S?bado, 21 de mayo de 2011

Benedicto XVI dice al respecto:

Las diferentes formas actuales de disoluci?n del matrimonio, como las uniones libres y el ?matrimonio a prueba?, hasta el pseudo-matrimonio entre personas del mismo sexo, son expresiones de una libertad an?rquica que se presenta err?neamente como aut?ntica liberaci?n del hombre. Una pseudo-libertad as? se basa en una banalizaci?n del cuerpo, que inevitablemente incluye la banalizaci?n del hombre.

Su presupuesto es que el hombre puede hacer de s? lo que quiere: su cuerpo se convierte de este modo en algo secundario, manipulable desde el punto de vista humano, que se puede utilizar como se quiere.

El libertinaje, que se presenta como descubrimiento del cuerpo y de su valor, es en realidad un dualismo que hace despreciable el cuerpo, dej?ndolo por as? decir fuera del aut?ntico ser y dignidad de la persona (...).

Y contin?a:

?La gracia de Cristo no se superpone desde fuera a la naturaleza del hombre, no la violenta, sino que la libera y la restaura, al elevarla m?s all? de sus propias fronteras. Y as? como la encarnaci?n del Hijo de Dios revela su verdadero significado en la cruz, as? tambi?n el amor humano aut?ntico es entrega de s? mismo, no puede existir si evita la cruz.?(...)

?Ahora bien, ning?n hombre y ninguna mujer, por s? solos y s?lo con sus propias fuerzas, pueden dar adecuadamente a los hijos el amor y el sentido de la vida. Para poder decir a alguien: ?tu vida es buena, aunque no conozca tu futuro?, se necesitan una autoridad y una credibilidad superiores, que el individuo no puede darse por s? solo.

El cristiano reconoce la acci?n de ese amor eterno e indestructible de Dios, que asegura a la vida de cada uno de nosotros un sentido permanente, aunque no conozcamos el futuro. Por este motivo, la edificaci?n de cada una de las familias cristianas se enmarca en el contexto de la gran familia de la Iglesia, que la apoya y la acompa?a, y garantiza que hay un sentido y que en su futuro se dar? el ?s?? del Creador. Y rec?procamente la Iglesia es edificada por las familias, ?peque?as Iglesias dom?sticas?, como las ha llamado el Concilio Vaticano II?.


Publicado por mario.web @ 13:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios