Domingo, 22 de mayo de 2011

Siempre me sorprendi? que la Jornada Mundial estuviera unida a la Semana Santa. En 1985, yo era un estudiante de doctorado en Roma, y Juan Pablo II invit? a los j?venes de la ciudad a celebrar juntos el Domingo de Ramos. Me apunt? enseguida. Pero para m? era un encuentro m?s de los que hab?amos tenido con el Papa: desde hac?a a?os, el Papa nos convocaba dos veces al a?o para una Misa con los universitarios de Roma. Por eso, no not? la diferencia. El Domingo de Ramos de hace 25 a?os fue distinto. Al final de la Misa, el Papa nos hizo entrega solemne de una cruz de madera, grande y recia, sin un solo adorno m?s que los dos largueros, para que fuera la cruz de los j?venes, nuestra cruz. No lo hab?a hecho en ninguna de las ocasiones anteriores, y que yo recuerde no lo volvi? a hacer hasta casi veinte a?os despu?s, cuando regal? una copia del icono Salus Populi Romani, una antigua imagen de la Virgen venerada en Santa Mar?a la Mayor, para que junto a la cruz estuviera siempre la Virgen, como en el Calvario.

Luego nos contaron que el m?s joven de los capellanes universitarios de Roma, en una comida con el Papa (Juan Pablo II ten?a la costumbre de invitar a almorzar a los organizadores de un acto, unos d?as antes, para saber c?mo ser?a, y despu?s para que le contaran qu? hab?a pasado desde la base), en un silencio en la conversaci?n, le dijo al Papa: ?Ser?a fant?stico que se repitiera...? El Papa, con un entusiasmo que hac?a ver que lo ten?a en la cabeza, pero quer?a que lo propusiera otro, dijo casi gritando: ??Eso pienso yo!? Y as? comenzaron las JMJ.

Pero la coincidencia entre j?venes y Cruz segu?a siendo para m? mera casualidad: pensaba que la fecha se hab?a escogido porque coincide con vacaciones en muchos pa?ses, y era f?cil congregar a muchos j?venes en Roma o en otros ciudades.

Desde entonces, los mensajes de Juan Pablo II y de Benedicto XVI a los j?venes hablan siempre de la Cruz y de la vocaci?n. No hay cristianismo sin Cruz, Dios nos quiere felices en un camino concreto, que tiene Cruz, pero le tenemos a ?l. Cada vez con un matiz distinto, con unas peculiaridades diversas. Este a?o, por ejemplo, Benedicto XVI les ha dicho a los j?venes: ?No tem?is cuando seguir a Cristo comporte incomprensiones y ofensas?. Nada m?s actual en la vida del Papa, y por eso se lo recomienda, puesto que, en el ambiente actual de tantas sociedades, vivir como cristianos no es popular, hay que ser valiente y hacerse fuerza. He tardado s?lo 25 a?os en darme cuenta en que la cruz es lo m?s actual del Cristianismo, lo m?s necesario para los j?venes. Pero nunca es tarde si la dicha es buena.

Yago de la Cierva
Director de Comunicaci?n de la JMJ
Fuente: Alfa y Omega


Publicado por mario.web @ 1:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios