Viernes, 27 de mayo de 2011

Envenenando a Estados Unidos:  Los Alimentos y Medicamentos de China son Peligrosos Cualquiera sea su Precio

Se ha encontrado dietileno glycol en las pastas dentales chinas. Este qu?mico altamente t?xico es usado en la ingenier?a de refrigeraci?n.


Las noticias de que la marca de pasta dental china vendida en Panam?, Rep?blica Dominicana y Australia conten?a dietileno glicol(*), un qu?mico altamente t?xico usado en la ingenier?a de refrigeraci?n, conmocion? a los funcionarios de salud de USA. Esto no deber?a haber pasado.

Cualquiera que haya vivido en China sabe que este pa?s pr?cticamente no tiene controles de seguridad en alimentos y medicamentos. Este asunto se maneja m?s bien sin restricciones para incrementar sus exportaciones, y se subvenciona fuertemente a los fabricantes a fin de poder enviar contenedores con todo tipo de mercanc?a barata a los Estados Unidos y otros mercados extranjeros. Como resultado, desde hace pocos a?os, China se ha convertido silenciosamente en el segundo m?s grande abastecedor de pastas dentales extranjeras del mercado norteamericano, as? como de muchos otros productos alimenticios y medicamentos de cuestionable calidad.

Los funcionarios de salud de Estados Unidos respondieron comprometi?ndose a controlar todos los env?os de pastas dentales provenientes de China. Incluso han ofrecido enviar inspectores a China (oferta que China r?pidamente rechaz?). Pero, por qu? la Food and Drug Administration (FDA) ?y en ?ltima instancia el contribuye norteamericano?tendr?an que tolerar todo ese cargamento de alimentos y medicamentos de fabricaci?n china de dudosa calidad?

Para ponerlo en t?rminos pr?cticos, la FDA no es m?s capaz de inspeccionar el flujo de importaciones chinas como la Patrulla de Fronteras lo es de contener el flujo de inmigrantes ilegales. Tomemos el caso de la importaci?n de alimentos como ejemplo. En la actualidad, todos los d?as llegan a las costas de los Estados Unidos 25000 cargamentos provenientes de China y de otros pa?ses. David Acheson, recientemente nombrado comisionado de la FDA en protecci?n de alimentos, dijo a la agencia de noticias Baltimore Sun: ?Actualmente inspeccionamos el uno por ciento de las importaciones de alimentos. Si nosotros inspeccion?ramos el dos por ciento, ?acabar?amos con el problema?. No lo creo?.

Un ejemplo de ello es que la FDA no ha podido detener el reciente envenenamiento de mascotas en Estados Unidos. Inescrupulosos exportadores chinos vendieron a los Estados Unidos harina de trigo que conten?a un qu?mico mortal, melamine. Algo de ese trigo fue vendido como alimento para el ganado. Otros env?os fueron vendidos como insumos para comida de perros y gatos en USA, matando o enfermando a miles de ellos, ya que era el insumo principal de m?s de 100 marcas de alimento para mascotas. Ciudadanos estadounidenses f?cilmente podr?an ser las siguientes v?ctimas y en n?meros bastante m?s grandes que los de sus mascotas.

Si el objetivo es no dejar pasar los productos chinos da?inos, existe una mejor manera de hacerlo. ?Por qu? simplemente no proh?ben todos los env?os de alimentos y medicamentos sospechosos de China hasta que el gobierno chino demuestre que esos productos son seguros?. Despu?s de todo, esto es exactamente lo que China le hace al gobierno de los Estados Unidos. Un s?lo caso del mal de las vacas locas en el 2003 llev? a China a prohibir todas las importaciones de carne de los Estados Unidos. Esta prohibici?n continua vigente hoy en d?a, mucho tiempo despu?s de que las prohibiciones temporales dispuestas por otros pa?ses ya se han levantado. En otras palabras, China juega rudo en sus transacciones comerciales con EE.UU., mientras que EE.UU. se muestra infantilmente permisivo.

Obligar a Beijing a probar la seguridad de sus productos revelar? inevitablemente ciertas verdades sobre nuestros ?socios? comerciales chinos. La principal de estas verdades es el hecho de que los funcionarios chinos corruptos, movidos por intereses personales, no solo est?n poco dispuestos sino efectivamente imposibilitados de certificar que todas sus exportaciones cumplen los est?ndares internacionales. La pasta dental envenenada, el trigo contaminado y los baberos de beb?s que contienen plomo (otra reciente sorpresa) no son s?lo productos de determinadas f?bricas chinas individuales, sino que son productos del sistema chino en general.

Los funcionarios de EE.UU. han dicho estar preocupados por los ?est?ndares de China?, y est?n promoviendo m?s c?digos legales e inspecciones regulatorias. Todo esto ser?a risible siempre que la salud de la poblaci?n estadounidense no estuviera en juego. La verdad es que China no tiene ning?n est?ndar digno de tal nombre. Lo que de verdad tiene esta cultura dominada por la corrupci?n es que hace posible en la pr?ctica que cualquier funcionario, e incluyendo el jefe del FDA de China, sea sobornable.

Seg?n se informa los dos tercios de la poblaci?n china est? preocupada por la seguridad alimentaria. Es bueno que lo est?n. Recientemente el Outlook Weekly, una publicaci?n oficial, admiti? que la mayor parte de los 450.000 fabricantes de alimentos de China operan fuera de la ley. M?s de un 60 por ciento no pasan las pruebas de seguridad que son obligatorias o no tienen la capacidad de hacerlo, mientras que un contundente tercio de las fabricantes no tienen ni siquiera licencia del gobierno. Aunque la publicaci?n eludi? el asunto, no es dif?cil imaginarse a qu? se debe ?sto: En una cultura dominada por la corrupci?n la existencia de regulaciones y de inspecciones requeridas s?lo es relevante en la medida que ellas permiten a los funcionarios cobrar m?s para continuar con su corrupci?n.

A pesar de los problemas masivos respecto a la seguridad alimentaria, el gobierno chino afirma muy tranquilamente que s?lo 196 personas murieron en el 2006 por alimentos envenenados. A modo de comparaci?n, seg?n los Centros de Control de Enfermedad el n?mero similar para los EE.UU. es de 5.000. (V?ase CDC, http://www.cdc.gov/ncidod/eid/vol5no5/mead.htm). Dado que la poblaci?n de EE.UU. es solo un cuarto de la de China, y que su sistema de manejo e inspecci?n de alimentos es ampliamente m?s seguro y sofisticado, el verdadero n?mero de muertos en China probablemente est? alrededor de los 100,000. El hecho de que las estad?sticas gubernamentales chinas, que es donde fue publicado esto, sean nada confiables resalta a?n m?s la profunda deshonestidad que impregna su sistema.

?Qu? habr? llevado al Presidente Hu Jintao a tomar la decisi?n de remover de su puesto al director de la Food and Drugs Administration de China, Zheng Xiaoyu?. Alguien podr?a pensar que esto indica que el liderazgo del Partido Comunista finalmente esta poni?ndose firme en la tarea de eliminar los suministros de alimentos y medicamentos del pa?s. Por supuesto, eso es precisamente lo que se supone debemos creer. En realidad, s?lo fue una desgraciada coincidencia que Zheng llegara al cargo precisamente cuando las mascotas norteamericanas estaban enfermando y muriendo. En cualquier otro momento, un funcionario tan experimentado como Zheng, que se hubiera llevado poco menos de un mill?n de d?lares en sobornos ?poco m?s o poco menos seg?n los est?ndares de corrupci?n en China?pudo simplemente ser encarcelado. Pero por la forma como se dieron las cosas, no quedar? otro camino que sacrificarlo a fin de proteger las exportaciones de China.

La mayor?a de los norteamericanos no entiende que el crecimiento econ?mico de China depende en gran medida de las exportaciones, particularmente de las que van a Estados Unidos. El consumo dom?stico al interior de China es restringido ?a la poblaci?n china no se le permite comprar la mayor?a de los productos producidos para exportaci?n?que a su vez hace que la tasa de ahorros llegue a un incre?ble 25 por ciento o algo as?. Luego este dinero es reinvertido en nuevas f?bricas, nueva tecnolog?a y nuevas l?neas de productos, todo lo que trae como consecuencia m?s mercanc?as para exportar. Este modelo econ?mico de China, si es que puede ser llamado as?, ha producido un sorprendente ?ndice de crecimiento nunca antes registrado por un pa?s desarrollado. Este a?o, si no es el siguiente, el total de las exportaciones de China sobrepasar?n a las de Estados Unidos. China va por buen camino rumbo a convertirse en el pa?s m?s saludable y poderoso del mundo.

Sin embargo, un boicot de los consumidores norteamericanos a los productos ?hechos en China? podr?a desbaratar el crecimiento de las exportaciones de China en esta coyuntura cr?tica. Y el repetido temor a los alimentos y medicamentos podr?a provocar por si mismo tal boicot. Retirando a Zheng Xiaoyu, China espera convencer al mundo que, un d?a muy cercano, empezar?n a jugar de acuerdo a las reglas.

No cuente con ello.


Con el retiro de Zheng Xiaoyu de la direcci?n de la Food and Drugs Administration, China espera convencer al mundo de que, un d?a muy cercano, empezar?n a jugar de acuerdo a las reglas.

Dejemos a China probar que estos alimentos y medicinas son seguras como para ser exportadas, o dejemos que se las queden y las consuman en casa.

(*) El dietileno glycol, tambi?n llamado DEG, es un producto qu?mico que puede ser mortal y que se usa habitualmente en la industria como disolvente, agente espesante, humectante y anticongelante en la refrigeraci?n de los radiadores de los carros y en los l?quidos de frenos.

Steven Mosher es el Presidente del PRI.





Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute), una organizaci?n sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblaci?n en el mundo.
(c) 2007 Population Research Institute.
Permiso para reproducir concedido. Redistribuci?n de forma extendida. Los cr?ditos son necesarios.

Para suscribirse a la version en espa?ol del Informe Semanal envie un correo electr?nico a:

[email protected]

Nada de lo escrito aqu? debe ser interpretado como un intento de ayudar u obstaculizar la aprobaci?n de un proyecto de ley en el Congreso.

El Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute) est? dedicado a terminar con los abusos contra los derechos humanos cometidos en nombre de la planificaci?n familiar y acabar con los contraproducentes paradigmas sociales y econ?micos derivados de la falacia de la "sobrepoblaci?n".

En Am?rica Latina puede contactarse con:

Carlos Polo Samaniego
Director de la Oficina de Am?rica Latina
Correo Electr?nico: [email protected]
Tel?fono: (511) 7196147

Jhenny Hurtado Or?
Encargada de publicaciones
Correo Electr?nico: [email protected]


Publicado por mario.web @ 10:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios