Lunes, 23 de mayo de 2011

El uso y abuso de las declaraciones en el f?tbol deterioran la verdad y hace fracasar la eficacia de la palabra.
Autor: | Fuente: Alessio Albertini. Il pallone raconta. Centro Ambrosiano. Mil?n, 2006.
Nuestro autor de referencia, Alessio Albertini, sostiene que el f?tbol es un deporte eminentemente dial?ctico, puesto que cada partido es precedido y seguido por un juego, donde no es el bal?n el que se mueve sino la palabra. Con todo el poder que representa, la palabra viene expresada en "declaraciones" que dan a la prensa los distintos actores de la jornada; lo cual permite que el partido se alargue mas de los noventa minutos, se extienda durante el resto del d?a, y se prolongue varias semanas mas.

La dial?ctica del f?tbol se mueve en dos tiempos; Apriori (antes del partido) y A posteriori (despu?s del partido). En el apriori se escuchan las inoportunas declaraciones de este o aquel presidente de club, las inadecuadas observaciones de uno que otro jugador de este u otro club, la publicaci?n tendenciosa de alg?n periodista, la euforia verbal de alg?n comentador, y los debates callejeros de los aficionados que generalmente se producen bajo el deseo de la derrota del contrario y el triunfo propio. En el aposteriori, la dial?ctica futbol?stica levanta un impresionante debate en torno a los resultados obtenidos y toda suerte de improperios que buscan justificar la posterior demanda. En tal circunstancia se discute mas sobre lo que ha dicho el uno o lo que ha declarado el otro, que sobre el aspecto t?ctico o t?cnico que se mostr? durante el partido.

La prensa hablada se ha constituido en propietaria absoluta del uso y abuso de la palabra; se inventan toda clase de expresiones, dicen cualquier cosa, no le sostienen nada a nadie, ofenden, hablan sin escuchar, y lo menos que hacen es estar en silencio. Algunas veces son ingeniosos, otras veces rid?culos y a menudo groseros. Tienen su propia jerga, ley y formalidad, Insultan con gracia, mordacidad, no se cuidan de ocultar su ignorancia en su charlataner?a, convierten cualquier respuesta de un presidente, vicepresidente, dirigente, o un entrenador, en una declaraci?n que solo se puede contrarestar con la misma arma. Los jugadores tienen hora y media para resolver el partido, pero los charlatanes del f?tbol poseen todo el tiempo del mundo para inventarse nuevas posibilidades, jugadas, estrategias y definiciones.

Hay jugadores profesionales que dejandose seducir por este juego verbal, cambian sus camisetas por una chaqueta y el bal?n por un micr?fono, pero como no est?n lo suficientemente preparados dicen cualquier disparate, entonces el charlat?n del f?tbol a?ade; ??ste, lo ?nico que sabe hacer es hablar con los pies". Todo lo anterior da como resultado la decadencia de la dial?ctica, es decir; el deterioro de la verdad y el fracaso de la palabra.

Lo propietarios de este debate son en gran parte responsables de las exaltaciones verbales al no moderar el palabrer?o. Si tuvieran ?rbitros centrales y jueces de l?nea, sus discusiones interesar?a a los que en verdad juegan al f?tbol y a los que saben de f?tbol.

Igual cosa ocurre con nuestras relaciones humanas, la educaci?n, y sobre todo en la pol?tica.

Fuente: Alessio Albertini. Il pallone raconta. Centro Ambrosiano. Mil?n, 2006.


Publicado por mario.web @ 23:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios