Domingo, 22 de mayo de 2011


As? justific? un hombre, a una arrugada monjita, su paso por Valiente el pasado febrero: ?Iba del pueblo vecino hacia las v?as del Transiberiano para suicidarme, vi una cruzortodoxa, y mis pies solos me trajeron hasta aqu?. Ahora volver? a casa, all? me esperan dos hijos peque?os?.

La parroquia del pueblo siberiano Valiente ha obrado milagros desde el d?a en que una valerosa mujer puso manos a la obra para su edificaci?n. En aquel pueblo de perdici?n, el vodka y el sinsentido de una vida sin Dios hab?a hecho del suicidio una pr?ctica cotidiana, casi familiar.

Alexandr Yaroshenko narra su tragedia: ?mi padre se suicid? en Valiente en 1980, cuando yo ten?a 12 a?os. Unas horas antes de la tragedia ?l nos explicaba ardientemente, a mi madre y a m?, que el d?a anterior hab?a sacado de la soga a su ex compa?ero de clase. Lleg? con tiempo. Y le sac? con vida?.

As? se suced?an los ahorcados en Valiente aparentemente sin mayor motivo. Alexandr explica:?La gente no ten?a deudas, ni romances pasionales, problemas gordos en casa o en el trabajo. Pero el sendero de la vida les llevaba hacia la soga...?

En Valienteno hab?a pope ni parroquia. El pueblo, fundado a principios del siglo XX por los cosacos del Kub?n, a la vera del r?o Amur -antes de ver la torre coronada por la cruz- fue testigo de la revoluci?n.

Pero, por fin, comenz? el cambio. Una vecina de Valiente, Galina Neyman, conocida por su mal car?cter transform? el poblado.

?Hace unos cuarenta a?os vino al pueblo una joven agr?noma, Galina Neyman? narra Yoroshenko. ?Tuvo una infancia de postguerra, lo que equivale a hambre, en las estepas del Transbaikal. Terminada la escuela, la joven a duras penas ingres? en la Universidad Agr?cola de Blagoveschensk. Desde el primero y hasta el ?ltimo d?a lectivo, concili?los estudios con el trabajo de lavaplatos?.

No tuvo suerte en su vida familiar. Con un marido alcoh?lico y un trabajo duro, luch? para sacar adelante a sus dos hijos. ?Un d?a, mi marido, ahogado en vodka, le clav? un cuchillo en la espalda a mi hijo peque?o. Gracias a Dios, no le mat? y al cabo de dos d?as le abandon?, confiesa ella.

Pasaron los a?os. Su hijo Dmitri, convertido en todo un hombre, regres? del ej?rcito, se cas? y, ?a lo Valiente?, con toda la cotidianidad, se ahorc?, dejando hu?rfanas a dos peque?as. Galina Neyman pas? meses sumida en la depresi?n.

Un d?a fue a una iglesia y, por primera vez en su vida, se confes?. Mientras el pope le?a la oraci?n del perd?n, llor? como nunca antes.

Frecuent? la Iglesia. Comenz? una vida deoraci?n. Y decidi? levantar una parroquia en Valiente. Puso manos a la obra. Los vecinos no comprend?an nada de lo que hab?a sucedido en ella. Todo el mundo se burlaba de aquella loca.

El pope la bendijo para la labor. Al cabo de medio a?o, un antiguo despacho del sovjoz adquiri? un aspecto decente: cubri? el tejado, nuevas ventanas, valla nueva... La ruda agr?noma invert?a toda su pensi?n en aquel proyecto.

?Trabaj? all? d?as y noches enteros? -explica Galina- ?a veces cre?a que caer?a sin levantarme jam?s. Pero Dios me dio fortaleza?. Ahora lo soportaba todo en silencio y oraci?n. ?Cuando los vecinos se re?an de m?, me limitaba a recitar la oraci?n de Jes?s y me iba?.

Terminada la obra, el pope vino a bendecir el antiguo despacho impregnado de palabrotas koljozianas. Lanueva parroquia recibi? el nombre de San Silu?n del Monte Athos.

En aquel pueblo sin Dios, tras la apertura de la parroquia, familias enteras ven?an a bautizarse. Aquellos que hab?an escupido a la cara de Galina Neyman, recib?an los sacramentos entre los primeros.

Y as? fue como se rompi? el ciclo de suicidios en Valiente.

La agr?noma Galina Neyman, tras largo discernimiento, decidi? entrar en vida religiosa. Hoy se llama Madre Domniquia y sostiene una parroquia que, al cabo de tres a?os, dona por la salvaci?n de las almas, mil rublos cada mes. Casi un rublo por persona.


Publicado por mario.web @ 20:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios