S?bado, 21 de mayo de 2011
Gran testimonio de una consagrada sobre c?mo su apostolado con las religiosas le ha ense?ado una gran lecci?n de vida
?
Margarita Estrada
Margarita Estrada
Margarita Estrada, miembro consagrado del Movimiento Regnum Christi, celebr? el 40? aniversario de su consagraci?n a Cristo el 8 de diciembre de 2009. Actualmente colabora como coordinador territorial para el apostolado Instituto DAR, cuya misi?n es formar, robustecer, y renovar el ideal de la vida consagrada. Nos ofrece este testimonio de c?mo su apostolado con las religiosas le ha ense?ado una gran lecci?n de vida:

?Hermana, ?c?mo est???
?Estoy loca de amor por Jes?s.?

Ten?a delante de m? una religiosa anciana y gravemente enferma, sufriendo una condici?n f?sica deplorable: un tumor en la cabeza, reproducido por segunda vez, le hab?a sacado el ojo derecho y le inclinaba la cabeza hacia abajo, con el cuerpo terriblemente encorvado. Pero esta hermana ten?a el coraz?n ?en forma?, en actitud de entrega, en un estado de salud perfecta. Nunca podr? olvidar esta experiencia; marc? profundamente los inicios de mi apostolado con las religiosas.
?Cu?l era el objetivo que el Esp?ritu Santo marcaba en mi apostolado? Enamorarles de Jes?s, encender m?s vivamente la llama del amor a Jes?s, para que las religiosas llegaran al final de su vida con la l?mpara encendida, como esta religiosa.

A trav?s de las palabras de esta religiosa, tambi?n comprend? que el amor de Jes?s buscaba cauces para acercarse a las religiosas y decirles cu?nto las ama, cu?nto desea verlas realizadas, felices, plenas en su seguimiento, cu?nto desea que gocen de su amor, de su presencia, de su cercan?a, del don de su vocaci?n consagrada, se?al inequ?voca de su predilecci?n. Hay un amor que quiere desbordarse en sus corazones.
He sido testigo privilegiado de este derroche del amor de Dios hacia sus religiosas cuando las he visto caminar m?s decididamente por el camino de su santidad; cuando he visto la transformaci?n de sus rostros en rostros radiantes, alegres, sonrientes; cuando he escuchado sus palabras de ?Vuelvo a empezar?; cuando las he visto salir decididas a seguir en pos de Cristo en su vocaci?n, despu?s de serias dudas, de mucho sufrimiento, de decisiones de traici?n. ?Sembramos tan poco y cosechamos tanto! ?No es esto una prueba grande de su gran amor?

En estos a?os he encontrado la fragilidad del ser humano ante la grandeza del llamado pero tambi?n la fuerza incre?ble de la gracia que ha forjado y sigue forjando almas santas entre sus religiosas. S?lo me queda exclamar con el salmista: ?Bendice alma m?a al Se?or y todo mi ser a su santo nombre. Bendice alma m?a al Se?or y no olvides sus beneficios? al mismo tiempo unir mi coraz?n al Coraz?n de Mar?a Sant?sima para cantar con Ella: ?Engrandece mi alma al Se?or porque ha hecho maravillas? y sigue haciendo maravillas en el alma de sus religiosas. Gracias, Se?or.

Publicado por mario.web @ 19:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios