitimos y captamos estados de ?nimo unos de otros en lo que equivale a una econom?a subterr?nea de la psiquis en la que algunos encuentros son t?xicos y algunos nutritivos.

Este intercambio emocional se produce t?picamente en un nivel sutil y casi imperceptible. La forma en que un vendedor le da a uno las gracias puede hacer que uno se sienta pasado por alto, ofendido o verdaderamente bienvenido y apreciado. Nos contagiamos mutuamente los sentimientos como si se tratara de una especie de virus social.

?C?mo se produce esa transmisi?n m?gica? La respuesta m?s veros?mil es que inconscientemente imitamos las emociones que vemos en otra persona, a trav?s de una m?mica motriz de su expresi?n facial, sus gestos, su tono de voz y otras marcas no verbales de emoci?n. Mediante esta imitaci?n, las personas recrean en ellas mismas el humor del otro.

Cuando dos personas interact?an, la direcci?n en que se transmite el estado de ?nimo es del que es m?s en?rgico para expresar sus sentimientos al que es m?s pasivo... Algunas personas son especialmente susceptibles al contagio emocional; su sensibilidad innata hace que su sistema nervioso aut?nomo (una marca de actividad emocional) se dispare m?s f?cilmente.

Esta caracter?stica parece hacerlos m?s impresionables; los anuncios comerciales sentimentales pueden provocarles l?grimas, mientras una charla fugaz con alguien que se siente feliz puede estimularlos y tambi?n puede hacerlos m?s emp?ticos, ya que se sienten m?s f?cilmente conmovidos por los sentimientos de los dem?s.

El solo hecho de ver que alguien expresa una emoci?n puede provocar ese estado de ?nimo, tanto si uno se da cuenta o no de que imita la expresi?n facial. Esto nos ocurre constantemente, hay una danza, una sincron?a, una transmisi?n de emociones. Esta sincron?a del estado de ?nimo determina que uno sienta que una interacci?n sali? bien o no.

El grado de compenetraci?n emocional que las personas sienten en un encuentro queda reflejado por la exactitud con que combinan sus movimientos f?sicos mientras hablan, un indicador de cercan?a del que t?picamente no se tiene conciencia.

Una persona asiente con la cabeza cuando otra hace una observaci?n o ambas se mueven en su silla al mismo tiempo, o una se echa hacia delante mientras la otra se mueve hacia atr?s. La combinaci?n puede ser sutil hasta el punto de que ambas personas se balanceen en sus sillas giratorias al mismo ritmo.

Como se ha descubierto al observar la sincron?a entre madres e hijos, la misma reciprocidad une los movimientos de las personas que experimentan compenetraci?n emocional. La coordinaci?n de los estados de ?nimo es la esencia de la compenetraci?n y es la versi?n adulta de la sinton?a que una madre experimenta con su hijo.

Un determinante de la efectividad interpersonal es la habilidad con que la gente desarrolla su sincron?a emocional. Si son h?biles para sintonizar con el estado de ?nimo de otra persona, o logran dominar f?cilmente a otros, entonces sus interacciones ser?n m?s parejas a nivel emocional.

La marca de un l?der o actor poderoso es ser capaz de influir en una audiencia de miles de personas en ese sentido.

Fijar el tono emocional de una interacci?n es, en cierto sentido, una se?al de dominio en un nivel ?ntimo y profundo. Significa guiar el estado emocional de la otra persona. En lo que se refiere a los encuentros personales, quien tiene la mayor fuerza expresiva o el mayor poder, es aquella persona cuyas emociones influyen en la otra.

Los miembros dominantes de la pareja, hablan m?s, mientras el subordinado observa el rostro del otro, lo cual supone una disposici?n para la transmisi?n del afecto.

En el manejo de las relaciones y las artes sociales, adem?s de otras capacidades, se advierte la plenitud de la inteligencia interpersonal y el desarrollo de sus cuatro capacidades:

1. Organizaci?n de grupos.
Esencial en un l?der, esta habilidad incluye esfuerzos iniciadores y coordinadores de una red de personas. Es el talento que se ve en los directores y productores de teatro, en los oficiales militares y en los directores efectivos de organizaciones y unidades de todo tipo. En el patio de juegos, es el ni?o que toma la iniciativa y decide a qu? jugar?n todos, o se convierte en el capit?n del equipo.

2. Negociaci?n de soluciones.
Es el talento del mediador, que previene conflictos o resuelve aqu?llos que han estallado. Las personas que tienen esta habilidad se destacan en la realizaci?n de acuerdos, en arbitrar o mediar en disputas; podr?an hacer carrera en la diplomacia, en el arbitraje, en la ley o como intermediarios o administradores de adquisiciones. Son los ni?os que resuelven las disputas en el patio de juegos.

3. Conexi?n personal.
La empat?a y la conexi?n. Hace que resulte f?cil participar en un encuentro o reconocer y responder adecuadamente a los sentimientos y las preocupaciones de la gente. En el arte de las relaciones estas personas son ideales para el ?trabajo en equipo?, son esposas confiables, buenos amigos o socios comerciales; en el mundo comercial se desempe?an bien como vendedores o administradores, y pueden ser excelentes maestros.

Los chicos se llevan bien con casi todo el mundo, les resulta f?cil jugar con los dem?s y se sienten felices al hacerlo. Estos ni?os suelen ser excelentes para interpretar las emociones a partir de las expresiones faciales, y son apreciados por sus compa?eros.

4. An?lisis social.
Supone ser capaz de detectar y mostrar comprensi?n con respecto a los sentimientos, los motivos y las preocupaciones de la gente. Este conocimiento de c?mo se sienten los dem?s puede conducir a una f?cil intimidad o sentido de la compenetraci?n. En su mayor expresi?n, esta capacidad convierte a la persona en un competente terapeuta, consejero o, combinado con alg?n talento literario, en un talentoso novelista o dramaturgo.

Las emociones no son privadas sino p?blicas, con ello debemos entender que nuestra expresi?n verbal, gesticular y postural delata las emociones que estamos experimentando. As? pues, los pensamientos son privados mientras las emociones son p?blicas y los dem?s saben como nos sentimos, lo cual es muy importante para comunicarnos (Daniel Goleman).

Publicado por mario.web @ 22:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios