S?bado, 21 de mayo de 2011
Ofrecemos a continuaci?n el discurso que el Papa ha dirigido a los obispos de Uganda, que se encuentran en estos momentos en visita Ad limina Apostolorum.
?
Benedicto XVI:
Benedicto XVI: "Resistid a la seducci?n de la cultura materialista"
CIUDAD DEL VATICANO, viernes 5 de marzo de 2010 (ZENIT.org).-
******



Eminencia,
Queridos Hermanos Obispos,
Me complace saludaros, obispos de Uganda, en vuestra visita Ad Limina a las tumbas de los Ap?stoles Pedro y Pablo. Agradezco al Obispo Ssekamanya los corteses sentimientos de comuni?n con el Sucesor de Pedro que ha expresado en vuestro nombre. De buen grato correspondo y os aseguro mis oraciones y afecto por vosotros y por el Pueblo de Dios confiado a vuestro cuidado. De un modo particular mis pensamientos se dirigen a aquellos que han resultado afectados por el reciente alud de tierras en la regi?n de Bududa de vuestro pa?s. Ofrezco oraciones al Dios Todopoderoso, el Padre de todas las gracias, para que conceda el eterno descanso a las almas de los fallecidos, y d? fortaleza y esperanza a todos los que est?n sufriendo las consecuencias de este tr?gico acontecimiento.

La Segunda Asamblea Especial para el S?nodo de los Obispos de ?frica celebrada recientemente fue memorable en su llamada a renovar esfuerzos en el servicio de una evangelizaci?n m?s profunda de vuestro continente (cf. Mensaje al Pueblo de Dios, 15). El poder de la palabra de Dios y el conocimiento y amor de Jes?s no pueden m?s que transformar las vidas de las personas mejorando su manera de pensar y de actuar. A la luz del mensaje del Evangelio, sois conscientes de la necesidad de alentar a los Cat?licos de Uganda para apreciar plenamente el sacramento del matrimonio en su unidad e indisolubilidad, y el derecho sagrado a vivir. Os insto a ayudarles, tanto a los sacerdotes como a los fieles laicos, a resistir a la seducci?n de la cultura materialista del individualismo que ha echado ra?ces en tantos pa?ses. Continuad pidiendo una paz duradera basada en la justicia, en la generosidad con los necesitados y en un esp?ritu de di?logo y reconciliaci?n. Mientras promov?is un verdadero ecumenismo, estad especialmente cerca de los que son m?s vulnerables al avance de las sectas.

Guiadles para rechazar sentimientos superficiales y una predicaci?n que vaciar?a la cruz de Cristo de su poder (cf. 1 Cor 1:17); de esta manera continuar?is, como Pastores responsables, manteni?ndoles a ellos y a sus hijos fieles a la Iglesia de Cristo. En este sentido me complace conocer que vuestra gente encuentra consuelo espiritual en formas populares de evangelizaci?n como las peregrinaciones organizadas al Santuario de los M?rtires de Uganda en Namugongo, donde la activa presencia pastoral de Obispos y numerosos sacerdotes gu?an la piedad de los peregrinos hacia la renovaci?n como individuos y como comunidades.

Continuad apoyando a todos los que con generosos corazones ayudan a las personas desplazadas y a los hu?rfanos procedentes de ?reas desgarradas por la guerra. Alentad a los que se ocupan de las personas afligidas por la pobreza, el sida y otras enfermedades, ense??ndoles a ver en aquellos a los que sirven el rostro de Jes?s que sufre (cf. Mt 25:40).

La evangelizaci?n renovada da lugar a su vez a una cultura Cat?lica m?s profunda que est? arraigada en la familia. De vuestros Informes Quinquenales he conocido que los programas de educaci?n en las parroquias, escuelas y asociaciones, y vuestras propias intervenciones sobre cuestiones de inter?s com?n, est?n de hecho difundiendo una cultura Cat?lica m?s fuerte. Un gran bien puede venir de laicos bien preparados que son activos en los medios de comunicaci?n, en la pol?tica y en la cultura. Cursos para su adecuada formaci?n, especialmente en Doctrina Social Cat?lica, deber?an proporcionarse, aprovechando los recursos de la Universidad M?rtires de Uganda u otras instituciones. Animadles a ser activos y francos en el servicio a lo que es justo y noble. De esta manera, la sociedad en conjunto se beneficiar? de los Cristianos capacitados y entusiastas que asumen funciones de liderazgo al servicio del bien com?n. Los movimientos Eclesiales tambi?n merecen vuestro apoyo para su positiva contribuci?n a la vida de la Iglesia en muchos sectores.

Los Obispos, como primeros agentes de evangelizaci?n, est?n llamados a dar un testimonio claro de la solidaridad pr?ctica que nace de nuestra comuni?n en Cristo. En un esp?ritu de caridad Cristiana, las Di?cesis que gozan de m?s recursos, tanto materiales como espirituales, deben ayudar a las que tienen menos. Al mismo tiempo, todas las comunidades tienen el deber de luchar por la autosuficiencia. Es importante que vuestra gente desarrolle un sentido de responsabilidad con ellos mismos, su comunidad y su Iglesia, y se dejen imbuir m?s profundamente del esp?ritu Cat?lico de sensibilidad a las necesidades de la Iglesia universal.

Vuestros sacerdotes, como comprometidos ministros de evangelizaci?n, ya se benefician en gran medida de vuestra preocupaci?n y gu?a paternales. En este A?o del Sacerdocio ofrecerles vuestra asistencia, vuestro ejemplo y vuestra ense?anza clara. Exhortadles a rezar y vigilar, especialmente respecto a ambiciones ego?stas, mundanas o pol?ticas, o a un apego a la familia o el grupo ?tnico. Continuad promocionando las vocaciones, proporcionando el debido discernimiento de los candidatos y su motivaci?n adecuada y formaci?n, especialmente su formaci?n espiritual. Los sacerdotes deben ser hombres de Dios, capaces de guiar a otros, a trav?s del consejo sabio y el ejemplo, en los caminos del Se?or.

Los religiosos y religiosas en Uganda est?n llamados a ser un ejemplo y una fuente de aliento para toda la Iglesia. A trav?s de vuestros consejos y oraciones, ayudadles en su lucha por el objetivo de la caridad perfecta y el testimonio corroborado del Reino. Los sacerdotes y los religiosos requieren apoyo constante en sus vidas de celibato y virginidad consagrada. A trav?s de vuestro propio ejemplo, ense?adles sobre la belleza de este camino de vida, de paternidad y maternidad espiritual con la que ellos pueden enriquecer y profundizar el amor de los fieles por el Creador y Dador de todos los bienes. Vuestros catequistas tambi?n son un gran recurso. Continuad prestando atenci?n a sus necesidades y formaci?n, poned ante ellos, para su aliento, el ejemplo de m?rtires como el Beato Daudi Okello y el Beato Jildo Irwa.

Queridos Hermanos Obispos, con el Ap?stol Pablo, os exhorto: ?p?rtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la funci?n de evangelizador, desempe?a a la perfecci?n tu ministerio? (2 Tim 4Avergonzado. En los Beatos M?rtires Ugandeses, vosotros y vuestra gente ten?is modelos de gran valent?a y resistencia en el sufrimiento.

Contad con sus oraciones y esforzaos siempre por ser dignos de su legado. Encomend?ndoos a vosotros y a los confiados a vuestro cuidado pastoral a la protecci?n amorosa de Mar?a, Madre de la Iglesia, con afecto os imparto a todos vosotros mi Bendici?n Apost?lica.

Publicado por mario.web @ 16:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios