Domingo, 22 de mayo de 2011

Autor:Pedro Trevijano
Fuente: Religi?n en Libertad

La Teolog?a Moral Cat?lica trata de conocer, con la ayuda del Esp?ritu, la verdad moral. Esta verdad, que podemos alcanzar gracias a la raz?n, se basa ante todo en la Revelaci?n, es decir en la Sagrada Escritura que es Palabra de Dios tanto en el Antiguo como sobre todo en el Nuevo Testamento y en la Tradici?n, sin olvidar el Magisterio de la Iglesia, ni la Doctrina de Padres, Doctores y Te?logos. Es ah? donde encontramos la respuesta al gran interrogante del ser humano:

?Cu?l es el sentido de la vida y c?mo alcanzar, si se puede, la felicidad y la inmortalidad?

Leemos en el evangelio: ?Maestro, ?cu?l es el mandamiento mayor de la ley? ?l le dijo: Amar?s al Se?or tu Dios con todo tu coraz?n, con toda tu alma y con toda tu mente. ?ste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a ?ste: Amar?s a tu pr?jimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la ley y los profetas? (Mt 22,36-40).

Por tanto, el cristiano debe amar a Dios, al pr?jimo y a s? mismo, y como lo que Dios quiere para nosotros es nuestro bien y realizaci?n personal, el amor es el verdadero sentido de la vida y, en consecuencia, el camino para lograr realizar nuestra m?xima aspiraci?n: alcanzar la felicidad.

El Concilio Vaticano I nos recuerda que la Revelaci?n nos es necesaria para conocer mejor, ?de modo f?cil, con firme certeza y sin mezcla de error alguno?, incluso aquellas cosas que podemos conocer con la luz natural. Pero ello no significa que las ciencias humanas no tengan nada que decirnos en la investigaci?n moral, sino todo lo contrario, Los conocimientos humanos son fuente de moralidad, aunque como nos dice el Concilio Vaticano I la Revelaci?n nos es necesaria para conocer mejor incluso aquellas cosas que podemos conocer con la luz natural "de modo f?cil, con firme certeza y sin mezcla de error alguno". Es indiscutible que todas aquellas ciencias que nos permiten conocer mejor al hombre tienen su puesto como auxiliares de la Moral, pues es la raz?n la que constituye al hombre como sujeto moral. As? la ?tica, en cuanto reflexi?n filos?fica racional sobre la dignidad del ser humano y su actuar, puede servirnos de orientaci?n, ya que el hombre experimenta la llamada imperativa del Bien, y descubre que por ese camino llegar? a realizarse como persona, esforz?ndose en lograr lo que debe llegar a ser, siendo la obligaci?n un est?mulo hacia metas m?s altas, y por el contrario todo atropello a la persona, venga de donde venga, es una tremenda inmoralidad, aunque no hemos de olvidar que el objeto y fin de la Teolog?a Moral, la persona de Cristo y la Historia de la Salvaci?n, son algo que est? m?s all? del campo de la reflexi?n ?tica.

No olvidemos tampoco la Biolog?a, la Psicolog?a y la Medicina en sus diversas variantes, pues nos dan a conocer nuestras estructuras f?sicas y ps?quicas y nos ayudan a evaluar la responsabilidad, as? como las ciencias sociol?gicas, con su estudio del mundo en que nos movemos, siendo en consecuencia necesario un di?logo y un buscar juntos soluciones con todos aquellos que se preocupan de la mejora del mundo en que vivimos. En fin, todo aquello que afecte de un modo u otro al hombre, repercute tambi?n en nuestro conocimiento moral. porque como nos dice el Concilio Vaticano II: ?Hay que reconocer y emplear suficientemente en el trabajo pastoral no s?lo los principios teol?gicos, sino tambi?n los descubrimientos de las ciencias profanas, sobre todo en psicolog?a y en sociolog?a, llevando as? a los fieles a una m?s pura y madura vida de fe?.

Es indiscutible que todas aquellas ciencias que nos ayudan a conocer al hombre tienen su puesto como auxiliares de la Moral, tanto m?s cuanto que necesitamos el conocimiento cient?fico porque hay muchas cuestiones a las que la Biblia sola no puede darnos respuesta, siendo la raz?n la que constituye al hombre como sujeto moral. Es decir, la revelaci?n y las ciencias humanas son las dos grandes fuentes de la Teolog?a Moral.


Publicado por mario.web @ 21:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios