S?bado, 21 de mayo de 2011

VIDA
El amor es una decisi?n...
El actor Jim Caviezel y su esposa Kerri hab?an pasado dos veces por el drama del aborto y no lograban tener una familia propia. A Jim le aterrorizaba la idea de adoptar, y m?s a?n a un ni?o con discapacidad: ?No pensaba que pudiese amar a un ni?o as??. Pero todo cambi? cuando una amiga le mostr? una imagen de un peque?o con un tumor cerebral, que pod?a verse dentro y fuera de la cabeza. ?Hab?a algo en sus ojos... Y me qued? como escuch?ndole: ??Me amar?s??. Yo dije: ?S?, te amar锻. ?El amor fue instant?neo y definitivo, a un nivel que nunca hab?a experimentado?. Entonces ?l y Kerri decidieron adoptar de nuevo. Les ofrecieron una ni?a en perfecto estado de salud, pero pensaron que ser?a m?s f?cil que la adoptara otra familia, mientras que a LeLe, tambi?n con un tumor, ten?a mayor necesidad de una familia. Y es que ser padre ?te cambia?, contin?a Caviezel. ?Tus prioridades son completamente distintas. Dejas de pensar en ti mismo para pensar s?lo en ellos. El amor es una decisi?n... Cada ma?ana al despertar me arrodillo para dar gracias a Dios por tenerles conmigo?.
Con datos de Religion en libertad, 07-03-2010

EDUCACI?N
?En mi clase, vida s?
La plataforma Profesionales por la ?tica (PPE), invit? a los profesores espa?oles a firmar la declaraci?n ?En mi clase, vida s?, en la que rechazan a impartir la ideolog?a de la nueva ley del aborto que quiere imponer en los j?venes la creencia de que esta pr?ctica es un derecho. La adhesi?n a la declaraci?n puede enviarse a [email protected]
Fuente: ACI, 3 de marzo de 2010

SOCIEDAD
M?s familia
No cabe duda de que la defensa de la familia exige un proyecto cultural de fondo. Family and Media es un grupo de investigaci?n internacional que analiza c?mo informan los medios sobre la familia y elabora propuestas para que el retrato sea m?s exacto. El impulsor de esta iniciativa es Norberto Gonz?lez Gaitano, actual vicerrector de comunicaci?n de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma) y antes profesor de la Universidad de Navarra.
Fuente: Aceprensa, 8 de marzo de 2010

In-F?RMATE
Homosexuales y la Iglesia
No es raro que en los medios de comunicaci?n se critique a la Iglesia por su supuesta posici?n contra los homosexuales. Pero son pocos los que ahondan y ven m?s all? del sensacionalismo: que la Iglesia no tiene nada contra las personas.

Un buen bot?n de muestra viene de ?frica: los obispos de Uganda criticaron un proyecto de ley que prev? duras penas (en alg?n caso, la pena de muerte), contra los homosexuales. Ha sido, pues, la Iglesia la que se ha levantado contra esta posici?n, mostrando claramente que la Iglesia no condena a los homosexuales en s?, sino que incluso los defiende si es el caso.

Tal vez la mejor manera de entender la posici?n cat?lica sobre este punto son los documentos que la Iglesia ha ido emitiendo a lo largo de los a?os: los n?meros del Catecismo (2357-2359); la carta de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe del 1 de octubre de 1986, sobre la atenci?n pastoral a las personas con tendencias homosexuales; y, del mismo dicasterio vaticano, el documento sobre algunas consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales (3 de junio de 2003), por mencionar los m?s importantes. Ser?a muy largo desarrollar todos los puntos; bastar?a subrayar tres imprescindibles:

1. Es necesario hacer la distinci?n entre ?tendencia homosexual y actos homosexuales? (Atenci?n pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986). Si bien los primeros no son pecados en s?, ?constituye sin embargo una tendencia, m?s o menos fuerte, hacia un comportamiento intr?nsecamente malo desde el punto de vista moral? (Idem, n. 3).

2. Los hombres y mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidos con respeto, compasi?n y delicadeza (Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n. 2358; Congregaci?n para la Doctrina de la Fe, Carta sobre la atenci?n pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986, n. 12), pero esto no significa que se pueda aprobar la pr?ctica abierta del homosexualismo, cuyos actos son intr?nsecamente desordenados, pues ?cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobaci?n en ning?n caso? (Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n. 2357).

3. Este mismo respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobaci?n de la legalizaci?n de las uniones homosexuales. El bien com?n exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la uni?n matrimonial entre un hombre y una mujer como base de la familia, c?lula primaria de la sociedad. ?Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significar?a no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino tambi?n ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio com?n de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad? (Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, n. 11).

Habr?a mucho m?s que decir, pero estas breves l?neas pueden dejar claras las premisas para cuando alguien desee opinar, de manera arbitraria, sobre la posici?n de la Iglesia en este campo. Despu?s de todo, la Iglesia, que es Madre, ama a todos y desea que sus hijos sean felices aqu? en la tierra y, al final de la vida, lleguen a la aut?ntica y verdadera meta: el abrazo eterno con Dios.

Por Ad?n L?pez, L.C.
Con datos de Alfa y Omega, 25-II-2010 y los documentos vaticanos antes citados

UN BUEN LIBRO
T?tulo: Soy tu Madre
Autor: H?ctor Guerra, LC y Juan Pablo Ledesma, LC
Editorial: Planeta - Testimonio
?C?mo era Mar?a? ?C?mo pensaba, sent?a, viv?a? ?C?mo lat?a su Coraz?n al contacto con Dios? Y, como consecuencia, c?mo piensa, siente y vive, podemos vislumbrarlo en estas p?ginas, que son un precioso bosquejo de la obra maestra que veremos un d?a en el Cielo. Mar?a nuestra Madre, nuestro modelo, nuestra Maestra. ?Qu? seguridad verse envuelto en el dulc?simo magisterio de la Madre de Dios! Sumergirse en estas p?ginas es caer en la cuenta de que somos hijos de Mar?a y descubrir que sus santuarios son remansos de ?su ternura materna?; que abren sin cesar los corazones a la gracia divina, incluyendo el santuario de nuestro propio coraz?n, ese coraz?n que se hizo Suyo cuando nos dio a luz en el Calvario.
Para conseguir el libro, visita:
Librer?a Balmes o Casa del libro


Publicado por mario.web @ 14:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios