Martes, 24 de mayo de 2011

New Age y Cristianismo

La Nueva Era se presenta como una falsa utop?a para responder a la sed profunda de felicidad del coraz?n humano, sometido al dramatismo de la existencia e insatisfecho ante la infelicidad profunda de la felicidad moderna


En la actualidad, la cultura occidental, seguida por muchas otras culturas, ha pasado de un sentido casi instintivo de la presencia de Dios a lo que a menudo se llama una visi?n m?s "cient?fica" de la realidad. Todo debe ser explicado seg?n nuestras experiencias diarias. Cualquier cosa que lleve a pensar en los milagros resulta inmediatamente motivo de sospecha. As?, todos los gestos y los objetos simb?licos, conocidos como sacramentales, que antes formabanparte de la praxis religiosa diaria de todo cat?lico, son hoy, en el panorama religioso, mucho menos evidentes que antes.

Las razones de ese cambio son muchas y diversas, pero entran todas en el ?mbito del cambio cultural general de formas tradicionales de religi?n a expresiones m?s personales e individuales de lo que ahora se llama "espiritualidad". Al parecer, son tres los motivos que han dado origen a ese cambio.

El primero es la sensaci?n de que las religiones tradicionales o institucionales no pueden dar lo que antes se cre?a que pod?an dar. Algunas personas, en su visi?n del mundo, no logran encontrar espacio para creer en un Dios trascendente personal; y a muchos la experiencia los ha llevado a preguntarse si este Dios tiene poder para realizar cambios en el mundo o incluso si existe.

Hay otra raz?n para explicar cierta inquietud y cierto rechazo con respecto a la Iglesiatradicional. No olvidemos que en la antigua Europa las religiones paganas precristianas eran muy fuertes y a menudo se produc?an lamentables conflictos vinculados al cambio pol?tico, pero inevitablemente calificados como opresi?n cristiana de las antiguas religiones. Uno de los pasos m?s significativos en lo que se podr?a llamar el ?mbito "espiritual" en el siglo pasado, m?s o menos, fue una vuelta a las formas precristianas de religi?n. Las religiones paganas contribuyeron en gran medida a sostener algunas de las ideolog?as racistas m?s violentas de Europa, consolidando as? la convicci?n de que ciertas naciones desempe?an un papel hist?rico de alcance mundial hasta el punto de que tienen derecho a someter a otros pueblos, y eso ha implicado, casi inevitablemente, un odio hacia la religi?n cristiana, a la que se ve como una novata en la escena religiosa. La compleja serie defen?menos conocidos con el t?rmino de religiones "neopaganas" pone de manifiesto la necesidad, que sienten muchos, de inventar modos nuevos para "contraatacar" al cristianismo y volver a una forma m?s aut?ntica de religi?n, vinculada m?s ?ntimamente a la naturaleza y a la tierra. Por eso, se debe reconocer que en la religi?n neopagana no hay sitio para el cristianismo. Guste o no, se produce una lucha para conquistar la mente y el coraz?n de la gente en la relaci?n entre el cristianismo, las antiguas religiones precristianas y sus "primas" de origen m?s reciente.

La Nueva Era se presenta como una falsa utop?a para responder a la sed profunda de felicidad del coraz?n humano, sometido al dramatismo de la existencia e insatisfecho ante la infelicidad profunda de la felicidad moderna. La Nueva Era se presenta como una respuesta enga?osa a la esperanza m?s antigua delhombre, la esperanza de una Nueva Era de paz, armon?a, reconciliaci?n consigo mismo, con los dem?s y con la naturaleza. Esta esperanza religiosa, tan antigua como la humanidad misma, es una llamada que brota del coraz?n de los hombres especialmente en tiempos de crisis.

El tercer motivo de un desenga?o generalizado con respecto a la religi?n institucional deriva de una creciente obsesi?n en la cultura occidental por las religiones orientales y los caminos de sabidur?a. Cuando ha resultado m?s f?cil viajar fuera del propio continente, muchos europeos aventureros han comenzado a explorar lugares que antes s?lo conoc?an repasando las p?ginas de textos antiguos.

La atracci?n de lo ex?tico los ha puesto en contacto m?s estrecho con las religiones y las pr?cticas esot?ricas de varias culturas orientales, desde el antiguo Egipto hasta la India yTibet. La creciente convicci?n de que existe cierta verdad de fondo, un n?cleo de verdad en el centro de toda experiencia religiosa, ha llevado a la idea de que se pueden y deben captar los elementos caracter?sticos de las diversas religiones para llegar a una forma universal de religi?n. Una vez m?s, en ese ?mbito hay poco espacio para las religiones institucionales, en particular, el juda?smo y el cristianismo.


Publicado por mario.web @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios