Viernes, 20 de mayo de 2011
Uno de los puntos m?s importantes a destacar dentro de la historia de la RIIAL es lo que siempre se ha entendido, pero que poco a poco se ha ido desarrollando y completando: el concepto de "t?cnico" con el cual nos hemos trabajado.
?
Perfil del t?cnico inform?tico en la Iglesia
Perfil del t?cnico inform?tico en la Iglesia
La larga trayectoria de los trabajos tecnol?gicos en la RIIAL, ya decenaria, impulsa a una acci?n de gracias al contemplar el crecimiento propiamente evang?lico de numerosas realidades, porque es la semilla que no se ve ni se siente crecer pero crece, se desarrolla y da frutos. Agradecemos a Dios, fuente de toda gracia, por ello. Ahora nos corresponde emprender un trabajo atento para responder con la mayor exactitud posible a la realidad tecnol?gica que la Iglesia nos presenta hoy.

El perfil del T?cnico RIIAL

Uno de los puntos m?s importantes a destacar dentro de la historia de la RIIAL es lo que siempre se ha entendido, pero que poco a poco se ha ido desarrollando y completando: el concepto de "t?cnico" con el cual nos hemos trabajado.

El "t?cnico" para la RIIAL no es aqu?l que, con destornillador en mano, sabe ajustar hasta poner a punto una computadora, instalar un programa o un sistema para que funcione bien. Tampoco es aqu?l que, fascinado con las tecnolog?as de vanguardia, lo conoce todo e implementa todo. El "t?cnico" es aquella persona de coraz?n ?profundamente eclesial? que comprende la Misi?n de la Iglesia de llegar hasta los confines de la tierra con el mensaje de Jes?s y que, por lo tanto, con los instrumentos que tiene en mano busca extender la presencia de la Iglesia hasta el fin.

Por eso a lo largo de los a?os, con peque?as catequesis, entrelazadas en los encuentros continentales, las cartas, el correo electr?nico y los encuentros virtuales... se ha ido formando la conciencia de que "t?cnico" significa "estratega de la tecnolog?a eclesial", "dise?ador de tecnolog?a para la Iglesia". Porque la Iglesia no necesita tener "una" tecnolog?a; la Iglesia necesita hacer MISI?N. Este aspecto ha quedado profundamente marcado en nuestros corazones muy especialmente cuando en Santo Domingo S.E. Foley impuso a cada miembro de la RIIAL la cruz de misionero con el mandato del Se?or: ID!

Este ser "estratega de tecnolog?a eclesial" significa tener la capacidad de otear el horizonte para ver las nuevas perspectivas tecnol?gicas, significa no olvidar las tecnolog?as existentes - incluso las ya muy pasadas -, porque por encima de toda tecnolog?a est? el "servicio" que debe prestar, al cual deber? adecuar la tecnolog?a a la realidad a la cual debe servir, cerrando as? la ecuaci?n ?necesidad-servicio? con una soluci?n inform?tica.

Tecnolog?a al servicio de la Iglesia
Pero fundamentalmente ser "estratega de tecnolog?a eclesial" significa tener la capacidad de realizar una s?ntesis adecuada de los sistemas tecnol?gicos - independientemente de cuales sean - con la realidad profunda de la Iglesia. Si hay un aspecto que podemos destacar, desde los or?genes del proyecto, es el respeto que las arquitecturas de los sistemas han tenido por la estructura eclesial, aportando en todo momento sus posibilidades para afianzar la realidad eclesiol?gica.

Es as? que el reconocimiento de la autoridad Episcopal en el gobierno de las Iglesias particulares han llevado al respeto de sus propias autonom?as en el trabajo inform?tico, d?ndose as? no s?lo el nacimiento de variadas realidades e iniciativas sino una particular comuni?n entre estas distintas experiencias, a las que poco a poco se han ido sumando la de los religiosos, seminarios y universidades. Esto muestra el esfuerzo y el aprendizaje que constantemente debemos realizar para poder tener los brazos abiertos para recibir a todos y ser esa "mesa com?n" donde todos aporten lo que tienen y tomen lo que necesitan.

Capilaridad de la RIIAL

Muchos son los servicios que la Iglesia est? poniendo en marcha a trav?s de Internet o por correo electr?nico en espa?ol y portugu?s. Y numerosas de ellas son excelentes. Es tarea de la RIIAL, muy especialmente, ampliar el n?mero de beneficiarios de tales servicios, aumentar la capilaridad y la extensi?n de la red que permita alcanzar a los m?s posibles. Para ello no basta colocar unas m?quinas: debe llevarse tambi?n una cultura de uso e invitarse a un esp?ritu solidario y eclesial.

Es el principio y lema que resuena permanentemente en nuestros trabajos: "Llegar hasta el ?ltimo", se ve claramente lo que significa esta "s?ntesis", ya que para poder ?llegar hasta el ?ltimo? se necesita ver "qu? necesita y qu? tiene" este ?ltimo y, s?lo as?, conociendo lo que necesita y lo que tiene, servirlo; dise?ar "un traje a la medida", poner toda la capacidad creativa para poder escoger exactamente lo que corresponde en el momento justo.

Esta realidad del t?cnico, que en verdad es compleja porque grande es el Misterio que se transmite, nos ha presentado permanentemente el desaf?o de pensar una y otra vez la arquitectura de los sistemas propuestos, los productos que se van eligiendo y desarrollando en cada momento y, por sobre todo, la orientaci?n general del curso del proceso inform?tico que no puede ser guiado por el mercado, ni el consumismo, ni siquiera por el mismo desarrollo tecnol?gico que, en nuestro caso, siempre est? subordinado al Mensaje y al destinatario.

De all? que nuestra mayor preocupaci?n, seg?n se pueden ver detalladamente en las conclusiones de M?xico, no sean las realidades globales, de las cuales son muchos que prestan su atenci?n, sino en las realidades min?sculas, peque?as, pobres y alejadas donde realmente hace falta un auxilio para la Evangelizaci?n. As? los t?cnicos, centrados completamente en el an?lisis de los sistemas a llevar adelante, buscan lograr que por medio de las tecnolog?as inform?ticas, quienes no ten?an puedan comenzar a tener, fen?meno que en la realidad se puede comprobar en diversos lugares con soluciones verdaderamente originales e inteligentes.

As?, en este trabajo de "s?ntesis" se presenta desde el principio la permanente tarea de ofrecer una informaci?n a los Obispos y superiores, para crear una cultura en el uso de este nuevo medio de Comunicaci?n Social que es una verdadera ayuda al trabajo y a la solicitud Pastoral cotidiana que les permite llegar hasta el ?ltimo conf?n.

El trabajo es duro y desafiante, pero la presencia del Esp?ritu lo gu?a e ilumina, prueba de lo cual son las verdaderas "vocaciones de servicio" que surgen, ya que esta tarea que presentada se lleva adelante cotidianamente por gente que, en su mayor parte, trabaja en sus momentos libres y con pobres compensaciones econ?micas, pero con un coraz?n dispuestos a dar todo por la Iglesia.

Pedimos siempre la gracia del Esp?ritu nos d? la sabidur?a necesaria para que, como Salom?n, "podamos servir a su pueblo".

Publicado por mario.web @ 23:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios