Domingo, 22 de mayo de 2011

El 13 de enero de 2010 queda como una fecha sencilla, casi familiar.
Autor: Fernando Pascual, L.C. | Fuente: www.buenas-noticias.org


Benedicto XVI y Susanna Maiolo se han ?encontrado? en tres ocasiones. La primera, durante la Vigilia de Navidad de 2008, Susanna salt? la barda de protecci?n de la Bas?lica de San Pedro para acercarse al Papa, pero fue detenida por el servicio de orden.

La segunda vez tuvo lugar en la Vigilia de Navidad de 2009, cuando Susanna salt? con m?s rapidez, y el polic?a m?s cercano no pudo detenerla del todo: consigui? sujetarse de los ornamentos del Papa y as? provoc? su ca?da.

La tercera tuvo lugar en una de las salas cercanas al Aula Pablo VI, en el Vaticano, el mi?rcoles 13 de enero de 2010. La joven pidi? perd?n al Papa por lo ocurrido, y el Papa le manifest? su perd?n, se interes? por ella y su salud, y le expres? sus mejores deseos.

Los dos primeros ?encuentros? han quedado filmados y pueden ser vistos una y otra vez gracias a los medios de comunicaci?n. Causa una impresi?n especial el segundo ?encuentro?, en el que Benedicto XVI cae al suelo, y que provoc? tambi?n, a causa de la confusi?n que se produjo, la ca?da de un anciano cardenal.

Pero el tercer encuentro queda sencillamente, por respeto, en el ?mbito de los hechos ?no visibles?. Seguramente habr? quien haya tomado fotograf?as, quiz? alg?n d?a aparezcan en alg?n medio informativo o en internet. Pero los interesados prefirieron estar a solas, para escucharse y acogerse, para ir m?s all? de im?genes atractivas.

Lo que hayan sentido Benedicto XVI y Susanna Maiolo en cada encuentro s?lo lo saben ellos y Dios. El mundo de la imagen y el deseo de conocerlo todo, llevar?n a muchos a suponer y a lanzar hip?tesis. Adem?s, la aparatosidad de la ca?da del Papa en la Nochebuena de 2009 se convirti? en noticia mundial y en fuente de discusiones sobre el sistema de seguridad en el Vaticano, sobre otras agresiones sufridas por el Papa, sobre la salud mental de Susanna.

El 13 de enero de 2010 queda como una fecha sencilla, casi familiar. Lo aparatoso recibe una atenci?n inevitable en el mundo informativo. Lo sencillo, sin ruido y sin reflectores, puede tener una importancia mucho mayor en el camino de la historia humana.

Es algo que han podido vivir un Papa anciano y una joven de 25 a?os, que se han encontrado en circunstancias muy diferentes y que siguen adelante, en ese camino misterioso de la vida, hacia el encuentro m?s decisivo que tarde o temprano nos llega a todos: el de un Dios bueno que conoce los corazones y que acoge, lleno de misericordia, a quienes piden perd?n y perdonan sinceramente a sus hermanos.


Publicado por mario.web @ 22:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios