Lunes, 23 de mayo de 2011

?San Marcelino anunci? el Evangelio con un coraz?n ardiente. Mostr? sensibilidad a las necesidades espirituales y educativas de su ?poca, especialmente a la ignorancia religiosa y al abandono que experimentaba particularmente la juventud?
Autor: | Fuente: Salesman, Eliecer, Pbro., Vida de los Santos, segunda edici?n


Fundador de los Hermanos Maristas A?o 1840
Fiesta: 6 de Junio


Naci? en 1789 cerca de Lyon, Francia. Su padre que lleg? a ser alcalde del pueblo, por defender y favorecer la religi?n tuvo que sufrir mucho durante la revoluci?n francesa.

La mam? era sumamente devota de la Virgen Sant?sima y le infundi? una gran devoci?n mariana a Marcelino, desde muy peque?o, y le consagr? su hijo a la Madre de Dios.

Una t?a muy piadosa le le?a Vidas de Santos, y estas lecturas lo fueron entusiasmando por la vida de apostolado. La lectura de las Vidas de los Santos entusiasma mucho por la virtud.
Creci? sin asistir a la escuela, pero las lecturas caseras lo fueron formando en un fuerte amor por la religi?n.

Desde muy ni?o demostr? mucha capacidad para aprender la alba?iler?a, y la practic? en su ni?ez, y despu?s este oficio le va a ser muy ?til en sus fundaciones. Tambi?n era ?gil para el negocio. Compraba corderillos, los engordaba, y luego los vend?a y as? fue haciendo sus ahorros, con los cuales m?s tarde ayudar? a costearse sus estudios.

Terminada la revoluci?n francesa, el Cardenal Fresh (t?o de Napole?n) se propuso conseguir vocaciones para el sacerdocio y fund? varios seminarios, Cerca del pueblo de Marcelino abrieron un seminario menor y un sacerdote visitador lleg? a la casa de los Champagnat a invitar a alguno de los j?venes a ingresar en el nuevo seminario. A Marcelino lo entusiasm? la idea, pero su padre y su t?o dec?an que ?l no serv?a para los estudios sino para los oficios manuales. Sin embargo el joven insisti? y le permitieron entrar en el seminario.

Serias dificultades con los estudios.

Como le hab?an anunciado el Pap? y el t?o, los estudios le resultaron sumamente dif?ciles y estuvo a punto de ser echado del seminario por sus bajas notas en los ex?menes, Pero su buena conducta y el hacerse repetir las clases por unos buenos amigos, le permitieron poder seguir estudiando para el sacerdocio

En el seminario ten?a otro compa?ero que, como ?l, ten?a menos memoria y menos aptitud para los estudios que los dem?s, pero los dos sobresal?an en piedad y en buena conducta y esto les iba a ser inmensamente ?til en la vida. El compa?ero de Marcelino se llamaba Juan Mar?a Vianney, que despu?s fue el Santo Cura de Ars, famoso en todo el mundo.

Poco antes de recibir la ordenaci?n sacerdotal, ?l y otros 12 compa?eros hicieron el prop?sito de fundar una Comunidad religiosa que propagara la devoci?n a la Stma. Virgen y fueron en peregrinaci?n a un santuario mariano a encomendar esta gracia. Marcelino lograr? cumplir este buen deseo de sus compa?eros.

Ordenaci?n y primeros oficios.

En 1816 fue ordenado sacerdote y lo nombraron como coadjutor o vicario de un sacerdote anciano en un pueblecito donde los hombres pasaban sus ratos libres en las cantinas y tomando licor, y la juventud en bailaderos nada santos. La ignorancia religiosa era sumamente grande.

Marcelino se dedic? con toda su alma a tratar de acabar con las borracheras y los bailaderos y a procurar instruir a sus fieles lo mejor posible en la religi?n, Como ten?a una especial cualidad para atraer a la juventud, pronto se vio rodeado de muchos j?venes que deseaban ser instruidos en la religi?n. Y hasta tal punto les gustaba su clase de catequesis, que antes de que abrieran la iglesia a las seis de la ma?ana, ya estaban all? esperando en la puerta para entrar a escucharle.

Fundador.

Marcelino era todav?a muy joven, apenas ten?a 27 a?os, y ya result? fundandor de una nueva comunidad. Era de elevada estatura, robusto, de car?cter en?rgico y amable a la vez. Alto en su aspecto f?sico y gigante en la virtud. Le hab?a consagrado su sacerdocio a la Virgen Mar?a y en una de sus visitas al Santuario Mariano de la Fourviere, recibi? la inspiraci?n de dedicarse a fundar una congregaci?n religiosa dedicada a ense?ar catecismo a los ni?os y a propagar la devoci?n a Nuestra Se?ora. Esto sucedi? en 1816, y una placa en dicho santuario recuerda este importante acontecimiento,

La causa inmediata.

Lo que movi? inmediatamente a Marcelino a fundar la Comunidad de Hermanos Maristas fue que al visitar a un joven enfermo se dio cuenta de que aquel pobre muchacho ignoraba totalmente la religi?n. Se puso a pensar que en ese mismo estado deb?an estar miles y miles de j?venes, por falta de maestros que les ense?aran el catecismo, Lo prepar? a bien morir, y se propuso buscar compa?eros que le ayudaran a instruir cristianamente a la juventud.

Humildes comienzos.

El 2 de Enero de 1817 empez? la nueva comunidad de Hermanos Maristas en una casita que era una verdadera Cueva de Bel?n por su pobreza. Sus j?venes compa?eros se dedicaban a estudiar religi?n y a cultivar un campo para conseguir su subsistencia. El santo los formaba estrictamente en pobreza, castidad y obediencia, para que luego fueran verdaderos ap?stoles.

Admirable expansi?n.

Pronto empezaron a llegar peticiones de maestros de religi?n para parroquias y m?s parroquias, Marcelino enviaba a los que ya ten?a mejor preparados, y la casa se les volv?a a llenar de aspirantes. Siempre ten?a m?s peticiones de parroquias para enviarles hermanos catequistas, que j?venes ya preparados para ser enviados. Y como su casa se llen? hasta el extremo, ?l mismo se dedic? a ayudar a sus novicios y aprovechando sus conocimientos de alba?iler?a, a ensanchar el edificio.

Su m?todo de ense?anza.

Ante todo, las labores de sus religiosos estaban todas dirigidas a hacer conocer y amar m?s a Dios y a nuestra religi?n. El m?todo empleado era el de la m?s exquisita caridad con todos. Marcelino no pod?a olvidar como una vez un profesor p?blicamente puso un sobrenombre humillante a un alumno y entonces los compa?eros de ese pobre muchacho empezaron a humillarlo hasta desesperarlo. Por eso prohibi? rotundamente todo trato humillante para con los alumnos. Quit? los castigos f?sicos y deprimentes. Le dio mucha importancia al canto como medio de hacer m?s alegre y m?s eficaz la catequesis. Fue precursor de la escuela activa, en la cual los alumnos participan positivamente en las clases. Cada religioso deb?a dedicar una hora por d?a a prepararse en catequesis y en pedagog?a para saber ense?ar lo mejor posible.

Devoci?n Mariana

La quinta esencia de la pedagog?a de San Marcelino era su gran devoci?n a la Virgen Sant?sima. Repet?a a sus religiosos: "Todo en honor de Jes?s, pero por medio de Mar?a . Todo por Mar?a, para llevar hacia Jes?s". Y les dec?a, "Nuestra Comunidad pertenece por completo a Nuestra Se?ora la Madre de Dios. Nuestras actividades deben de estar dirigidas a hacerla amar, estimar y glorificar. Inculquemos su devoci?n a nuestros j?venes, y as? los llevaremos m?s f?cilmente hacia Jesucristo".

Muerte joven

Marcelino muri? muy joven, apenas de 51 a?os el 6 de Junio de 1840. Los ?ltimos 15 a?os hab?a sufrido de una gastritis aguda, y un c?ncer al est?mago le ocasion? la muerte. Al morir dejaba 40 casas de Hermanos Maristas. Ahora sus religiosos son m?s de 6,000 en 870 colegios, en muy diversos pa?ses.
Beatificado el 29 de mayo de 1955 por el Papa P?o XII

Canonizado por su Santidad Juan Pablo II el 18 de Abril de 1999 por el Papa Juan Pablo II. En esa ocasi?n el Papa resalt? su fe inquebrantable as? como su fidelidad a Cristo ?incluso en las dificultades, en medio de un mundo que con frecuencia hab?a perdido el sentido de Dios?. ?San Marcelino anunci? el Evangelio con un coraz?n ardiente. Mostr? sensibilidad a las necesidades espirituales y educativas de su ?poca, especialmente a la ignorancia religiosa y al abandono que experimentaba particularmente la juventud?.



Algunos escritos de San Marcelino Champagnat



Las peque?as virtudes

En qu? consiste la educaci?n del ni?o

La necesidad de la educaci?n

Respeto santo que se debe al ni?o

Instrucci?n sobre la disciplina

La vigilancia. Objeto y normas de la misma

El maestro

Historia de Marcelino para ni?os (comic)

Para consultar todos los escritos visita Biblioteca digital Marista en el siguiente enlace:

Biblioteca digital marista


Publicado por mario.web @ 11:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios