Jueves, 26 de mayo de 2011

Evangelio
Del santo Evangelio seg?n san Juan 15, 1-8
En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el vi?ador. Al sarmiento que no da fruto en m?, ?l lo arranca, y al que da fruto lo poda para que d? m?s fruto.

Ustedes ya est?n purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan en m? y Yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por s? mismo, si no permanece en la vid, as? tampoco ustedes, si no permanecen en m?. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en m? y yo en ?l, ?se da fruto abundante, porque sin m? nada pueden hacer. Al que no permanece en m? se le echa fuera, como al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.

Si permanecen en m? y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les conceder?. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten as? como disc?pulos m?os?. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria
Jesucristo, quiero permanecer en Ti para poder dar mucho fruto. Conc?deme meditar tu Palabra para encontrar lo que quieres de m? y pueda, as?, ser un aut?ntico disc?pulo y misionero de tu amor.

Petici?n
Se?or, aumenta mi esperanza para mantener viva la ilusi?n de poder dar mucho fruto.

Meditaci?n
?La imagen de la vi?a, (?) describe por tanto el proyecto divino de la salvaci?n, y se presenta como una conmovedora alegor?a de la alianza de Dios con su pueblo. (?) La imagen de la vi?a, con sus implicaciones morales, doctrinales y espirituales, volver? en el discurso de la ?ltima Cena, cuando al despedirse de los ap?stoles, el Se?or dir?: ?Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el vi?ador? (?). A partir del acontecimiento pascual, la historia de la salvaci?n experimentar?, por tanto, un giro decisivo, y los protagonistas ser?n esos ?nuevos labradores? que, injertados como brotes en Cristo, verdadera vid, llevar? frutos abundantes de vida eterna. Entre estos ?labradores? nos encontramos tambi?n nosotros, injertados en Cristo, quien quiso convertirse ?l mismo en la ?verdadera vid?. Pidamos al Se?or (?) que nos ayude a ?dar fruto? para la vida eterna y para nuestro tiempo.

El consolador mensaje que recogemos de estos textos b?blicos es la certeza de que el mal y la muerte no tienen la ?ltima palabra, sino que al final Cristo vence. ?Siempre!? (Benedicto XVI, 5 de octubre de 2008).

Reflexi?n apost?lica
?Por la vida de gracia, el cristiano se une a Cristo como el sarmiento a la vid? y la vida de Cristo se manifiesta en ?l. La vida de gracia comporta, ciertamente, la lucha permanente contra el pecado. Sin embargo, la vida de gracia es mucho m?s que la mera ausencia de pecado grave. La vida de gracia pide imitar a Cristo; pide ser consecuente con su presencia en el alma, actuando y comport?ndose como el mismo Cristo lo har?a; pide identificarse con Cristo para pensar como ?l, sentir como ?l, amar como ?l, vivir como ?l? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 74).

Prop?sito
Comprometerme con Jes?s a trabajar por ?l en algo concreto y dar, as?, frutos de vida cristiana y apost?lica.

Di?logo con Cristo
Gracias, Se?or, por ser T? quien fecunda mi esfuerzo apost?lico. T? eres mi Dios, mi luz, mi gu?a, mi apoyo, siempre dispuesto a escucharme y darme la gracia que necesito para colaborar en el establecimiento de tu Reino.

?La vida de gracia es el medio por el que el cristiano se une a Cristo como el sarmiento a la vid y por el que la vida de Cristo se manifiesta en su cuerpo mortal?
(Cristo al centro, n. 167).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 8:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios