Domingo, 22 de mayo de 2011
Las preguntas de los j?venes al Papa
?
Las renuncias son posibles si tienen un significado
Las renuncias son posibles si tienen un significado
26/03/2010

Jes?s invit? al joven rico a dejarlo todo y a seguirlo, pero ?l se fue triste. Yo como ?l tambi?n tengo dificultad en seguirlo, porque tengo miedo de dejar mis cosas y muchas veces la Iglesia me pide renuncias dif?ciles.

Santo Padre, ?c?mo puedo encontrar la fuerza para las decisiones que requieren valent?a, y qui?n me puede ayudar?

Benedicto XVI:
"Comenzamos, quiz?, con esta dura palabra para nosotros: renuncias. Las renuncias son posibles y se vuelven al final bellas si tienen un por qu? y si este por qu? justifica luego la dificultad de la renuncia. San Pablo us? en este contexto la imagen de las Olimpiadas y de los atletas comprometidos en las olimpiadas. Les dijo que para llegar finalmente, decimos hoy a la medalla, en aquel tiempo a la corona, deben vivir una disciplina muy dura, deben renunciar a muchas cosas, deben realmente ejercitar este deporte que hacen. Hacen grandes sacrificios y renuncias porque tienen un por qu?, vale la pena aunque al final no queden entre los vencedores. Sin embargo, es una cosa bella haberse disciplinado y haber sido capaces de hacer estas cosas con cierta perfecci?n.

Y lo mismo vale con esta imagen de San Pablo para las Olimpiadas, vale tambi?n para todos los aspectos de la vida. Una vida profesional buena no es posible alcanzarla sin renuncias, sin una preparaci?n adecuada, que siempre exige disciplina, exige que debo renunciar a algo. Y as? tambi?n en el arte, en todos los elementos de la vida, comprendemos todos que para alcanzar un objetivo profesional, deportivo, art?stico, cultural, debemos renunciar, aprender, para avanzar precisamente en el arte de vivir, de ser uno mismo. El arte de ser un ser humano exige renuncias verdaderas que nos ayudan a encontrar el camino de la vida, el arte de la vida, y est?n indicadas en la Palabra de Dios y nos ayudan a no caer en el abismo de la droga, del alcohol, de la esclavitud de la sexualidad, de la esclavitud del dinero, de la pereza.

Todas estas cosas en primera instancia aparecen como acciones de libertad, en realidad no son acciones de libertad sino el comienzo de una esclavitud que se vuelve cada vez m?s insuperable. Y superar estas renuncias a la tentaci?n del momento, ir hacia el bien, crea la verdadera libertad y hace valiosa la vida".

El Evangelio nos dice que Jes?s mir? a ese joven y lo am?. Santo Padre, ?qu? quiere decir ser mirados con amor por Jes?s?, ?c?mo podemos nosotros tambi?n experimentar eso?, ?es realmente posible vivir esta experiencia incluso en nuestra vida hoy?

Benedicto XVI: "Una persona no se puede conocer del mismo modo en el cual se estudian las matem?ticas, para las matem?ticas es suficiente la raz?n, pero para conocer a una persona, especialmente la gran persona de Jes?s Dios-hombre, es necesaria la raz?n, pero al mismo tiempo tambi?n el coraz?n. S?lo con la apertura del coraz?n hacia ?l, en este conjunto de conocer lo que dijo, lo que hizo, con nuestro amor, con nuestro caminar hacia ?l, podemos poco a poco conocerlo cada vez m?s y experimentar ser amados. Por lo tanto, escuchar la palabra de Jes?s, escucharla en la comuni?n de la Iglesia, con su gran experiencia y responder con nuestra oraci?n, con nuestra pl?tica personal con Jes?s, en donde le decimos todo lo que no podemos entender, nuestras necesidades, nuestras preguntas. En un verdadero encuentro podemos encontrar este camino de conocimiento que se vuelve amor y naturalmente no s?lo pensar, no s?lo rezar, sino hacer es una parte del camino hacia Jes?s, hacer las cosas buenas, comprometerse por el pr?jimo. Existen muchos caminos, cada uno conoce sus posibilidades en la parroquia, en la comunidad en donde vive, para comprometerse con Cristo y con los dem?s, por la vitalidad de la Iglesia, para que la fe sea verdaderamente una fuerza formativa de nuestro ambiente, de nuestro tiempo".

Santo Padre, el joven del Evangelio pregunt? a Jes?s: maestro bueno ?qu? debo hacer para tener la vida eterna? Yo no s? ni siquiera qu? es la vida eterna. No logro imagin?rmela, pero s? una cosa: no quiero desperdiciar mi vida, quiero vivirla profundamente y no deseo vivirla sola. Tengo miedo que esto no se realice, tengo miedo de pensar s?lo en m? misma, de equivocarme en todo y darme cuenta que no tengo una meta por alcanzar, vivir al d?a. ?Es posible hacer mi vida bella y grande?

Benedicto XVI:
"Amar a Dios supone conocer a Dios, reconocer a Dios, y este es el primer paso que debemos hacer: intentar conocer a Dios. De este modo sabemos que mi vida no existe por casualidad, no es casualidad, mi vida es querida por Dios, desde la eternidad, yo soy amada, soy necesaria, Dios tiene un proyecto conmigo en la totalidad de la historia, tiene un proyecto especialmente para m?, mi vida es importante, m?s a?n, necesaria, y el amor eterno me ha creado en profundidad y me espera. Por lo tanto, este es el primer punto: conocer, intentar conocer a Dios, para entender que la vida es un don que es bueno vivir. Y luego, lo esencial es el amor, amar a este Dios que me ha creado, que ha creado el mundo, que gobierna, en todas las dificultades del hombre, la historia, y que me acompa?a a amar al pr?jimo. Los diez mandamientos a los cuales Jes?s hace referencia en su respuesta, explicitan el mandamiento del amor, son, por as? decirlo, reglas del amor, indican el camino del amor, con estos puntos esenciales: la familia como fundamento de la sociedad, respetar la vida como don de Dios, el orden de la sexualidad, de la relaci?n entre hombre y mujer, el orden social y finalmente la verdad. Estos elementos esenciales explicitan el camino del amor; c?mo realmente amar y encontrar el camino correcto".

Publicado por mario.web @ 1:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios