Viernes, 20 de mayo de 2011

El nivel acad?mico est? bajando a?o con a?o... los ni?os aprenden cada vez menos cosas en la escuela y las pocas cosas que aprenden, las aprenden mucho peor.
Autor: Lucrecia Rego de Planas | Fuente: Catholic.net
I. LA ALARMA DE COCINA YA NO FUNCIONA

- ?Tienen veinte minutos para hacer la tarea! - sol?a decir yo a mis hijos, cada tarde al terminar de comer, mientras daba cuerda al reloj de cocina y lo pon?a sobre la mesa, haciendo sonar su familiar ?TIC-TAC, TIC-TAC, TIC-TAC?, que terminaba con una sonora alarma a los veinte minutos exactos.

El ?RIIIIIIIIING? de la alarma se?alaba el momento para cerrar los libros obligatoriamente y guardarlos en las mochilas, teniendo toda la tarde libre para convivir, jugar, entretenernos y divertirnos en familia.

La t?ctica de la alarma de cocina me funcion? perfectamente durante toda la educaci?n preescolar, primaria y secundaria de mis tres hijos mayores (ahora de 25, 23 y 21 a?os). De hecho, en ese entonces, mis hijos terminaban la tarea mucho antes de que la alarma sonara. Tambi?n me funcion? durante la educaci?n preescolar y gran parte de la primaria de mis tres hijos intermedios (ahora de 18, 15 y 13 ). Pero dej? de funcionar (no la alarma, sino la t?ctica) de manera misteriosa, inmediata, inesperada y sorprendente, cuando mis tres hijos peque?os (de 10, 9 y 6) llegaron a la edad de hacer tareas.

Desde entonces... el tiempo para hacer las tareas cada tarde se vuelve interminable, tedioso y agotador para ellos y para m? . Los ni?os completan los deberes ya muy entrado el anochecer, qued?ndoles ?nicamente el tiempo suficiente para ducharse, cenar, rezar e irse a dormir. Ya no existe en nuestras tardes tiempo para los juegos, la convivencia, ni el entretenimiento en familia.

?Qu? sucedi??
?Los cambi? de colegio? No, el colegio ha sido el mismo para el primero y para el ?ltimo de mis hijos.
?Son m?s, las tareas que ahora les dejan? No, todo lo contrario, ahora les dejan mucho menos tareas que las que les dejaban antes.
?Son m?s dif?ciles las tareas que ahora les dejan? ?Para nada! El nivel de ense?anza ha decrecido de manera visible. Las tareas que ahora le dejan al de cuarto de primaria (que es el s?ptimo de mis hijos) son equivalentes (en contenido y grado de dificultad) a las que les dejaban a los ni?os en Preprimaria hace unos cuantos a?os.
?Ser?, entonces, que mis hijos peque?os son menos listos que sus hermanos mayores? ?Tampoco! Gracias a Dios todos mis hijos gozan de una muy buena inteligencia que los hace capaces de entender y aplicar los conceptos f?cilmente.

Entonces... ??? ?Qu? sucedi?? ?Por qu? antes me funcionaba la alarma de cocina y ahora ya no me funciona?

La respuesta es bien sencilla: Hasta hace unos cuantos a?os los ni?os aprend?an en la escuela y los deberes para la tarde eran s?lo practicar y repasar lo que ya hab?an aprendido en clase.
Ahora... los ni?os no aprenden en la escuela y por lo tanto no saben c?mo resolver sus tareas. Las mam?s nos vemos obligadas a explicar y ense?ar, por las tardes, todo aquello que debieron explicarles y ense?arles las maestras por la ma?ana.

A m? me gusta ense?ar. Gozo verdaderamente ense?ando e ideando nuevas modalidades y t?cnicas para que los ni?os comprendan los conceptos y los apliquen. No se me dificulta ense?ar y es para m? hermoso (verdaderamente hermoso y gratificante) contemplar la transformaci?n de un cerebro infantil y la alegr?a profunda que produce en el ni?o aprender algo nuevo.

Pero no puedo negar, para satisfacci?n de todos los que se escandalizan de nosotros por haber optado por una familia numerosa, que para m? ha resultado extraordinariamente complicado estar ense?ando (al mismo tiempo) al peque?o, a leer y sumar; al otro, a restar y escribir; al siguiente, las tablas de multiplicar y los estados de la rep?blica; al m?s grandecito, la suma de fracciones y las partes del aparato digestivo y a la otra, los principios de ?lgebra. Todo a la vez, sobre la misma mesa y durante el horario reducido de las tardes.

Si yo hubiera escogido ser homeschooler... mis hijos y yo estar?amos todas las ma?anas en casa, con el tiempo, los ?nimos, los espacios y los materiales necesarios y suficientes para tener una escuela en casa.

Pero no opt? por eso. Mi esposo y yo seleccionamos el tipo de educaci?n que quer?amos para nuestros hijos y decidimos inscribirlos en uno de los mejores colegios cat?licos del pa?s, para que ah?, adem?s de la formaci?n religiosa que consideramos lo m?s importante, tuvieran maestros competentes y cualificados, que les transmitieran los conocimientos adecuados a cada edad, dentro de un programa escolarizado y exigente.

El hecho es que ahora mis hijos van al colegio por las ma?anas y, como no aprenden lo que deben aprender (porque nadie se los ense?a), en las tardes nos hemos visto obligados a ser homeschoolers. Es agotador... de verdad... para los ni?os y para m?. Y los resultados son muy pobres, pues no se puede ense?ar en dos horas lo que se debi? ense?ar en seis.

Lo m?s triste del asunto es que... despu?s de mucho buscar e investigar por una posible mejor opci?n para mis hijos, he podido comprobar, con una profunda sensaci?n de impotencia, que el deterioro sostenido, progresivo e imparable en los resultados de la ense?anza dentro de las escuelas, se est? dando no s?lo en la escuela de mis hijos, sino en todas las escuelas... cat?licas, laicas, privadas y gubernamentales, y no s?lo en M?xico, sino a nivel internacional. El nivel acad?mico est? bajando a?o con a?o... los ni?os aprenden cada vez menos cosas en la escuela y las pocas cosas que aprenden, las aprenden mucho peor.

(Continuar? con el siguientes cap?tulo:
II. TRES INFLUENCIAS MORT?FERAS PARA LA EDUCACI?N: LOS CONTADORES, LOS PSIC?LOGOS Y LOS PEDAGOGOS)


Publicado por mario.web @ 23:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios