Domingo, 22 de mayo de 2011

Cuid?monos gravemente de tratar con ellos
Autor: R.P. Gustavo Caro | Fuente: arciprestazgodelinares.blogspot
Cuando era muy ni?o, sin tener conciencia, sin libertad, sin poderme defender, uno de ellos me hizo hijo de Dios, heredero de la Vida Eterna, Templo del Esp?ritu Santo y miembro de la Iglesia, nunca podr? perdonarle haberme hecho tanto bien.

Otro, insisti? en mis a?os tiernos, en inculcarme violentando mi voluntad, el respeto por el Nombre de Dios, la necesidad absoluta de la oraci?n diaria, la obediencia y la reverencia a mis padres, el amor por mi Patria y me ense?? la utop?a de no mentir, no robar, no hablar mal de otros, perdonar y todas esas cosas que nos hacen tan mojigatos y rid?culos....

Otro apareci? aludiendo que el Esp?ritu Santo, deb?a venir a completar la obra comenzada en el Bautismo, que me har?an falta sus dones y sus frutos, que ya era hora de que viniera en mi ayuda Aqu?l que me har?a defender la Fe, como un soldado ?Qu? osad?a hablar en t?rminos tan b?licos!, hizo en esa ?poca que cuidara mi alma de las del mundo, que fuera noble, leal y honesto...

Otro abus? d?ndome libros para leer, no le bastaban sus consejos, que hac?an poner la mirada en la eternidad y vivir como extra?os aqu? en la tierra, ?Qui?n sacar? ahora de mi cabeza Los cuatro Evangelios?; ?Las glorias de Mar?a?; ?La Imitaci?n de Cristo?; ?Las Confesiones?; ?Las Moradas?, etc., ?Qui?n ser? capaz de curarme de todos esos tesoros que me marcaron para siempre?.

Otro abus? de mi ignorancia ense??ndome cosas que no sab?a, otro no hablaba pero su vida virtuosa me inclinaba cada vez m?s a imitarlo. Hubo algunos que se aprovecharon de m? en momentos inesperados y me corrigieron, me alentaron y hasta rezaron por m?.

Otros, cuando yo ya estaba en un c?rculo del cual no pod?a salir, se empecinaron con mi naturaleza ca?da y me incitaron a recibir a Jesucristo en su Cuerpo y Sangre, para resistir a los embates del enemigo, para fortalecer mi flaqueza y santificarme cada d?a m?s. Aunque para aqu?l que lea esta denuncia, le parezca que esto ya es demasiado y que m?s bien no se puede hacer, les digo que los abusos siguieron en aumento y todo pas? a mayores, cada vez que conoc?a a un sacerdote, se aprovechaba de m? con renovados m?todos, reliquias, estampas, agua bendita, rosarios, bendiciones y oraciones de todo tipo, armaban una c?rcel de tremendos beneficios que llegaron al l?mite de lo soportable.

Quiero dejar claro esta injusticia llena de perversidad y que atiendan a mi reclamo en esta denuncia, por que s? que algunos de ellos me estar? esperando para seguir con esta iniquidad, sentado en un confesonario o a lado de mi cama cuando est? moribundo y aunque desaparezca seguir?n abusando con sufragios por mi alma y s?plicas de misericordia.

Quiero que se sumen a mi voz todos aqu?llos que han sido v?ctimas de estos atropellos y se han sentido ultrajados por estas personas, pues s? que a otros los han unido en matrimonio, a otros le descubrieron su vocaci?n, a otros hasta llegaron a ayudarlos materialmente o guardaron con llave en su coraz?n para siempre secretos tremendos de sus miserias humanas.

Cuid?monos gravemente de tratar con ellos, no les demos nuestros datos, no los miremos a los ojos, no les consultemos absolutamente nada, no sigamos ninguno de sus pasos, pues corremos el riesgo un d?a de caer en sus trampas y salvarnos eternamente.


Publicado por mario.web @ 9:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios