Domingo, 22 de mayo de 2011

Se usa g?nero para decir algo parecido a sexo, pero con una apertura que permite poner unas ideas nuevas, por ejemplo se habla de ?matrimonio? de homosexuales cuando no es matrimonio
Autor: Luis Garza Medina | Fuente: Catholic net

?Qu? es la teor?a de g?nero?

Antes de responder a esta pregunta, recordemos qu? es el g?nero. G?nero es un t?rmino gramatical que especifica una clase a la que pertenece un nombre sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con ?l una forma. En las lenguas indoeuropeas estas formas son tres en determinados adjetivos y pronombres: masculino, femenino y neutro.

El sexo en cambio es lo que un ser es, una determinaci?n entitativa, que afecta los aspectos f?sicos como una condici?n org?nica. As?, en los seres humanos el sexo es masculino o femenino.

G?nero y sexo en el lenguaje com?n eran intercambiables hasta que se cre? una nueva definici?n de g?nero. Seg?n esta nueva definici?n, teor?a de g?nero es la teor?a (por lo tanto una serie de proposiciones que deben ser demostradas emp?ricamente) por la cual se afirma que el g?nero es el sistema de papeles culturales y socialmente construidos, atribuidos a los hombres y mujeres, que afectan las relaciones personales, el acceso y el control de los recursos y el poder de tomar decisiones. Estos papeles cambian con el tiempo, pues son construidos por la cultura. El g?nero no se identifica con el sexo, ni tampoco se refiere a los individuos sino m?s bien a un sistema de relaciones binarias de poder. Se afirma que las mujeres han sido y son oprimidas y necesitan sentirse capaces de tomar las riendas, las decisiones en sus propias vidas y por otro lado, los varones necesitan cambiar su propia conducta[1].

Extra?a que se hable de g?nero cuando en realidad, a lo que se refieren es al sexo.

?Qu? se cambia cuando se usa g?nero y no sexo?

Se pueden a?adir otras categor?as que no caben en la diferencia de sexos. As? tenemos a las personas de un sexo particular pero con atracci?n activa al mismo sexo o a ambos sexos.
Se introduce un elemento supuestamente ?cultural? al concepto que permite por tanto explicar la divisi?n de los g?neros.
Como explica ?lvaro Fern?ndez en su art?culo ?Ideolog?a de G?nero: Caballo cultural?, en el lenguaje com?n hablamos de ?la mesa? (femenino) o ?el vaso? (masculino). Es decir, nosotros asignamos en la cultura arbitrariamente el g?nero masculino o femenino a las cosas. As?, substituyendo el concepto de ?sexo? por el de ?g?nero?, se pretende que la gente elija arbitrariamente a qu? g?nero quiere pertenecer, independientemente de su sexo biol?gico. Cada persona puede construir libremente su g?nero, por lo que se termina en una autoconstrucci?n de la sexualidad u opci?n sexual.[2]

De esta proposici?n fundamental se derivan muchas m?s que trataremos de aclarar.

Postulados

?Qu? propone la teor?a de g?nero?

Como se ha dicho ya, el postulado fundamental es que el g?nero es algo construido por la cultura.
Por tanto, hay una esencial igualdad entre los g?neros.
La diferencia cultural entre el hombre y la mujer ha sido usada con la finalidad de oprimir al sexo d?bil, coloc?ndolo en una situaci?n de desventaja en relaci?n con el hombre.

Para liberarse de esta opresi?n es necesario que la mujer compita con el hombre -y gane- en el mundo profesional, aunque para esto abandone necesariamente su maternidad. Incluso debe lograrse una ?fluidez de papeles? hasta el punto de que sean intercambiables: los hombres deben estar m?s en el hogar, suplir a las mujeres para que ellas salgan a trabajar, que haya ?equidad? (es decir, igualdad total) en la divisi?n de papeles en el hogar.

Los g?neros, incluyendo a los hombres y mujeres de tendencias sexuales diversas, son tambi?n iguales (y deben ser igualmente aceptables en la sociedad) y se asigna a su tendencia una categor?a sustantiva, al punto que se habla de que esa tendencia provoca unos ciertos derechos humanos.

Reflexi?n cr?tica

Antes de hacer una reflexi?n cr?tica, deseo mencionar que seg?n parece el t?rmino ?feministas de g?nero? fue acu?ado en primer lugar por Christina Hoff Sommers[3] con el fin de distinguir el feminismo de ideolog?a radical surgido hacia finales de ios a?os sesenta, del anterior movimiento feminista de ?equidad?. He aqu? las palabras de Hoff Sommers:

El feminismo de ?equidad? es sencillamente la creencia en la igualdad legal y moral de los sexos. Una feminista de equidad quiere para la mujer lo que quiere para todos: tratamiento justo, ausencia de discriminaci?n. Por el contrario, el feminismo de ?g?nero? es una ideolog?a que pretende abarcarlo todo, seg?n la cual la mujer est? presa en un sistema patriarca! opresivo. La feminista de equidad opina que las cosas han mejorado mucho para la mujer; la feminista del ?g?nero? a menudo piensa que han empeorado. Ven se?ales de patriarcado por doquier y piensan que la situaci?n se pondr? peor. Pero esto carece de base en la realidad. Las cosas nunca han estado mejores para la mujer, que hoy conforma el 55% del estudiantado universitario, mientras que la brecha salarial contin?a cerr?ndose.

Esta teor?a de g?nero tiene muchas debilidades si se analiza cr?ticamente:

1. Ante todo, aclaro que no se puede hablar de teor?a de g?nero, pues no hay ninguna demostraci?n emp?rica de sus proposiciones. En todo caso, estamos ante una ideolog?a de g?nero. La ideolog?a es una visi?n reduccionista de la realidad, con la que se quiere explicar todo lo que sucede. As?, la ideolog?a marxista pretende limitar la realidad a la contraposici?n dial?ctica de las clases sociales que explicar?a la historia, la sociedad, la cultura, etc. No hay datos emp?ricos para soportar este postulado, sino que por el contrario, en un esfuerzo contorsionista se transforman los datos para ajustarlos a la ideolog?a. En el caso de la ideolog?a de g?nero, sucede exactamente lo mismo: si los datos niegan los postulados, son los datos los que son err?neos.

2. Pero la cr?tica fundamental es que estamos ante una serie de manipulaciones contra las que debemos estar alerta. La primera es una evidente manipulaci?n del lenguaje. El concepto sexo no se prestaba para introducir el elemento cultura! y todo lo que de all? se deriva. Es imposible decir que el sexo de una ni?a ha sido construido por la cultura. As? se usa g?nero para decir algo parecido a sexo, manteniendo del concepto lo que conviene, pero con una apertura que permite poner unas ideas nuevas, totalmente ajenas al concepto de sexo y que sirven para los fines de la ideolog?a. El abandonar un t?rmino para usar otro y meter con calzador un concepto en el t?rmino nuevo es una t?cnica de manipulaci?n usada frecuentemente. Se hace cambiando un t?rmino por otro como en el caso que nos ocupa o usando el mismo t?rmino pero d?ndole un sentido nuevo. As? tambi?n por ejemplo se habla de ?matrimonio? de homosexuales cuando no es matrimonio, sino en todo caso uni?n, y se habla de familia ajust?ndola ?a la estructura social del momento?, defini?ndola como ?el entorno afectivo que puede incluir la pareja, los abuelos, los hijos o los amigos?[4].

3. La segunda manipulaci?n es que nos llevan a identificar ?igual dignidad? con ?igual identidad?. Sabemos que el hombre y la mujer tienen la misma dignidad, pero no tienen la misma identidad. No se puede hablar de igual identidad entre el hombre y la mujer (son dos sexos diversos) y sin embargo, estamos casi obligados a aceptar que el hombre y la mujer son totalmente iguales, id?nticos porque se han unido los conceptos de igual dignidad y de igual identidad. Y con esto caemos en la trampa, pues negar la igual identidad nos pondr?a en la situaci?n de negar la igual dignidad, y por tanto negar que tienen los mismos derechos, algo que no podemos hacer. Aqu? hay una extensi?n de un concepto para adherirlo a los conceptos divinizados o talismanes que por la fuerza que tienen en la opini?n p?blica estamos obligados a aceptar. Sucede lo mismo, por ejemplo, cuando queremos exigir algo para un grupo y hacemos pensar que se trata de derechos humanos inalienables propios de ese grupo.

4. Luego entra en acci?n la t?pica dial?ctica de contraposici?n, herencia del marxismo: hay un opresor y un oprimido. Ya no se trata de una manipulaci?n conceptual, como los otras dos, sino emocional. Se parte del supuesto de la igualdad radical y de que las diferencias son s?lo culturales y de all? se manipula la pasi?n de las personas.[5] Si el g?nero es una construcci?n cultural radicalmente independiente del sexo, el objetivo de la ideolog?a de g?nero ser? eliminar la bipolaridad sexual: ?La meta no es s?lo la de terminar con el privilegio masculino, sino con la distinci?n sexual: las diferencias genitales no tienen importancia cultural?[6].

Dado que la premisa de la ideolog?a de g?nero (las diferencias son s?lo culturales) no se sostiene, la conclusi?n de que la diferencia construida culturalmente se usa para oprimir, tampoco se sostiene. Sin embargo, a las personas involucradas, en este caso las mujeres, que se sienten da?adas por reales actitudes de desprecio de los varones, se les manipula para que no usen la racionalidad sino su pasi?n y su deseo de revancha. Ese mismo mecanismo se usa cuando se reduce la relaci?n entre europeos e ind?genas americanos a una relaci?n de opresor-oprimido. Independientemente de que en algunos casos haya habido verdadera opresi?n, reducir todo a esta contraposici?n produce que el interlocutor quede ya negativamente dispuesto y en cierta forma ideologizado.

5. En esta situaci?n, viene la cuarta manipulaci?n que es la de proponer a las mujeres la realizaci?n por la v?a de la competencia contra los varones. Aqu? es evidente que se cometen muchas injusticias en relaci?n con las mujeres y se les manipula con fines oscuros y de provecho de grupos y partidos:

a. Primero porque se les pone a competir con los hombres cuando lo que se debe hacer es proponer la complementariedad. Los sexos no est?n contrapuestos. Es m?s, est?n hechos el uno para el otro. Y el contraponerlos es condenar a la desconfianza y recelo a la inmensa mayor?a de la humanidad que vive o vivir? en pareja. Adem?s, no s? si en esta competencia se hace justicia a las mujeres. No creo que necesariamente cada ser humano est? igualmente capacitado para todos los campos de la vida profesional. Es cierto que los estudios modernos apuntan a que las mujeres y los hombres tienen las mismas capacidades en la pr?ctica totalidad de los campos de la vida profesional, pero pudiera darse el caso de algunos sectores para los que los varones tengan diferentes cualidades o sean m?s proclives que las mujeres. No es que tenga nada en contra del trabajo profesional de las mujeres, s?lo que si hubiera esta diversidad, ser?a injusto hacia las mujeres. Me parece que todos estamos de acuerdo en que deben tener los mismos ingresos por el mismo tipo de trabajo, la misma capacitaci?n y preparaci?n, las mismas oportunidades, pero no veo por qu? una mujer deba sentir que no se realiza si no llega al mismo puesto que un hombre en un sector particular (si se hizo una injusticia, se debe corregir la injusticia, pero la vida de la mujer no se define por vencer al var?n en todos los campos). Es como si una mujer no se realizara porque no logra vencer a los hombres en una carrera de 100 metros lisos.

b. Adem?s, por las manipulaciones la mujer termina coaccionada al punto que no puede escoger con libertad qu? hacer en la vida y ya no puede mirar a la maternidad y vida familiar como un camino de realizaci?n. Un bot?n de muestra es el informe de Evoluci?n de la Familia en Europa 2007, realizado por el Instituto de Pol?tica Familiar. En el a?o 2006 han nacido en la UE un mill?n de ni?os menos que en 1982, lo que supone una reducci?n del 16, 6%. Espa?a tiene la edad media de maternidad mayor de Europa (30,84 a?os). Estamos ante un desierto demogr?fico que tendr? tremendas consecuencias para nuestras sociedades. Creo, en cambio, que lo que debemos hacer es ofrecer oportunidades para que las mujeres (y tambi?n los hombres) puedan escoger con libertad lo que deseen. As? la mujer integrar? su vida como mujer, madre, esposa y su vida profesional en paz y sin presiones sociales que nosotros hemos creado y que terminan verdaderamente da?ando a la mujer. Esto es como la presi?n de las modas y modelos tan delgadas que provoca que las ni?as sufran de anorexia.

6. Al incluir a las personas homosexuales en la ideolog?a de g?nero, se introduce un concepto un tanto extra?o. Se hizo mucho esfuerzo para decirnos que la diferencia de los g?neros es algo producido por la cultura, es una construcci?n que hace el ser humano. Sin embargo, en el caso de los homosexuales se est? buscando por todos los medios demostrar que la homosexualidad no es una tendencia fruto de una disposici?n psicol?gica, sino fruto de algo gen?tico, algo f?sico. De esta forma se pretende decir que uno es homosexual como es var?n para que de all? se puedan exigir, m?s de lo que se exige ahora, los as? llamados derechos de homosexuales. De hecho, ?sa es su principal reivindicaci?n pol?tica: la consecuci?n de la igualdad legal entre la heterosexualidad y la homosexualidad y sus expresiones, herramienta seg?n ellos imprescindible para enfrentarse a la homofobia cultural.[7] Aunque alg?n investigador homosexual intenta todav?a demostrar lo contrario, estudiosos como Masters, Johnson y Kolodny afirman que ?hoy la teor?a gen?tica de la homosexualidad est? casi totalmente descartada?[8] y Karlen ya en 1971 conclu?a que ?la realidad de los hechos demuestra cada vez m?s decisivamente que los genes no causan la homosexualidad?[9].

Hoy, 37 a?os despu?s, sigue vigente esta afirmaci?n. Se puede admitir la existencia de algunos factores fisiol?gicos que pueden predisponer a ciertas carencias sexuales, y en consecuencia a la homosexualidad, pero no de factores predeterminados contra los que la persona no pueda sobreponerse y mucho menos del ?gen de la homosexualidad?. Por lo dem?s, atribuir la homosexualidad a causas biol?gicas ser?a una ?condena sin apelaci?n? para la persona homosexual, porque le impedir?a confiar en la posibilidad de una modificaci?n y bloquear?a cualquier intento de crecimiento y cambio.

Ante esto, hay varios aspectos que debemos aclarar:

a) No podemos hablar de derechos de una categor?a de personas. No hay derechos ?humanos? privativos de minor?as. Los derechos humanos son inherentes a la persona por ser persona, no por pertenecer a una clase particular. Se basan en su dignidad y se refieren a todos. Se puede hablar de alguna consideraci?n particular porque se pertenece a una categor?a m?s d?bil, pero no se trata de un derecho humano.

b) Hablar de que se conceda a esta categor?a de personas la posibilidad de contraer matrimonio no corresponde, porque el matrimonio en su definici?n es la uni?n de un hombre y una mujer. Se puede hablar de uni?n pero no de matrimonio. No creo que debamos caer en esta manipulaci?n, al punto que se cambie completamente el concepto del matrimonio.

c) Adem?s, independientemente de si consideramos moral el comportamiento homosexual (sabemos que hay estados que consideran inmoral la sodom?a), me pregunto: ?debe un Estado reconocer legalmente una uni?n de este tipo? ?Cu?les son los criterios para reconocer una uni?n de dos personas? ?Basta el deseo de las personas? Yo no soy jurista, pero creo que lo personal no se debe hacer pol?tico y el Estado debe atender las instituciones jur?dicas con alguna incidencia en el bien com?n. En el caso de una uni?n de homosexuales, no veo c?mo se construya el bien com?n pues no aporta nada a la sociedad el que dos personas homosexuales vivan juntas ya que no es una uni?n fecunda. Entiendo que el Estado pueda establecer acuerdos civiles y ventajas fiscales para algunos tipos de uniones que sirven a la sociedad en que vivimos, pero no por motivo de la tendencia homosexual. Ciertamente el Estado crea marcos jur?dicos para la protecci?n del bien privado individual por medio de contratos que regulan el intercambio de bienes, sin embargo, tampoco en este caso, veo c?mo se pueda someter como materia sustantiva del contrato la relaci?n homosexual.

d) Incluso ser?a menos procedente el que puedan adoptar ni?os, pues antes de preguntarse si deben recibir ni?os como padres o tutores, debemos pensar en los ni?os, pues no conocemos qu? sucede con la psicolog?a y desarrollo del ni?o en una situaci?n de este tipo y nadie puede hacer una experimentaci?n que puede trastornar la vida a un ser indefenso.

Objetivos. ?Qu? se ha buscado con esto?

Est? claro que estamos ante una seguidilla de manipulaciones y uno no puede no preguntarse cu?l es el objetivo de este proceso en el que nos han metido. Si estuvi?ramos en un juicio, cualquier juez se preguntar?a qui?n se beneficia con esto.

Vemos que no se benefician las mujeres: ya dijimos que se les coacciona y obliga a desnaturalizarse cuando en realidad lo que debemos hacer es promoverlas y ayudarlas a escoger con libertad la vida que quieren vivir, valorando para ellas y para la sociedad tanto su trabajo profesional como la vida matrimonial, el cuidado de los hijos, etc., cada uno en su justa medida, como se debe hacer tambi?n con los varones, de forma que tambi?n ellos tomen su responsabilidad en el hogar.[10] Por otro lado, se trastoca todo el orden natural y se hace pensar a las mujeres que su igual dignidad con los varones est? no en su ser persona humana, sino en sus habilidades o en el papel que juega su g?nero.

No se benefician los ni?os porque evidentemente al valorar que lo ?nico que realiza a los hombres y a las mujeres es el trabajo profesional, se logra sacar del hogar a los padres dejando a los ni?os desprotegidos. Uno de cada tres ni?os en Europa nace fuera del matrimonio[11] y en Inglaterra uno de cada cuatro ni?os crece sin un padre.[12] Hay ya muchos estudios que demuestran que los ni?os se desarrollan m?s y mejor, con m?s estabilidad emocional cuando disponen de una cierta presencia de los padres en el hogar.[13] No se benefician tampoco cuando se permite a los homosexuales adoptar ni?os. El catedr?tico de Psiquiatr?a de la Universidad Complutense, Enrique Rojas, afirma que un n?cleo familiar con dos padres o dos madres es, a su juicio, claramente perjudicial para el desarrollo personal del menor: ?Puede dar lugar a que crezcan ni?os con una personalidad endeble y con la ausencia de dos patrones de referencia fundamentales?. Por ello, Rojas incide en que ?es imposible? una educaci?n completa en un ambiente homosexual ya que es ?antinatural condenar al ni?o a una educaci?n privada de padre o madre?[14].

No se benefician los homosexuales porque se les mantiene enga?ados y viviendo en una ilusi?n vac?a y sin fecundidad, en lugar de resolver la situaci?n en la que viven. La homosexualidad, dicen algunos psic?logos que no est?n sometidos a lo pol?ticamente correcto, es una disfunci?n psicol?gica.[15]

No se beneficia la sociedad porque se da?a el concepto de familia, de matrimonio, se promueve el descuido de los hijos, etc. Por ejemplo, en Espa?a hubo en el 2006 unos 210.132 matrimonios y 145.919 matrimonios rotos -entre divorcios, separaciones y matrimonios declarados nulos[16]-.

La situaci?n social actual -ambos padres trabajando en horarios que no prestan atenci?n a la familia o a los hijos- ha creado la necesidad de recurrir a instituciones del Estado para cuidar de los infantes. El que reg?menes como el de los nazis y el de los comunistas de Rusia y China hayan sacado a los ni?os de la familia para cuidarlos y educarlos en instituciones del Estado nos da que pensar. No debe ser algo bueno. Es un hecho comprobado que la desatenci?n de los padres de familia suele crear en los hijos personalidades d?biles, incapaces de pensamiento cr?tico, sujetos siempre a la moda imperante y con temor de enfrentar el status quo, y reducidas a una m?quina de consumo. Esto sin duda es algo c?modo para algunos grupos que quieren adquirir y mantener el poder pol?tico por generaciones y ser?a ya suficientemente malo de por s?, pero adem?s, es el preludio para manipulaciones de gran envergadura como las que experimentamos en el siglo XX.

El que se est? buscando conseguir un control pol?tico es algo que no podemos negar f?cilmente. Basta ver el uso que han dado recientemente a estas ideas algunos pol?ticos y c?mo hacen leva sobre las mujeres, sobre los homosexuales, etc., para obtener el poder. Si ?ste es un objetivo de todas estas manipulaciones, es en realidad una nueva opresi?n y dictadura; m?s sutil que las anteriores, pero a fin de cuentas una dictadura. Estamos ante la reivindicaci?n m?s clara de Gramsci y su estrategia para la obtenci?n del poder.

Si en cambio, lo que se busca obtener son ventajas financieras al poder colocar m?s productos para homosexuales, el hacer de la mujer una consumidora activa de nuevos productos, etc. estamos realmente ante una bajeza sin nombre.

Si por ?ltimo, lo que se busca es cambiar la cultura por motivos ideol?gicos, porque se piensa que esto es lo correcto y porque hemos vivido siglos enga?ados debido a lo reaccionario de la Iglesia y sus postulados, estamos ante un experimento de ingenier?a social que puede tener tremendas y nefastas consecuencias ante el que debemos estar todos alerta y oponernos decidida e inteligentemente.

La ideolog?a de g?nero debe ser completamente rechazada pues nace basada en una serie de equ?vocos y manipulaciones, y con unos objetivos tan poco claros como ?ticos y aceptables. Debemos, en cambio, proponer el verdadero feminismo de la diferencia tan propugnado por Juan Pablo II con el fin de hacer nuestra sociedad m?s humana; debemos ayudar a las personas con tendencias homosexuales con nuestra comprensi?n, respeto y caridad a entrar dentro de ellos mismos y superar cualquier dificultad que tengan; debemos ayudar al matrimonio y a la familia, instituciones que est?n bajo tanto ataque, para que puedan seguir siendo la base de la sociedad y el lugar donde las nuevas generaciones aprenden a construir sociedades justas basadas en el esfuerzo, la responsabilidad, la generosidad y la caridad cristiana; y por ?ltimo debemos ser astutos para damos cuenta que hoy por hoy hay muchas fuerzas que quieren transformar nuestra cultura, por lo que debemos contraponer acciones concertadas e inteligentes que nos lleven a solidificar una cultura basada en los aut?nticos valores y principios cristianos y humanos, la m?s alta s?ntesis del esp?ritu europeo.

Recuerden que esta cultura cristiana fue la gran aportaci?n que Espa?a, en su momento de m?ximo esplendor, ofreci? al mundo.

Me pregunto, ?qu? aportar? la Espa?a de hoy? Con lo que he dicho, creo que a todos nos quedan claros los retos y la tarea.

Luis Garza Medina
Ingeniero industrial por la Universidad de Stanford, en California.
Doctor en Derecho Can?nico por la Universidad Gregoriana.
Licenciado en Filosof?a y en Teolog?a.
Consultor de la Congregaci?n para el Clero.
Comentarios al autor: [email protected]

[1] Cf. UNITED NATIONS. Office of dic Special Adviser on Gender Issues and Aclvancement of Women. Gender Mainstreami.vg - An overview. New York, 2001.

[2] Alvaro Fern?ndez, ?Ideolog?a de g?nero: caballo cultural?. V?ase tambi?n el libro de Lucia Albino Gilbert Two careers, onefamzly: thepromise of gender inequality, Sage Publications, 1993, en el que sostiene que la historia ha demostrado que las mujeres han sido oprimidas y que la teor?a de g?nero postula que las diferencias entre hombre y mujer est?n determinadas s?lo culturalmente, por lo que para acabar con la opresi?n se debe acabar con esas diferencias culturales.

[3] En el libro Who Stole Feminism?

[4] Conclusiones del XV Encuentro Nacional de Mujeres Autoconvocadas, Paran? 2000.

[5] Para mayor informaci?n, v?ase art?culo de la doctora Jutta Burggraf, profesora en la Universidad de Navarra, Espa?a, ?Perspectiva de g?nero: sus peligros y alcances?. Revista Arbil.

[6] S. Firestone, The dsalectic of sex, Bantam Books, Nueva York, 1970, p. 12.



[7] Beatriz Gimeno, presidenta de la FELFGT (Federaci?n Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), Discurso Inaugural del 3? Congreso de la Federaci?n, Madrid, 20 de mayo 2005.

[8] 8 W. Masters, V. Johnson, R. Kolodny, Human sexualzty, Little, Brown, Boston, 1985, p. 411.

[9] A. Karlen, Sexuality and homosexuality: a new view, W. W. Norton, Nueva York, 1971, p. 337.



[10] Una investigadora demostr? que la mayor?a de las madres de ni?os menores de 18 meses preferir?an s?lo ser madres y no tener que trabajar fuera del hogar y que 4 de cada 3 madres se sent?an presionadas de volver al trabajo despu?s de dar a luz a los beb?s: Maher, Bridget (ed.), The Family Portrait: a Compilation of Data, Research and PblIc Opinio on the Family, Family Research Council, Washington D. C., 2002.

[11] Informe Evoluci?n Familia Europea 2007.

[12] Sunday Telegraph, 15 de abril de 2007.

[13] Un volumen de ensayo publicado hace poco recoge un impresionante arsenal de evidencias de eruditos de primer orden que defienden el matrimonio y sostienen que sirve al bien com?n. The Meaning of Marriage: Family, State, Market, and Morais (Spence Publishing) ha sido editado por Robert P. George yjean Bethke Elshtain, profesores de la Universidad de Princeton y de la Universidad de Chicago, respectivamente.

[14] 11 de junio de 2005.

[15] Algunas investigaciones psicol?gicas demuestran que los homosexuales tienden a sufrir en promedio m?s problemas psicol?gicos que el resto de la poblaci?n, as? como es mayor que el promedio la incidencia de tendencias suicidas y de automutilaci?n, y hay mayor propensi?n al abuso de drogas. King, M., & Nazaretb, 1., ?The health of people classified as lesbians, gay and bisexual attending family practitioners in London: a controlled study?, BMC Public Health, 6,2006, p. 127. King, M., McKeownn, E., Warner, J., Angus, R., Johnson, K., cort, C., Wright, L., Blizard, R., & Davidson, O., ?Mental health and quality of life of gay men and lesbians in England and Wales: Controlled cross-sectional study?, BritishJournalofPsychiatry, 183, 2003, pp. 552-558. Cochran, S. D., Sullivan, J. G., & Mays, V. M., ?Prevalence of Mental Disorders, Psychological Distress, and Mental Health Services Use Among Lesbian, Gay and Bisexual Adults in the United States?, Joarnal of Consulting and Clinical Psychology, 71,2003, pp. 53-61. Cochran, S. D., & Mays, V. M., ?Lifetime prevalence of suicidal symptoms and affective disorders among men reporting same-sex sexual partners: Results from the NHANES III?, American Joarnal of Public Health, 2000, pp. 573-578.

[16] Agencia de noticias Zenit, 2 de diciembre de 2007

Publicado por mario.web @ 9:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios