Lunes, 23 de mayo de 2011

No s?lo pensaban en la cultura de un hombre idealmente educado, sino en formar al hombre completo, hijo de Dios y miembro de la Iglesia, un l?der capaz de transformar los ambientes de su ?poca...
Autor: | Fuente: Catholic.net
Rasgos fundamentales de la espiritualidad Ignaciana y algunas implicaciones pedag?gicas

A) La imagen de Dios. Afirma la realidad del mundo y ayuda a la formaci?n total de la persona dentro de la comunidad humana. Para Ignacio es una imagen transformadora de la sociedad y trascendente de la persona y de la historia (el Reino). La plenitud de la persona viene de algo que se le ha dado gratuitamente: la condici?n de hijo. La dimensi?n religiosa impregna toda la educaci?n promoviendo el di?logo entre la fe y la cultura.

B) Libertad humana. Ignacio habla de una libertad radical, pues la persona est? llamada a ser libre para trabajar en pro de la felicidad verdadera. De ah? el cuidado e inter?s individual por cada persona, la importancia de la actividad por parte del alumno y su apertura al crecimiento, a lo largo de la vida.

C) Cristo modelo de persona. La visi?n de Ignacio est? centrada en la persona hist?rica de Jesucristo, modelo de toda vida humana por su respuesta total al amor del Padre en el servicio a los dem?s. La educaci?n propone a Cristo como modelo y proporciona una atenci?n pastoral adecuada, que promueve en libertad el conocimiento de su mensaje y la relaci?n personal con el Cristo de la fe, que lleva a realizar gradualmente el compromiso cristiano.

D) La acci?n. Ignacio pide un compromiso total y activo de los hombres y mujeres, para imitar m?s plenamente a Cristo, poniendo en pr?ctica sus ideales en el mundo real de la familia, la profesi?n, las estructuras sociales y pol?ticas, etc. La educaci?n es una preparaci?n para un compromiso en la vida activa.

E) En la Iglesia.La respuesta a la llamada de Cristo se realiza para Ignacio en y por medio de la Iglesia. La educaci?n de la Compa??a es un instrumento apost?lico, que prepara a los alumnos para una participaci?n activa en la Iglesia y en la comunidad local.

F) El ?magis?. La preocupaci?n constante de Ignacio fue el mayor servicio de Dios, que en educaci?n se traduce por excelencia en la formaci?n; una excelencia que trata de educar l?deres en el servicio, agentes multiplicadores. Excelencia acad?mica a condici?n de excelencia humana y cristiana. Y excelencia personal, seg?n las posibilidades y cualidades de cada alumno. Excelencia, dir?amos hoy, en la atenci?n a la diversidad.

G) La comunidad. Desde el principio Ignacio comparti? con otros compa?eros su experiencia espiritual y humana. La educaci?n es una misi?n com?n basada en la comunicaci?n mutua entre los profesores, los directivos, el personal auxiliar, los jesuitas y los laicos. Se comparten los ideales, el proyecto educativo y las responsabilidades de gobierno. Se fomenta el di?logo familia-colegio, la participaci?n de los alumnos y una relaci?n creativa y constructiva con los antiguos alumnos. La estructura de la escuela debe facilitar la misi?n educativa.

H) El discernimiento. Ignacio y sus seguidores tomaban decisiones a trav?s de un proceso de discernimiento personal y comunitario, realizado siempre en un contexto de oraci?n. Los centros de la Compa??a deben promover la reflexi?n y evaluaci?n permanentes, en orden a lograr sus finalidades con mayor eficacia, adapt?ndose a lugares y personas. Para ello se requiere la ayuda en la preparaci?n profesional y la formaci?n permanente, especialmente de los profesores.

Esta es la aportaci?n Ignaciana: la atenci?n personal, la planificaci?n minuciosa, la adaptaci?n flexible, el ense?ar a pensar, el cuidado del profesorado, el objetivo de una formaci?n integral de la persona, abierta a la dimensi?n espiritual de la misma... Esta herencia educativa hab?a permitido afirmar que Ignacio de Loyola y sus seguidores merec?an ocupar un puesto entre los grandes autores de la educaci?n universal.

Tomado del texto: La pedagog?a Ignaciana hoy. Introducci?n hist?rica y pedag?gica.


Publicado por mario.web @ 21:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios