Domingo, 22 de mayo de 2011

A vosotros, queridos sacerdotes
Autor: Equipo de Buenas Noticias | Fuente: www.buenas-noticias.org

?

?

En nuestra vocaci?n y misi?n de Carmelitas, hijas de Santa Teresa de Jes?s, predominan la oraci?n y el ofrecimiento por la santificaci?n de los sacerdotes. Y es por eso que la invitaci?n del Santo Padre a poner en el centro de este a?o vuestro ministerio nos ha interpelado profundamente.

Desde hace cuatro siglos, la voz de Teresa nos invita: ?todas ocupadas en la oraci?n por los defensores de la Iglesia, los predicadores y los te?logos que la defienden...? (C1,2). Somos conscientes de los retos que deb?is afrontar para vivir vuestra vocaci?n en la sociedad actual, estando en el mundo sin ser del mundo, seg?n la expresi?n de San Juan. El panorama eclesial cambia bajo el est?mulo del acelerado paso del tiempo, pero permanece intacta la llamada: ?T? ser?s sacerdote para siempre...?.

Hoy renovamos nuestro empe?o de ofrecer nuestra humilde plegaria para que se?is santos...

Queridos sacerdotes, vosotros acompa??is la vida del hombre desde su nacimiento hasta el momento en que se duerme en los brazos queridos del Padre.

Vosotros est?is presentes cada d?a, ofreci?ndonos el Pan y explic?ndonos las Escrituras.

Vosotros fung?s como ministros de la misericordia, como padres y hermanos, para mostrarnos el espacio abierto donde Dios escribe nuestra historia.

Vosotros sois como el centinela que nos hace esperar la aurora cuando es de noche, sois vosotros los que nos hac?is reconocer el pozo de aguar fresca en medio del desierto.

Vosotros est?is presentes cuando hacemos nuestra consagraci?n delante de la comunidad eclesial, para presentar a Dios Uno y Trino la ofrenda de nuestra vida.

Queridos sacerdotes, no hay palabras para expresar dignamente nuestra gratitud por lo que os debemos a cada uno de vosotros. Todas podemos contar innumerables testimonios del don inestimable de vosotros mismos en el servicio del Pueblo de Dios, de la sabia direcci?n paterna y de la ternura materna con las que os ocup?is de vuestra grey, y somos tambi?n testigos que no tem?is dejar las 99 ovejas del redil para ir a buscar la que se hab?a perdido. S?lo en el cielo conoceremos la misteriosa conexi?n de la comuni?n eclesial, que ahora s?lo podemos entrever, llenas de estupor.

Queridos hermanos, a vosotros que sois la memoria viviente de los gestos de Cristo, identificados con ?l, ?c?mo no expresaros nuestra gratitud cuando cada ma?ana, en la Eucarist?a, nos hac?is gustar los gozos del cielo... de aquella Patria que no pertenece a la geograf?a de este mundo!

Nuestra gratitud va a cada uno de vosotros: sacerdotes ancianos, ricos de a?os y de experiencias; sacerdotes j?venes, que comenz?is vuestro ministerio; sacerdotes en la plenitud de vuestra vida y de vuestra labor; sacerdotes enfermos; sacerdotes en riesgo de pruebas y persecuciones; sacerdotes trabajadores y todos los que compart?s la suerte de los pobres, los predilectos del Se?or; sacerdotes educadores; a aqu?llos que deb?is discernir por las vocaciones; a aqu?llos que realiz?is obras visibles s?lo a los ojos de Dios, que ve en lo secreto; a los sacerdotes monjes, que comparten nuestra vocaci?n contemplativa; en fin, al inmenso grupo de misioneros que trabaj?is por la llegada del Reino en situaciones dif?ciles.

A todos y a cada uno, decimos con sencillez de coraz?n: contad con la oraci?n silenciosa y la vida escondida de vuestras hermanas carmelitas de Tierra Santa y -?por qu? no?- del mundo entero.


Si usted es sacerdote o conoce el testimonio de alg?n sacerdote que desee compartir, env?e un mensaje a: [email protected]

Regala una suscripci?n totalmente gratis http://es.catholic.net/buenasnoticias/regalo.php

Suscr?bete por primera vez a nuestros servicios
http://es.catholic.net/buenasnoticias


Publicado por mario.web @ 22:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios