S?bado, 21 de mayo de 2011
El Esp?ritu de la red debe expresar un esp?ritu de fraternidad, paz y fiesta. Los nuevos evangelizadores est?n llamados a cambiar la cultura y construir una alianza entre los hombres.
?
Caracter?sticas de una Red Inform?tica Eclesial
Caracter?sticas de una Red Inform?tica Eclesial
Tomado de las palabras inaugurales de S.E.R. Mons. John P. Foley
3? Reuni?n Continental de la RIIAL
Lomas de Zamora, Buenos Aires, Argentina
28 de septiembre de 1996


Jubileo y Nueva Evangelizaci?n


El Santo Padre nos ha convocado a preparar la celebraci?n de un gran Jubileo: se cumplen dos mil a?os del nacimiento de Jesucristo. Este es motivo de fiesta no s?lo para toda la lglesia; el Papa desea que fuera esta una oportunidad para que el mundo entero recupere la alegr?a. Pero para que haya alegr?a se requiere paz. Para la paz, justicia. Y para la justicia, amor.

Por ello, nuestra ya tradicional referencia de la Red Inform?tica como "mesa com?n" adquiere matices especiales en estos a?os previos al 2000. El esp?ritu abierto y solidario de la Red se debe expresar tanto en nuestros modos de proceder como en los contenidos que transmitimos hacia dentro y hacia fuera de la misma Red. Nos corresponde favorecer con nuestro trabajo -y precisamente aqu? en Am?rica Latina- un clima de paz que sea la mejor tierra para que florezca la verdadera fiesta. Porque, as? como Jesucristo nos ofrece una paz, "no como la que da el mundo", igualmente la fiesta, el banquete al que nos convoca, no es como los banquetes del mundo. Tiene unas notas propias, caracter?sticas del Reino de Dios que somos invitados a empezar a vivir ya aqu?:

La Red como mesa com?n
Tiene vocaci?n universal

Se trata de una mesa com?n a la que todos est?n convocados. La Iglesia se dirige con su mensaje a todo ser humano. Aquellos que libremente aceptan la invitaci?n, empiezan a vivir un nuevo tipo de fraternidad que no se define ya por el origen de cada uno (apellido, condici?n social, cultura, raza) sino por aquello hacia lo que convergen: un padre com?n. Los habita el mismo Esp?ritu, que es el de Jesucristo. Este y no otro, es el Esp?ritu que anima la Red, y que hace posible la paz y la fiesta.

Es m?ltiple y es una

El Documento de Santo Domingo se expresa con estas palabras: "La venida del Esp?ritu Santo en Pentecost?s pone de manifiesto la universalidad del mandato evangelizador: pretende llegar a toda cultura. Manifiesta tambi?n la diversidad cultural de los fieles, cuando o?an hablar a los ap?stoles cada uno en su propia lengua" (S.D. 228). Como bien dice Mons. Juan Luis Ysern, cada persona, desde su propia cultura y manteniendo su identidad, escucha y acoge a Dios mismo que se da en Alianza. Y ello establece entre todos una comuni?n, una comunidad que respetando las "alteridades", vive la profundidad de la uni?n, entreg?ndose y acogi?ndose unos a otros, todos servidores de todos. (Cf. YSERN, J.L. La comunicaci?n social en Santo Domingo. CELAM, 1993). Esta rica realidad puede ser vista como un variado mosaico, que muestra una figura coherente en que cada elemento aporta su color particular.

Tanto el Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales como el CELAM hemos procurado ser, a lo largo de estos a?os, profundamente respetuosos con la realidad de cada uno, y a la vez motivar insistentemente a la unidad de todos.

Esa unidad tiene una de sus expresiones t?cnicas en la "anti-babel" que significa la compatibilidad de los lenguajes inform?ticos, a la que tantos esfuerzos hemos dedicado en estos a?os. Por otra parte, la creciente cooperaci?n entre los t?cnicos de la Red, nos ha facilitado la obtenci?n de condiciones favorables para todos. Este es un primer y visible fruto del esp?ritu solidario de esta Red, y anima a trabajar a?n m?s para que crezca la conciencia de que todos han de ser destinatarios de los bienes de los dem?s.

Es eclesial

En ella se refleja la gran riqueza y la estructura de la iglesia en la multiplicidad de sus ministerios y carismas. La Red nace y crece orientada a servir a los Obispos en sus tareas pastorales. Por ello es tan importante la figura de la Conferencia Episcopal en cada pa?s, y la del CELAM como animador en todo el Continente. Poco a poco van incorpor?ndose otras realidades eclesiales que ayudan a completar el servicio evangelizador que puede hacer el instrumento inform?tico. No olvidemos que desde el principio el Santo Padre intuy? -y nos lo propone como un desaf?o- que esta Red ser?a semilla de redes m?s amplias que alcanzar?n a la Iglesia en otros continentes.

La Red expresa su eclesialidad tambi?n en sus contenidos. Es depositaria y transmisora de toda la riqueza doctrinal de la Iglesia, en su Magisterio pontificio y episcopal. En este sentido, es fuente de verdad para quienes la buscan. Est? llamada a ser facilitadora de conocimiento rec?proco, animadora de acciones evangelizadoras coordinadas entre todos y fuente de noticias sobre la vida cotidiana de la Iglesia.

Debe servir a los m?s aislados

Uno de los grandes valores de la t?cnica actual es que se puede hacer accesible a grupos poco dotados de otro tipo de infraestructura. Si el A?o de Gracia del Se?or se significa por el anuncio a los pobres y los cautivos, es ?sta una clave para nuestro actuar. Recordemos qui?nes aceptaron la invitaci?n en la par?bola del Banquete de bodas: quienes estaban en los caminos, olvidados de todos. Para entrar, s?lo se nos pide una cosa: que estemos vestidos de fiesta. Que hayamos hecho la paz con nosotros mismos y con los dem?s. Que no impongamos una din?mica de poder ni de dominio. Que compartamos nosotros tambi?n nuestro pan con el vecino.

Nos espera una tarea intensa y hermosa. Aun tenemos que aprender mucho, y superar algunos obst?culos t?cnicos que nos han impedido un mayor dinamismo interno en la vida de la Red. Aun ha de avanzar en efectividad el trabajo inform?tico en red dentro de las Di?cesis y los pa?ses. Hemos de aprender a estar presentes en las autopistas de la informaci?n como portadores del mensaje evang?lico.

La Red como Medio de Comunicaci?n Social

En un contexto que es cada vez m?s pesimista respecto a los Medios de Comunicaci?n Social -pesimismo tantas veces justificado-, corresponde a nosotros demostrar el alto valor que pueden tener esos medios al servicio del Evangelio. Especialmente hoy, la inform?tica como instrumento de comunicaci?n. Sobre ello, la Aetatis Novae nos anima diciendo que "si la lglesia ha de comunicar su mensaje, adapt?ndolo a cada ?poca y tambi?n a las particulares culturas de las diferentes naciones y pueblos, hoy en d?a debe hacerlo de forma especial con la cultura de los nuevos medios de comunicaci?n social". (A.N., 8). Pero no olvidemos que hacer red, es hacer Iglesia. Se trata de un trabajo profundamente eclesial si se realiza con un esp?ritu de oraci?n y de servicio.

Publicado por mario.web @ 16:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios