Viernes, 27 de mayo de 2011

En el 2005 los bi?logos John Woodling y David Norris realizaron un estudio de los peces de r?o en la ciudad de Boulder Creek, Colorado. Lo que encontraron fue tremendamente preocupante. Tal como se report? en la p?ginas del diario Denver Post, de las 123 muestras de peces capturados, principalmente truchas, la proporci?n normal de machos respecto a hembras ha sido seriamente alterada. Antes era de 1:1 pero ahora se encontr? que de los 123 peces 101 eran hembras, 12 eran machos y 10 eran una extra?a y anormal especie h?brida de macho y hembra, tan extra?a que los investigadores no pudieron decidir qu? sexo asignarles.

?La causa? Woodling y Norris atribuyen la anormal feminizaci?n de los peces al estr?geno ?la hormona femenina?que encontraron en muestras de agua de Boulder Creek. La concentraci?n de hormonas no era tan alta. Ciertamente apenas era medible, pero a?n as? estos investigadores le atribuyeron el impacto catastr?fico sobre la poblaci?n de peces del lugar.


Los estudios de los bi?logos John Woodling y David Norris encontraron que la relaci?n de peces machos respecto a las hembras era de 1:8, cuando la relaci?n normal siempre hab?a sido de 1:1.

?De d?nde viene este estr?geno? Despu?s de algunos estudios complementarios, Woodling y Norris concluyeron que esta hormona viene de los desechos humanos, principalmente p?ldoras anticonceptivas, Norplant, Depo-Provera y parches anticonceptivos que contienen estr?geno. Estas drogas y dispositivos trabajan segregando masivas dosis de la hormona femenina ?m?s de cuatrocientas veces los niveles naturales?en el torrente sangu?neo de la mujer suprimiendo su ciclo reproductivo natural.

A ello habr?a que a?adir que estas hormonas no son degradables. Son excretadas f?cilmente en la orina de las mujeres, la cual luego va a parar primero en la alcantarilla y despu?s a la planta de tratamiento de agua. Tales plantas no est?n equipadas para tratar con hormonas, as? que el agua ?purificada? liberada en los r?os circundantes y riachuelos va mezclada con estr?geno.

?Esta es la primera vez que, como cient?fico, algo me asusta verdaderamente?, dijo Woodling al Denver Post en el 2005. ?Una cosa es matar un r?o, y otra distinta es matar parte de la naturaleza. Si usted, estimado lector, est? implicado con la destrucci?n el equilibrio hormonal de su comunidad acu?tica, usted est? llevando las cosas a?n m?s all?. Est? jugando con las propias leyes de la naturaleza?.

Ante la posibilidad de escoger entre proteger el medioambiente y continuar impulsando el control poblacional en el mundo, parece ser que muchos ecologistas radicales escoger?an lo ?ltimo.

Uno podr?a imaginarse que los ecologistas, atentos a combatir cualquier amenaza a la naturaleza, estar?an prestos a levantarse en armas. Pero todav?a ninguno ha exigido prohibir estas hormonas tan contaminantes, o por lo menos demandado instalar resguardos para proteger el abastecimiento de agua. En lugar de eso, aparentemente el movimiento ecologista ha sufrido una generalizada y s?bita par?lisis lar?ngea.

Los pocos que han levantado la voz han responsabilizado a las ?imitaciones de estr?geno?, as? como lo escucha. Los qu?micos en algunos jabones y detergentes pueden enga?ar al cuerpo y producirle una reacci?n como si estos qu?micos fueran estr?genos. A la vez que Woodling y Norris van d?ndose cuenta de que estas imitaciones de estr?geno pueden ser parcialmente responsables de la mutaci?n de los peces encontrados, tambi?n se mantienen firmes en que la causa principal de dicha anormalidad es el prol?fico uso de m?todos anticonceptivos hormonales en el ?rea de Denver y Boulder. Otros estudios, realizados en lugares tan lejanos con Suiza, han confirmado que el problema se ha expandido y puede ser que crezca y empeore.

En el PRI no estamos sorprendidos por el silencio del grupo ecologista. La mayor?a de ecologistas radicales son pro-aborto y propugnan el control poblacional. Por lo tanto, lo ?ltimo que ellos podr?an criticar son las drogas anticonceptivas que les ayudan a lograr sus dos cometidos.

El inconveniente de estas drogas nunca fue m?s evidente. Lo que nos ha dado como resultado este Laissez-faire (expresi?n francesa que significa ?Dejad hacer?), en lo relacionado al uso de anticonceptivos es el incremento de la promiscuidad, altos ?ndices de abortos y dram?ticos riesgos en la salud. Ahora se hace m?s claro que los anticonceptivos no s?lo da?an a quien los consume sino que adem?s va envenenando lentamente el medioambiente alrededor nuestro.

Colin Mason es el Director para Producci?n de Publicaciones del PRI




Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute), una organizaci?n sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblaci?n en el mundo.
(c) 2007 Population Research Institute.
Permiso para reproducir concedido. Redistribuci?n de forma extendida. Los cr?ditos son necesarios.

Para suscribirse a la version en espa?ol del Informe Semanal envie un correo electr?nico a:

[email protected]

Nada de lo escrito aqu? debe ser interpretado como un intento de ayudar u obstaculizar la aprobaci?n de un proyecto de ley en el Congreso.

El Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute) est? dedicado a terminar con los abusos contra los derechos humanos cometidos en nombre de la planificaci?n familiar y acabar con los contraproducentes paradigmas sociales y econ?micos derivados de la falacia de la "sobrepoblaci?n".

En Am?rica Latina puede contactarse con:

Carlos Polo Samaniego
Director de la Oficina de Am?rica Latina
Correo Electr?nico: [email protected]
Tel?fono: (511) 7196147

Jhenny Hurtado Or?
Encargada de publicaciones
Correo Electr?nico: [email protected]


Publicado por mario.web @ 10:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios